19 de Noviembre de 2018

Yucatán

Persiguió la Xtabay a ¡una mujer!

Este caso, al parecer único, ocurrió en la comisaría de Sitpach a mediados de los años sesenta.

Esta es la hoy famosa hacienda embrujada de Cholul, comisaría de Mérida. Ahí ocurrió un inolvidable suceso con la Xtabay décadas antes. (Milenio Novedades)
Esta es la hoy famosa hacienda embrujada de Cholul, comisaría de Mérida. Ahí ocurrió un inolvidable suceso con la Xtabay décadas antes. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Persiguió la Xtabay a ¡una mujer!Compartir en Twiiter Persiguió la Xtabay a ¡una mujer!

Jorge Moreno/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Desde que era un niño y hasta la fecha he escuchado decenas de relatos sobre la Xtabay. He realizado investigaciones al respecto y he entrevistado a personas que afirman haber visto e incluso haber sido secuestrados por esta misteriosa mujer del Mayab, la cual, se afirma, es un espíritu maligno que se aparece para llevarse a los hombres que se cruzan a su paso en los montes de la península de Yucatán.

Lo sorprendente de la investigación que les presento hoy es que el protagonista del encuentro con la Xtabay fue ¡una mujer! Algo que nunca antes había escuchado, ya que el 100 por ciento de los casos han sido siempre con varones, de todas las edades, desde jóvenes de 18 a 20 años hasta ancianos de más de 70, pero siempre, insisto, hombres.

Este caso inicia en la comisaría de Sitpach a mediados de los años sesenta. La protagonista se llamaba Carmen Tzab, quien en ese entonces era una joven de 20 ó 22 años. Radicaba en la comisaria vecina de Cholul, pero a diario caminaba dos kilómetros hacia el primer poblado para llevarle la comida a su marido de nombre Tony, quien trabajaba en la hacienda henequenera de Cancabchén Casares.

Por desgracia, su marido era muy afecto a la bebida y de forma frecuente los días de pago llegaba hasta la madrugada a su casa, y muchas veces con muy poco dinero. Hubo una ocasión en que su pequeña hija se enfermó, eran ya las 10 de la noche y su esposo no llegaba, era sábado y ella suponía que aún estaba en la hacienda tomando con sus amigos, tal y como acostumbraban, por lo que ante la urgencia del dinero para las medicinas de su hija, dejó a ésta con su tía y emprendió la caminata a la hacienda.

Tras cruzar la carretera federal (lo que hoy es el traficado tramo que va a Tizimín vía Motul), de pronto se dio cuenta de que una persona venía tras ella, por alguna razón sintió mucho miedo y decidió internarse en el monte para llegar a la hacienda por un atajo que había ahí, pues a final de cuentas le faltaban unos 300 metros cuando mucho para llegar.

Sin embargo, mientras más avanzaba sentía que le temblaban sus piernas, como si estuviera cargando algo muy pesado, y al mirar a ver se daba cuenta con terror que la misteriosa persona que le seguía estaba cada vez más cerca.

La venganza

Instantes después, se dio cuenta que ese ser no era de este mundo, pues vio que levitaba, es decir sus pies no tocaban el piso al avanzar; ya cansada, se detuvo y vio cómo frente a ella estaba el espectro, era una mujer vestida de blanco, con el cabello blanco y los ojos del mismo color, se dio cuenta que estaba junto a una ceiba y ésta, sin mover los labios empezó a hablar y le dijo que se la llevaría a ella en venganza porque su marido se le había escapado, no en una sino en tres ocasiones.

Sin entender, la joven le preguntó quién era, y ésta a insultos le dijo que era la reina Xtabay, y que nadie podía osar despreciarla. En eso se escuchó un grito muy fuerte y ella de la impresión se desmayó.

Cuando abrió los ojos ya los primeros rayos de la luz del sol empezaban a salir y, asustada, emprendió de inmediato el camino de regreso a su casa, se dio cuenta que estaba arañada en sus brazos, piernas y cara.

Al llegar a su casa, ya había amanecido y en la puerta estaba su marido, con cara de preocupación y preguntándole si se encontraba bien. Ella no sabía qué decir, contó su historia pero no supo si su marido le creyó, pues este sólo se quedó callado.

Este relato me lo platicó doña Teresa Vela Tzab, quien es ni más ni menos que la hija de Carmen y Tony. Se trata de aquella pequeña que estaba enferma el día que su madre fue a buscar a su marido y tuvo tan terrible experiencia.  Actualmente tiene 52 años, sus padres fallecieron hace más de una década pero en varias ocasiones le contaron esa anécdota que por fortuna no terminó en tragedia.

Por cierto, la hacienda henequenera en donde ocurrió esto y era el centro laboral de su papá, es la misma que décadas después obtuvo gran fama en cuanto a fenómenos paranormales, tal y como ocurre hasta hoy en día, es decir la famosa “hacienda embrujada de Cholul”, como se le conoce popularmente.

Regalamos 10 amuletos “antiladrones”

Por cierto, seguimos festejando el tercer aniversario de esta sección y por eso obsequiaré 10 amuletos de protección “antiladrones” a las primeras diez personas que envíen un mensaje de texto o de whatsapp que diga “lo leí en De Peso” al 9991851703. Estos amuletos son los que sirven para proteger sus billeteras, carteras u objetos de valor, de los ladrones.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios