23 de Septiembre de 2018

Yucatán

'Payaso fantasma' aterroriza pueblo de Yucatán

El alma de un cirquero enamorado que se suicidó deambula por el panteón de Pustunich, comisaría de Ticul, en busca de su amada.

El fantasma del payaso busca a su amada que falleció poco antes de su boda. (Jorge Moreno/SIPSE)
El fantasma del payaso busca a su amada que falleció poco antes de su boda. (Jorge Moreno/SIPSE)
Compartir en Facebook 'Payaso fantasma' aterroriza pueblo de YucatánCompartir en Twiiter 'Payaso fantasma' aterroriza pueblo de Yucatán

Jorge Moreno/SIPSE
MÉXICO, D.F.- Hace casi tres años, un caso dio de qué hablar en todo el estado: la presunta presencia fantasmal de un “payaso” en la comisaría ticuleña de Pustunich. Después de unas semanas de investigación pudimos descubrir el misterio tras dos “giros inesperados”.

Los pobladores de esta comisaría afirmaban ver, tanto en la plaza como cerca del panteón, una silueta fantasmal, pero vestida en forma de payaso; entonces, se le empezó a relacionar con una persona que se dedicaba a este oficio y que murió atropellado justo ahí poco antes de dar una función.

¿Y por qué se aparecería en esta población y no en su ciudad natal? La misma versión señala que como ni el payaso ni el circo tenían dinero suficiente para trasladar los restos a su lugar de nacimiento y decidieron enterrarlo en una fosa común. A partir de ahí, algunas personas comenzaron a decir que comenzó a aparecerse porque se siente solo, porque en la fosa donde está no se le da mantenimiento, por su aniversario luctuoso, por su aniversario de nacimiento, etc.

Para salir de dudas, viajé a Pustunich para constatar en el lugar de los hechos las historias y para aclarar los rumores, aunque sabía que sería muy complicado mientras no existan pruebas concretas.

Complicado, pero no imposible.

Con la ayuda de personas que colaboran en el Centro de Investigación de Fenómenos Paranormales (Cifep), quienes trabajan en diversas áreas, fui descartando y buscando nuevas líneas de investigación.

En primer lugar, si se afirmaba que el payaso había muerto en 1977, debería existir registros, así como un documento que confirmara la presencia de algún circo en esa comisaría en ese año. Para mi sorpresa, en ese año y en toda la década (1971-1980) sólo fallecieron tres personas atropelladas en Pustunich, y los tres eran vecinos del pueblo y no eran payasos de profesión ni de afición (uno era un campesino, otro un joven estudiante y el último, un ama de casa).

En ese mismo lapso de tiempo (una década) se presentaron cinco circos en Pustunich: Circo Arronis (1972, 1976, 1977, 1978), Circo Acuarelas (1971), Hermanos Show Circus (1972), el Gran Circo Salvaje (1978 y 1979) y Espectacular Circo Aventura (1973), y lo interesante del caso es que no se reportó ningún incidente ni mucho menos la muerte de alguno de sus integrantes. Sólo hubo un caso: la muerte de un trapecista, que al parecer tenía cáncer, pero eso ocurrió en la población quintanarroense de Felipe Carrillo Puerto, un par de meses después de que el circo en cuestión diera funciones en Ticul.
Entrevisté a gente adulta en Pustunich y de cierto modo confirmaron estos datos, ya que ninguno de ellos recordó que algún cirquero o payaso hubiera fallecido en el pueblo en ese entonces.

Tal y como a veces puede ocurrir en estas investigaciones, hubo un giro inesperado mientras analizaba la información recopilada, ya que pude rastrear el caso de un payaso muerto en un circo que se presentó en Hecelchakán, Campeche, en 1981; al parecer se suicidó debido a que su novia o enamorada había muerto de una enfermedad (leucemia).

El cirquero era de Poza Rica, Veracruz, (y, aparte de tener un acto como payaso, también era malabarista). Y de acuerdo con los reportes periodísticos de la época, se suicidó de un disparo en la sien poco después de la última función que montó el circo en ese municipio campechano, dejando una carta póstuma en donde mencionaba los motivos de su fatal decisión.

¿La clave?

Hasta este momento usted, amable lector, seguro se estará preguntando qué tiene que ver el caso de este payaso veracruzano que se suicidó en Campeche, con el tema principal. Pues bien, ¿sabe usted de dónde era la infortunada novia del artista? de ¡Pustunich!

Se habían conocido cuando el circo llegó a Ticul, e hizo una larga temporada en este lugar, fue tal el flechazo entre la pareja, que el cirquero la iba a visitar al menos 5 o 6 veces al año a Pustunich, y cuando llegaba el circo de temporada a municipios cercanos, las visitas se incrementaban notablemente.

El último dato que pude averiguar al cierre de esta edición fue que tenían planes de casarse, ya habían fijado fecha de la boda y el cirquero tenía planes de retirarse y quedarse a vivir con ella en Pustunich. Por lo anterior, nuestra principal hipótesis era que la aparición correspondía a ese cirquero, buscando o visitando a su difunta amada.

Como dato adicional, para ese entonces salió en varios medios que la policía de Ticul había detenido al “payaso fantasma”, pero se trataba de un joven que padecía de sus facultades mentales y que fue encontrado vagando cerca del cementerio y fue “disfrazado” de payaso por las autoridades para así acabar con el temor que había entre la gente lo que hasta cierto punto funcionó.

Además, esta manifestación llevaba años ocurriendo y el vago apenas tenía unos meses viviendo en este poblado ya que él era de Valladolid.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios