19 de Septiembre de 2018

Yucatán

El fantasma ladrón y el ladrón fantasma

Un alma en pena 'roba' objetos a un hombre que vive solo; en Maxcanú el espectro de un bandido cuida un tesoro.

El cerro 'Zaragoza', en Maxcanú, a donde corresponde la foto, es el sitio donde se aparece el fantasma de un ladrón famoso en ese municipio. (Jorge Moreno/SIPSE)
El cerro 'Zaragoza', en Maxcanú, a donde corresponde la foto, es el sitio donde se aparece el fantasma de un ladrón famoso en ese municipio. (Jorge Moreno/SIPSE)
Compartir en Facebook El fantasma ladrón y el ladrón fantasmaCompartir en Twiiter El fantasma ladrón y el ladrón fantasma

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Hoy es día de presentar los casos y dudas que nos mandan los lectores, y hablaremos de dos relatos que aunque parecen similares no son lo mismo; nos referimos al “fantasma ladrón” y al “ladrón fantasma”.

El primer caso nos lo envió José Luis Aké, de la ciudad de Mérida, quien menciona que vive en el fraccionamiento Vergel IV desde hace casi un año y se ha dado cuenta que de pronto sus cosas se pierden sin explicación:

“Vivo solo en esa casa. Un día, antes de bañarme, dejé mi cinturón sobre mi cama y cuando salí del baño ya no estaba, por más que hice por tratar de encontrarla no apareció en ningún lado; hasta al patio salí a ver si no estaba ahí, lo cual era imposible, pues no había salido para nada. Nunca apareció y descarto por completo que alguien hubiera entrado a robar al momento de que me estaba bañando, ya que junto a mi cinturón estaba mi cartera con dinero y ésta se encontraba ahí con mi dinero completo”, explicó.

“Pocos días después desapareció una medallita que me habían regalado y tampoco apareció nunca; lo raro es que también desapareció mientras yo me encontraba en mi casa, pues si pasara mientras no estoy, pensaría que a lo mejor alguien entra a mi casa.

“Para no hacerles larga la historia, en todo este tiempo (diez meses) han desaparecido mi cinturón, mi medallita, un zapato (el izquierdo), un tripié, una caja de cartón vacía, un corte de tela y una playera; todas son cosas sin mucho valor monetario, pero pues creo que es un fantasma ladrón porque no es alguien de carne y hueso y no tiene sentido lo que se roba; espero puedan publicar mi caso en la sección ‘Enigmas’, a ver si a algún lector le ha sucedido un caso parecido de fantasmas ladrones”, finalizó.

El caso de don José Luis es interesante, al parecer, es un alma en pena que desaparece o "roba" algunas cosas físicas.

El fantasma de un ladrón

La siguiente carta que les presentamos es parecida, pero no igual; se trata de un “ladrón fantasma”, es decir, una persona que en vida robaba cosas y que al fallecer se ha manifestado como alma en pena.

La historia ocurrió en el municipio de Maxcanú y nos la envió el lector Martín Orilla Velázquez, quien señala que sus papás son de ahí y le platicaron esa historia:

El caso es conocido como “el fantasma del cerro de Zaragoza”, y trata sobre las apariciones espectrales de un conocido ladrón que azotó toda la villa a principios del siglo pasado. Se afirma que todo lo que robaba (equivalente a un tesoro, pues había monedas de oro, joyas, etc.) lo enterró en el cerro “Zaragoza” que se ubica en Maxcanú, pero no pudo disfrutar de nada ya que fue encarcelado y falleció ahí.

A partir de ese entonces, decenas de personas afirmaban ver su alma en pena rondando el cerro: unos decían que estaba cuidando su tesoro y otros que trataba de desenterrarlo.

El lector que nos mandó este relato señala que hace varios años su papá pudo ver una silueta de una persona rondando este sitio y de pronto desapareció, por lo que cree que quizás es su alma en pena buscando el tesoro.

Evidencia del fantasma

El 29 de noviembre de 2006 se obtuvo una evidencia de lo que muy posiblemente sea ese ser espectral, pues la joven Yazmín Aracely González May tomó una foto cerca del cerro y se le hizo extraño que apareciera una silueta de una persona con una especie de túnica o capa.

Ella me mandó la fotografía, y aseguraba que al momento de tomarla no había nadie ahí. Tras hacer el análisis descubrí que era real, es decir, no había ningún truco o montaje, ni tampoco se trataba de algún efecto de luz o “barrido”.

Hasta ese momento ni ella ni yo sabíamos de la historia del ladrón del cerro de Zaragoza, y fue hasta que viajé a Maxcanú e hice la investigación a fondo que descubrí lo que les relaté líneas arriba: La posibilidad de que el ser fantasmal sea ese forajido se refuerza aún más no sólo por el sitio en donde se tomó la foto, sino porque además personas de edad avanzada que conocieron de cerca ese caso me comentaron que el ladrón acostumbraba hacer sus fechorías usando una túnica o capa negra.

Como dato curioso, se afirma que una persona de este municipio finalmente encontró el tesoro que enterró el ladrón en el cerro de Zaragoza, ya que de la noche a la mañana adquirió terrenos, construyó lujosas casas y compró autos del año, toda vez que antes era una persona modesta y no acostumbraba jugar la lotería y tampoco obtuvo ninguna herencia.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios