20 de Septiembre de 2018

Yucatán

Don Midas 'ayuda' a jugadores

Este es el caso de un señor que tenía un amuleto, que ganó muchas veces en rifas y que al parecer todavía le da suerte a otros.

Don Midas era un señor yucateco que, como el Rey Midas, convertía en dinero todo lo que tocaba, aunque en sentido figurado, pues casi cada vez que jugaba algún sorteo o rifa, ganaba. (sietedias.co)
Don Midas era un señor yucateco que, como el Rey Midas, convertía en dinero todo lo que tocaba, aunque en sentido figurado, pues casi cada vez que jugaba algún sorteo o rifa, ganaba. (sietedias.co)
Compartir en Facebook <i>Don Midas</i> 'ayuda' a jugadoresCompartir en Twiiter <i>Don Midas</i> 'ayuda' a jugadores

Jorge Moreno/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- En días pasados recibí un correo electrónico del señor Gabriel Vivas, de la ciudad de Mérida, asiduo lector de esta sección y quien nos pidió que hablemos sobre “Don Midas”, sus apariciones fantasmales y su relación con la suerte que presuntamente le da a los aficionados a los juegos de azar.

Este es un caso interesante, del cual había yo oído escuchar hace muchos años y que por primera vez hablamos en esta sección.

Se trata del yucateco Elio Gijón Canto, quien vivió en la época de los años cincuentas en Mérida y que era apodado “Don Midas” debido a la buena suerte que tenía en los juegos de azar, principalmente en la Lotería y de quienes dicen tenía un “misterioso secreto” para poder ganar siempre y tener suerte en toda rifa en que participara.

Pero su relación con lo paranormal inicia desde el momento en que muere, ya que sus amigos y familiares afirmaban que su alma en pena rondaba en su casa, en una conocida cantina que frecuentaba y también en los sitios en donde de manera asidua compraba sus billetes de lotería.

De hecho, contaban sus hijos (tuvo ocho), que siempre que salía de su cuarto cerraba celosamente con llave y no dejaba que nadie entrara sin que él estuviera ahí, y menos que vieran un baúl de madera con el cual pasaba horas y horas.

Tras su muerte y entierro, tanto su viuda como sus hijos pudieron entrar a la habitación y revisar tanto la alcoba (hasta la esposa tenía prohibido entrar cuando vivía don Midas) como el baúl, y aunque varios imaginarían que lo que guardaba ahí era dinero, dólares, oro, joyas o bien cosas de valor monetario, la sorpresa fue que estaba ahí un misterioso objeto parecido a un amuleto, junto con una carta de papel antiguo con una extraña frase.

Al parecer era una especie de amuleto al cual “Don Midas” se encomendaba cada vez que jugaba la lotería (se cuenta que ganó más de 50 veces a lo largo de su vida y más de 100 otros juegos y rifas), y leía esa frase, la cual era una especie de oración mística que le ayudaba a ganar.

Pronto corrió la voz entre los vecinos, amigos y conocidos de este señor que su “secreto” ya había sido revelado; tres de los hijos se interesaron mucho en ese extraño amuleto y la forma de usarlo, y se dedicaron por años a buscar a alguien que pudiera estudiarlo y ver la forma de que otras personas lo pudieran tener, ya que ellos tan sólo por usarlo un año ganaron cinco veces la lotería y era tal el dinero que ya tenían, que en una especie de “altruismo” buscaban la manera de que otros tuvieran la misma suerte.

Al paso del tiempo

Transcurrieron unos 20 años y ya no se supo más sobre este amuleto, fue hasta a finales de los años setentas en que se tuvo noticias de él, pues al parecer había sido vendido a un empresario que más allá de utilizarlo para ganar la lotería (ya era millonario), decidió comercializarlo para que la gente que jugaba de manera asidua pudiera ganar; sin embargo, no tuvo mucha aceptación porque al parecer su precio era muy elevado.

En 2005, pude obtener uno de estos amuletos pero sólo lo tuve de adorno (ya que para empezar no soy muy dado a los juegos de azar), fue hasta el año 2009 cuando decidí analizarlo y ver qué tal funcionaba, esto a raíz de que dos personas de Mérida se comunicaron conmigo para decirme que les habían vendido dos de estos amuletos y en menos de tres meses habían ganado el Melate, el Tris y los Pronósticos Deportivos (cinco premios en total).

La persona que se los vendió comentó que el amuleto estaba “reforzado”, ya que el fantasma de “Don Midas” (quien en vida fue muy bondadoso y altruista) hacía que tuviera más suerte la persona que lo usara.

Nunca supe a ciencia cierta cuántos amuletos se vendieron en los años setentas, pero me enteré que en 2005 estas dos personas pagaron 900 pesos por cada uno, lo cual considero excesivamente caro, aunque a final de cuentas ellos dicen que ganaron más de 70 mil pesos en los primeros tres meses.

Lo que sí les puedo decir es que este amuleto llamado “Don Midas” (en honor a este señor) lo pude recrear, con el apoyo de un especialista, y lo regalaré a las primeras 25 personas que manden un mensaje de texto o de whatsapp al (9991) 851-703 con la leyenda “lo leí en De Peso Midas”. Si no logras ganar uno, no te preocupes, también está a la venta en el Museo Paranormal a tan sólo 180 pesos. Es muy barato debido a que prácticamente sólo se cobra el material para hacerlo, ya que nuestro objetivo es sólo ofrecerlo a los jugadores asiduos y no ganar los 900 pesos en que era ofrecido en 2005.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios