20 de Septiembre de 2018

Yucatán

El extraño caso de los 'niños verdes de Woolpit'

A petición de los lectores he aquí las historias tejidas alrededor de unos niños de piel verdosa que aparecieron en Inglaterra allá por el año 1210.

Representación de los misteriosos “niños verdes de Woolpit”. (Jorge Moreno/SIPSE)
Representación de los misteriosos “niños verdes de Woolpit”. (Jorge Moreno/SIPSE)
Compartir en Facebook El extraño caso de los 'niños verdes de Woolpit'Compartir en Twiiter El extraño caso de los 'niños verdes de Woolpit'

Jorge Moreno/SIPSE
Mérida, Yuc.- Hoy presentamos un caso que aunque no ocurrió en Yucatán, sí ha sido del interés de nuestros lectores, ya que en al menos tres ocasiones nos han solicitado que hablemos de este tema, me refiero a los “niños verdes de Woolpit”. 

En los países europeos la creencia en los duendes fue muy común siglos atrás, y suelen ser descritos como diminutos seres verdes que cuentan cada uno con su propia olla repleta de oro; la leyenda popular cuenta que si alguien les llegara a robar su tesoro, estaría condenado a sufrir todo tipo de maldades, bromas y jugarretas por parte de estas traviesas criaturas, hasta que les sea devuelto.

Al parecer esta creencia dio pie a la historia sobre unos niños verdes que fueron encontrados en lo que actualmente es Woolpit, en el condado de Suffolk, Inglaterra. La historia es relatada por un cronista de nombre Ralph de Coggeshall, quien cuenta en un escrito oficial que data de 1210 d.C que en esa época fueron hallados un niño y a una niña con piel verde, cerca de uno de los pozos de Saint Mary's of the Wolf-pits.

Sólo frijoles comían

En su escrito relata que al no poder comprender lo que los niños decían, los aldeanos los llevaron con Sir Richard De Calne, su señor feudal. Al principio los niños lloraban y rechazaban la comida, pero cuando vieron los frijoles recién cortados, con señas indicaron que querían comerlos. Durante mucho tiempo no consumieron nada más.

De acuerdo con el escrito de Ralph el niño murió pronto, pero la niña se desarrolló y poco a poco fue perdiendo el color verde de su piel. Permaneció en la casa de Sir Richard muchos años y, según decían, su comportamiento era muy indisciplinado.

La niña dijo que su gente vivía en una tierra donde el sol nunca brillaba y todos eran verdes y que ella y su hermano se perdieron cuando seguían a sus rebaños, llegaron a una caverna y oyeron campanas. Siguieron ese sonido y finalmente salieron a la luz del día. Abrumados por la brillantez, se acostaron hasta que fueron capturados por los aldeanos.

Sin embargo otro cronista, William de Newburgh, que en ocasiones comercializaba hilos con Ralph, amplía la historia con detalles que no aparecen en el relato de Ralph. Lo que no queda claro es en qué otro lugar pudo obtenerlos.

De acuerdo con William, los niños aparecieron en tiempo de cosecha en el reino del rey Stephen, entre los años 1135 y 1154, ambos aprendieron a hablar inglés y la niña se casó con un hombre de Lynn, que después se llamó King's Lynn, en Norfolk.

Ella dijo que el nombre de su país era Tierra Saint Martín y que sus habitantes eran cristianos. El sol no salía allí, pero podían ver un brillante país separado de su propio reino por un ancho río. Ralph presenta esta historia como un relato basado en hechos reales. No obstante, los folcloristas creen que tras ella puede haber
antiguas creencias relacionadas con los duendes.

Lo interesante de este caso es que un par de siglos después hubo tres relatos de casos similares, en donde aparecían pequeños hombrecillos de color verde, con el cuerpo del tamaño de un niño de cinco años, pero con la complexión y rostro de un adulto maduro.

Nunca más se supo de casos parecidos, pero hasta la fecha continúan siendo un enigma sin respuesta.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios