17 de Octubre de 2018

Yucatán

La venganza del jinete del Camino Real

Un capataz fue asesinado cuando se resistió a ser asaltado; historias de jinetes tabasqueños llegan a Enigmas.

La leyenda cuenta que el capataz, desde el más allá, busca a sus asaltantes (Jorge Moreno/SIPSE)
La leyenda cuenta que el capataz, desde el más allá, busca a sus asaltantes (Jorge Moreno/SIPSE)
Compartir en Facebook La venganza del jinete del Camino RealCompartir en Twiiter La venganza del jinete del Camino Real

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Cuenta la leyenda que en 1905 vivió un capataz que fue asesinado por unos forasteros que llegaron a Umán procedentes del Camino Real (así se le denominaba a la ruta que venía de Campeche desde Calkiní hasta Umán, pasando por Becal, Halachó, Maxcanú, Kopomá, etc.). Lo habían tratado de asaltar para quitarle el dinero de la raya de los trabajadores, pero como el capataz además de responsable era muy valiente, peleó y pagó con su vida, a pesar de que eran seis o siete los matones.

Quizás cualquier otra persona de antemano hubiera entregado el dinero para poner a salvo su vida, pero no Augusto Santos, el nombre original de ese valiente. A partir de los siguientes años, muchas personas aseguraron ver el alma en pena de este capataz montado en su caballo y rondando los tramos carreteros entre Umán, Samahil y Kinchil, pues dicen que por ahí huyeron los asaltantes y desde el más allá eternamente los anda buscando para cobrar venganza y recuperar el dinero que iba a ser el sueldo de los peones.

Algo que me llamó la atención de esta historia es que en los siguientes años de la muerte de Augusto Santos era casi un honor para alguien de esos rumbos ver al “jinete vengador”, pero con el paso del tiempo, conforme se fue olvidando la historia, esto empezó a causar más bien temor, ya que quienes desconocían el origen de esta aparición fantasmal supusieron que era algo maligno verlo o escucharlo cabalgar.

Hoy en día esta historia está casi en el olvido. Irónicamente me la contó un tabasqueño avecindado en Yucatán desde hace muchos años; él vive en Umán y como sus abuelos son de ahí se enteró de la historia real de Augusto Santos.

Jinetes tabasqueños

Nuestro amigo tabasqueño también nos dijo que en su natal Villahermosa también se cuentan historias de jinetes:

Cuenta la leyenda que en todos los alrededores de Tabasco asusta el fantasma de un jinete, quien en su caballo, con el sombrero a sus espaldas y a paso veloz, deja blanco de miedo hasta al más pintado, pues a grito de “jo-jo-joooo” (como los vaqueros que conducen ganado) pasa entre matorrales, troncos y malezas sin que estos parezcan estorbarle.

Desaparición del ganado

Las vecinas que lo ven o escuchan desde antes se persignan y encierran en sus casas por temor a toparse con el ser de ultratumba; pero el problema real no sólo era el temor de las poblaciones, sino que noche a noche, de manera inexplicable desaparecía el ganado de diversos corrales, de las formas más extrañas y sin que luego se les pudiera localizar en ningún lado.

Se organizaban batidas, se preparaban emboscadas, se buscaba por todos lados, pero nunca se encontraban huellas ni del ganado ni mucho menos del ladrón, que se desvanecía como humo ante sus perseguidores, con una habilidad inexplicable y hasta fantasmal dirían muchos.

Peor aún, los más valientes que le seguían de cerca de la nada eran lazados en el cuello y arrastrados hasta morir, y sus cuerpos eran encontrados en el sendero, destrozados.

Como siempre ocurre en estos casos nunca faltaba gente ingenua que atribuía esto a algún ladrón audaz de carne y hueso. Prácticamente en todas las estancias y haciendas de Tabasco se había escuchado o visto alguna vez el grito peculiar de este fantasmal vaquero, en altas horas de la madrugada arreando largas partidas de toros negros y grandes, para luego al amanecer constatar que hacían falta los mejores ganados.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios