20 de Septiembre de 2018

Yucatán

Ladrón se le escapó a la policía... ¡era un fantasma!

El agente llegó a una tienda de autoservicio en donde logró a acorralar al caco, pero éste ¡se esfumó!

Retrato hablado y descripción del fantasma que vio el policía en la bodega, penando que era un ladrón. (Jorge Moreno/SIPSE)
Retrato hablado y descripción del fantasma que vio el policía en la bodega, penando que era un ladrón. (Jorge Moreno/SIPSE)
Compartir en Facebook Ladrón se le escapó a la policía... ¡era un fantasma!Compartir en Twiiter Ladrón se le escapó a la policía... ¡era un fantasma!

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Las apariciones de fantasmas ocurren en el momento y sitio menos pensado, así lo confirmó un policía estatal hace algunos años, en lo que califica como la experiencia más tenebrosa de su vida.

Con 71 años de edad recién cumplidos actualmente, don Raúl Sosa, jubilado del entonces Departamento de Protección y Vialidad (DPV), hoy Secretaría de Seguridad Pública (SSP), recuerda que cuando trabajaba en sus rondines por el centro de la ciudad persiguió, sin saberlo, a un fantasma:

“Se oye muy valiente y ostentoso de mi parte decir que perseguí a un fantasma, pero la verdad yo no lo sabía y casi me muero de miedo cuando me enteré, eso lo digo sin pena, para que voy a mentir diciendo lo contrario”.

Y explica: “En los años ochentas, me tenían asignado al centro de la ciudad, en ese entonces la policía estatal era la encargada de la vigilancia de Mérida pues en ese entonces no existía la municipal; de pronto nos llegó el reporte (de) que estaban asaltando una tienda de autoservicio 'Blanco', que ya no existe, y me fui junto con un compañero a ese sitio aprovechando que estábamos cerca, por las 64, en tanto el comercio estaba frente al parque de Santa Ana”.

“Al llegar nos dijeron que un empleado escuchó ruidos en la bodega, y que vio una sombra de alguien ahí y que decidió salir y cerrar la puerta para llamar a la policía; de inmediato yo acudí a esa parte y mi compañero se quedó detrás de mí para evitar que el ladrón saliera, pero al mmento de que abrí la puerta si vi a una persona al fondo, y yo muy en mi papel fui corriendo para detenerlo, (yo) solo tenía un tolete, pero pues eran otros tiempos, yo era joven y valiente y en ese entonces en Mérida nunca escuchabas problemas de asaltos con armas de fuego”.

“Al momento de llegar al fondo del pasillo donde lo vi, noté que éste ya había llegado al otro extremo, y al correr nuevamente para perseguirlo me di cuenta (de) que ya lo había rodeado, pero ante mis propios ojos el intruso alcanzo como que a sonreír y desapareció; yo me acerqué para ver si no se guardó (escondió) entre las cajas pero nada, por más que revise ya no estaba por ningún lado y cuando se lo dije a mi compañero este me dijo que nadie había salido”.

“Aún sin creerlo volvimos a revisar todo y nada, de hecho la única ventana tenía unos barrotes muy gruesos que se encontraban en estado normal, no estaban rotos ni forzados, así que no había forma de que el fulano se escapara”, la verdad me sentí como un tonto.

En cuanto a su descripción, le pareció que tenía una camisa de manga larga, con el cuello hacia arriba y un sombrero que le medio cubría la cara.

Y agrega: “Pero aquí viene lo bueno, cuando esto ocurría, durante la persecución de pronto empecé a sentir mucho frío, creí que era la adrenalina del momento, pero poco después descubrí  la verdad”.

“Resulta que en ese momento subieron dos empleados que nos dijeron: 'No lo atraparon, ¿verdad?'. Yo les pregunté (que) por qué lo decían, solo se miraron y ante mi insistencia contestaron que ya habían visto a ese intruso varias veces pero creían que se trataba de un fantasma ya que este de la nada desaparecía tal y como me ocurrió a mí”.

“Y me dijeron que esto no lo habían reportado a la policía hasta que llegó el gerente nuevo, pero como no estaba enterado de eso, al ver al intruso llamó a los uniformados a través del teléfono con los resultados ya explicados”.

“Fue así como entendí por qué sentí frio, porque dicen que cuando se ve a un fantasma la temperatura de por sí baja, creo que si me lo hubieran platicado no lo hubiera creído pero a partir de eso, cada vez que veo o escucho una historia de fantasma ya se que pudo ser real”, finalizó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios