16 de Agosto de 2018

Yucatán

Muñeca embrujada perseguía a una niña en Calotmul

El juguete manchado de sangre que apareció en la primaria 'Andrés Quintana Roo' de la población llega al Museo Paranormal de manera increíble.

La muñeca manchada de sangre apareció en los baños de la primaria “Andrés Quintana Roo” de Calotmul. (Jorge Moreno/SIPSE)
La muñeca manchada de sangre apareció en los baños de la primaria “Andrés Quintana Roo” de Calotmul. (Jorge Moreno/SIPSE)
Compartir en Facebook Muñeca embrujada perseguía a una niña en CalotmulCompartir en Twiiter Muñeca embrujada perseguía a una niña en Calotmul

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- En un par de ocasiones anteriores hablamos de los casos paranormales más sonados ocurridos en el municipio de Calotmul, pero recientemente se reportó un suceso que por mucho ha llegado a considerarse como el “número uno”, por su trascendencia.

Me refiero al archivo de la “Muñeca de Calotmul”, caso que concluí hace poco tras casi dos meses de investigación y continuos viajes a este municipio, ubicado al oriente de Yucatán (entre las ciudades de Tizimín y Valladolid).

Todo inició el 22 de junio pasado, cuando varias páginas de Internet dieron a conocer la noticia de que apareció una “muñeca con sangre” en los baños de la escuela primaria “Andrés Quintana Roo”, ubicada a la salida de este poblado, y que ésta se movía sola y perseguía, al menos, a una de las alumnas.

A pesar de que en un principio podría pensarse que solo se trataba de la imaginación de los alumnos del colegio. La noticia corrió como reguero de pólvora tanto en ese municipio como en las redes sociales, y en pocos días miles de personas, no sólo de Yucatán sino también de Quintana Roo ya hablaban de este caso, ya sea con incredulidad o bien asumiendo que era verídico.

Increíble noticia

Planeé viajar a Calotmul para entrevistar a los niños, papás y personas involucradas, pero un día antes el caso dio un giro inesperado cuando dos habitantes del poblado vecino de Temozón se comunicaron conmigo para darme una información sorprendente, pues comentaron que habían “atrapado” a una muñeca :

“Transitábamos de Temozón rumbo a Tizimín y al entrar a Calotmul pasamos frente a la escuela y en eso vimos como un pequeño ser de unos 40 centímetros cruzó rápidamente la calle, nos quedamos muertos de miedo, pensamos primero que era un alux, pero como era de día y había claridad, al observar bien descubrimos que era una muñeca, la cual se quedó inerte a un costado de la escuela primaria, cerca de un portón”, dijo una de las personas.

Y agrega: “lo que hicimos fue seguir de largo pues nos dio miedo acercarnos, aunque la camioneta bajó la velocidad para que la viéramos bien; un par de horas después, de retorno a Temozón, vimos de nuevo a la muñeca, pero había cambiado ligeramente de lugar, pues primero estaba junto al portón y ahora se encontraba un par de metros más lejos, entonces uno de mis compañeros se armó de valor, se bajó de la camioneta, metió la muñeca a una bolsa de plástico que tenía y nos la llevamos al pueblo.

“Regresamos al taller donde trabajabamos y cuando le dijimos al jefe nuestra ‘hazaña’ nos regañó y nos dijo que podíamos haber 'cargado' algo malo, fue cuando el hermano del dueño nos dijo que días antes había estado saliendo en Internet el caso de una muñeca que aparecía en Calotmul y como no sabíamos si era la misma ni la queríamos tirar o quemar por temor a que nos pasara algo decidimos contactarte para darte la muñeca y tú decidas qué hacer”, explicó.

Al día siguiente, esas mismas personas viajaron a Mérida y me entregaron la muñeca en mis oficinas; la única forma de comprobar si era la misma de Calotmul era mostrársela a la niña que mayormente la había visto.

Viajé a Calotmul, localicé su domicilio y me entrevisté con sus papás; lógicamente, antes de decirles que tenía la muñeca conmigo (estaba en la cajuela mi auto), le pedí a la niña, de nombre Romina, que describiera a la que veía.

Era la misma

Los resultados fueron sorprendentes, ya que la descripción detallada que me dio coincidía a la perfección con la muñeca que me habían entregado un día antes las personas de Temozón.

Posteriormente, le mostré la muñeca a Romina y el miedo se apoderó de ella al ver que era la misma, pero se tranquilizó cuando le dijimos que ese juguete se quedaría en Mérida (en el Museo Paranormal) y ya no corría peligro.

A partir de ese momento, tras comprobar la autenticidad del caso procedimos a la segunda etapa de la investigación, la cual era descubrir por qué la muñeca se movía y si estaba embrujada o bien poseída por el espíritu de algún difunto, pero esta ya es otra historia, la cual les platicaré el martes en “Expediente Paranormal”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios