21 de Abril de 2018

Yucatán

El caso de los perros suicidas

En un parque los caninos actúan de una manera totalmente extraña.

En el parque que está frente al convento San Bernardino, es en donde se 'alteran' algunos perros cuando los sacan a pasear por sus dueños. (Jorge Moreno)
En el parque que está frente al convento San Bernardino, es en donde se 'alteran' algunos perros cuando los sacan a pasear por sus dueños. (Jorge Moreno)
Compartir en Facebook El caso de los perros suicidas Compartir en Twiiter El caso de los perros suicidas

Jorge Moreno/ SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- Nuevamente me han llegado reportes de Valladolid con relación al aullido anormal de algunos perros, pues ahora la versión es que le están ladrando a un  “Huay peek”, es decir un brujo transformado en can.

Y es que  fue justo en estas fechas pero de hace dos años cuando se reportó por primera vez este caso, el año pasado también y ahora por tercera ocasión consecutiva ya está dando de qué hablar este fenómeno.

Se trata de un reporte de Santiago Duarte, quien radica en Valladolid y señala que las veces que saca a pasear a su perro en el parque que se ubica frente al convento de San Bernardino de Siena éste empieza a aullar de forma lastimera cerca de una banca como si viera a alguien:

“Lo que me llama la atención es que sólo lo hace en ese sitio en ningún otro, y otros dos dueños de perros que lo observaron me dijeron que a sus mascotas les pasa lo mismo, no solo aúllan en ese sitio sino se empiezan a desesperar y dar vueltas con la correa como si quisieran ahorcarse”, explicó.

“Hemos descartado que ahí hubiera comida, algún animal muerto o algún elemento que les llame la atención, un veterinario ha ido incluso y ha demostrado su extrañeza”, finalizó

Unas personas que viven cerca dijeron que se trata del “rastro del Huay Peek”, es decir un hechicero que pasa por ahí y deja su olor, por lo tanto los perros que después pasan se alteran al detectar el olor del hechicero.

El puente del suicidio canino

De hecho estuve investigando y en internet existe un caso por demás dramático y con ciertas similitudes a lo que ocurrió en Valladolid. 
Se trata de un puente llamado “Overtoun Bridge”, el cual es conocido como “el puente en donde los perros se suicidan”.

Las teorías que han intentado explicar este extraño fenómeno canino son muchas y variadas; el puente existe desde hace poco más de 100 años sobre el río Clyde en la localidad de Milton, Escocia.

Desde 1960 a la fecha se han documentado casi 100 casos en donde los perros al pasar en este sitio (acompañados de sus dueños), saltaban inexplicablemente por sobre las barandas hacia el vacío.

Los canes, por supuesto, después de caer desde lo alto terminaban estampados contra las rocas o el mismo río, quedando malheridos o muriendo al instante. 

Lo increíble es que algunos perros que sobrevivían a la caída, amortiguada a veces por el agua del mismo río, subían nuevamente a lo alto del puente para volver a saltar.

Las teorías que han intentado explicar este extraño fenómeno canino son muchas y variadas. Algunos recurrieron a la mitología celta y afirmaron que el lugar donde se encontraba ubicado el puente poseía extrañas fuerzas y un gran magnetismo.

Otros, en cambio, aseguran que extrañas fuerzas malévolas rondan por el lugar (en 1994 un lugareño llamado Kevin Moy lanzó a su bebé desde el puente porque aseguraba que era el anticristo, y después él mismo intentó suicidarse desde el mismo sitio).

Finalmente, unos pocos aseguran que los perros se lanzan al vacío porque sus propietarios son potenciales suicidas (varios científicos han comprobado que los canes son capaces de captar los sentimientos e intenciones ocultas de sus amos).

El doctor David Sands, quien investigó durante varios meses este extraño fenómeno, aseguró que los animales reaccionaban saltando desde lo alto como una reacción instintiva ante un olor desconcertante que trastornaba su olfato ya sea de comida o de alguna sustancia que les llamara la atención.

La explicación de los científicos no ha sido muy aceptada, pues muchos prefieren creer que detrás del extraño comportamiento de los animales se esconde una explicación más mística o sobrenatural, ya que además se hizo un experimento en un puente de EE.UU. pues debajo se ponía carne y croquetas pero de 100 perros que pasaron por ahí ni uno sólo hizo el intento de aventarse, es decir eso solo ocurre en el puente escocés. ¿Tendría relación eso con lo que ocurre en Valladolid?

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios