21 de Octubre de 2018

Yucatán

La leyenda del perro negro que reencarna

El 'boox peek' siempre regresa para seguir protegiendo a los pobladores y las tierras sin importar la época en el planeta.

Cuenta la leyenda maya que el perro 'boox peek' reencarna cada cierto tiempo y sigue habitando dentro de cementerios. (Milenio Novedades/Foto de contexto)
Cuenta la leyenda maya que el perro 'boox peek' reencarna cada cierto tiempo y sigue habitando dentro de cementerios. (Milenio Novedades/Foto de contexto)
Compartir en Facebook La leyenda del perro negro que reencarnaCompartir en Twiiter La leyenda del perro negro que reencarna

Jorge Moreno/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Las leyendas del Mayab pueden resultar insólitas e increíbles. Sin embargo, parten de sucesos tan verídicos como sorprendentes. En esta ocasión les presento un cuento de ficción (hay que aclararlo), que no por ello deja de ser muy interesante.

Fue escrito por nuestro amigo Luis Veytia, quien es originario de la ciudad de Mérida y es autor de la trilogía de libros “Invaluable Tesoro” (poemas en español, inglés y maya), los cuentos “Acuario en el Laberinto” y “El mensaje de MUUN”, entre otros.

Cuenta la leyenda que un perro negro de ojos amarillos ronda en el interior de varios cementerios, justamente a las tres de la madrugada, y se dice que a varios metros las personas pueden sentir escalofríos en todo el cuerpo, sentir que su corazón palpita más rápido, muchas veces a los lugareños se les baja la presión sanguínea, empiezan a tener recuerdos tormentosos y hasta pierden fuerzas en las piernas.

Cuentan las personas antiguas que hace muchos años existió un poblado donde habitaron los mayas, inclusive había centros ceremoniales con algunas pirámides de esta interesante cultura donde habitaba un amigable canino, que era el consentido de estos habitantes y su misión era proteger a los pobladores y el área de alrededor. 

Pasaron los años y el hombre moderno destruyó este sitio ceremonial maya para después construir un cementerio en la vida actual.

El perro” boox peek”, como le llamaban los mayas, había reencarnado muchas veces en forma de este animalito y con el mismo color oscuro. Su misión de protección no terminaba, así que él regresaba de nuevo para seguir protegiendo a los pobladores y las tierras sin importar la época en el planeta Tierra.

En esta ocasión el perro había sido abandonado por sus dueños con tan sólo 13 meses de vida, aunque lo dejaron en una calle solitaria el perrito sabía el camino hacia el cementerio, así que él permaneció viviendo entre las tumbas por 13 años, alimentándose de los restos de comida que las personas le regalaban.

Cambio drástico 

El estaba feliz de estar de nuevo en el lugar donde había nacido varias veces, aunque su vida cambió de nuevo cuando experimentó una situación terrorífica. 

Por el rumbo del cementerio había dos jóvenes a los que no les agradaba estudiar, odiaban ir la escuela y cuando ellos decidían estar presentes en el colegio, sólo estaban fastidiando a sus compañeros. Parecía que sólo disfrutaban de hacer cosas negativas, tal como saltar la barda del cementerio cercano a su hogar, para después disfrutar de muchas bebidas alcohólicas que introducían a este sitio donde yacen restos de personas fallecidas.

Para ellos ya era una costumbre. Hasta que una de esas noches se les acercó un perro negro de ojos amarillos que sólo quería ser amigable con ellos, pero los muchachos lo empezaron a molestar, le hicieron mucha maldad, lo torturaron demasiado, hasta que lo mataron despiadadamente. 

Por toda esta desagradable situación de crueldad e inconsciencia de estas personas, los lugareños cuentan que el boox peek (perro negro) desde hace aproximadamente 13 años ronda por los cementerios donde hubo vestigios mayas en la Península de Yucatán, región localizada al sureste de México.

Los pobladores cuentan que el perro negro sigue habitando dentro de algunos de los cementerios de esta región maya, y que comúnmente las tres de la madrugada, se acerca a las personas de manera amigable con la gente que esté dentro de estos lugares, invitándote a jugar con él, y a pesar de que las personas sienten mucho escalofrío acceden al juego con el canino. 

Se dice que cuando accedes a jugar con el boox peek, las personas se van a otra dimensión por trece años, otros comentan que te vas al propio infierno y una mayoría afirma que cuando desapareces nunca más regresarás y que  jamás volverás a ver a tu familia.

Para más información sobre las obras de este talentoso escritor yucateco, lo pueden contactar en su cuenta de Facebook: Luis Veytia Oficial.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios