25 de Septiembre de 2018

Yucatán

El funeral de la famosa 'Mujer Loba'

La 'Mujer Loba' no murió como cualquier brujo, ya que era muy querida por la gente.

El caos de la Mujer Loba conmocionó a toda la región del sureste mexicano, en especial a Yucatán. (Cortesía/ Jorge Moreno)
El caos de la Mujer Loba conmocionó a toda la región del sureste mexicano, en especial a Yucatán. (Cortesía/ Jorge Moreno)
Compartir en Facebook El funeral de la famosa 'Mujer Loba'Compartir en Twiiter El funeral de la famosa 'Mujer Loba'

Jorge Moreno/ SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- La semana pasada entrevisté a Gadiel Solís Amaro, un señor jubilado que recordó que hace una década trabajó en la Policía Municipal de Umán y le tocó vivir uno de los casos más famosos y que mayor revuelo ha causado en Yucatán, en cuanto a fenómenos paranormales.

Se refiere a un suceso que ya hemos publicado en esta sección: el impactante caso ocurrido a finales del 2004 conocido como “mujer loba”, el cual fue muy sonado no sólo en Yucatán, sino que también dio de que hablar en otros estados. Recordemos que en ese entonces no había redes sociales y si hubiesen existido, el “boom” hubiera sido mucho mayor, incluso a nivel mundial.

Pero de lo que hoy hablaremos es de algo que casi nadie supo, la muerte de esta hechicera (que en realidad era un “Huay Peek” a la que popularmente empezaron a decirle “mujer loba”) que ocurrió varios meses después en su natal Hecelchakán, Campeche.

Y es que a diferencia de algunos otros hechiceros que han tenido muertes horribles (han sido cazados y/o baleados en el monte), en este caso Josefina Alcocer Mújica (su nombre), murió en su hogar, de un infarto.

El señor Solís trabajaba en aquel entonces como policía municipal de Umán, uno de los epicentros en donde se dio el caso, señaló que le tocó hacer varios rondines en busca de esa hechicera:

“Lo que viví y más me impactó no es lo que todo mundo sabe de la cacería que se hizo para atraparla, sino que meses después cuando fui a visitar a mis parientes en Hecelchakán, vi que a lado había un velorio y mucha gente, pregunté a mi familia quién había muerto y me dijeron que era una hechicera muy conocida”.

“Lo que jamás pensé es que era precisamente la ‘mujer loba’, la que había estado meses atrás en Yucatán. De hecho la gente hizo cola para ir desfilando frente a ella y verla por última vez, yo pude acercarme y verla en su ataúd, es una experiencia que aún no olvido porque no sé si fue sugestión pero se sentía una energía muy fuerte ahí, algo fuera de lo normal, pues había estado ya en muchos otros velorios incluso de familiares y nunca me sentí así”.

Cabe destacar que ella falleció a los cuatro meses de que cesaron todos estos hechos que pusieron en alerta a todo Yucatán, me enteré de su muerte en aquel entonces por una carta que me envió su hijo, el señor Mario Cebreros Alcocer; quien mencionó que el 31 de mayo de 2005 sufrió un infarto, el cual acabó con su vida al día siguiente.

Sus últimos días

La señora había ido de visita a San Mateo, Veracruz, y ahí sufrió el problema cardiaco; su hijo mencionó que su madre no se sentía enferma, que estaba normal, cuando ocurrió la tragedia, y que incluso había medio bromeado un día antes al relatarles a sus parientes su odisea por Yucatán meses atrás.

En sus últimos meses de vida casi ya no atendía personas ni ejercía la brujería ya que estaba “escarmentada” por lo que le ocurrió y tampoco tenía necesidad económica; lo que sí recordó su hijo es que desde hacía muchos años tenía un padecimiento del corazón y esa fue finalmente la causa de su muerte.

Como anécdota, menciona su hijo que a raíz de lo ocurrido en Yucatán sus amigos cercanos y familiares le decían “doña Loba”, ya que así se había bautizado el caso en los medios de comunicación locales “La mujer loba”, aunque ella siempre decía en broma, que no le gustaba eso de la mujer loba o la mujer perro, que prefería “doña Loba”.

Se dice que ella era muy apreciada en su pueblo pues ayudó a mucha gente no sólo en cuestiones de magia blanca, sino apoyos económicos para la gente pobre que se lo solicitaba, lo que confirmó el señor Solís al recordar que mucha gente fue al velorio.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios