22 de Julio de 2018

Yucatán

Las catastróficas profecías de 'La vieja de Maní'

La vieja de Maní vaticinó la llegada de los españoles y otros sucesos importantes, incluso avances tecnológicos.

La 'vieja de Mani' afirmaba que tras una gran inundación vendrá una terrible sequía que agobiará al mundo, todo se incendiará, se secará y no podrán sobrevivir ni las semillas ni los recuerdos. (Jorge Moreno/SIPSE)
La 'vieja de Mani' afirmaba que tras una gran inundación vendrá una terrible sequía que agobiará al mundo, todo se incendiará, se secará y no podrán sobrevivir ni las semillas ni los recuerdos. (Jorge Moreno/SIPSE)
Compartir en Facebook Las catastróficas profecías de 'La vieja de Maní'Compartir en Twiiter Las catastróficas profecías de 'La vieja de Maní'

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Se cuenta que en la época de esplendor maya vivía una hechicera que fue dotada con el don de la adivinación por los dioses del Mayab; todo lo que decía se cumplía, aunque algunas predicciones muy a futuro no se entendían. Ella era respetada por los grandes señores del Mayab y los sacerdotes y los j´menes que también son adivinos sabían que era infalible en lo que decía y no fallaba.

Por ello, todo el pueblo quería conocer las profecías de la Xunci-Maní (vieja de Maní), ya que se arremolinaban en torno a ella, empezaban a guardar silencio reverente, y así, momentos después salía de su choza oscura y tétrica, levantaba las manos en alto y pronunciaba las palabras mágicas que sólo los espíritus del monte podían entender. Si el cielo estaba azul y sereno se llenaba de barruntos, se oscurecía la luz y pesadas tinieblas caían sobre Maní.

Entonces la Xunci-Maní hablaba. A través de su boca desdentada escapaban las más increíbles profecías y cuentan los viejos de entonces y los sabios escribas que así lo registraron en glifos y en figuras pintadas en piel de venado, que un día quemó un inculto y asombrado obispo, que la Xunci-Maní profetizó todas las cosas que entonces ocurrieron y están ocurriendo y ocurrirán.

Predijo la llegada de los españoles

La vieja Maní dijo que un día no muy lejano llegarían a las tierras del Mayab hombres extraños que diezmarían a la raza y la cubrirían de sangre, de penas y de llanto, y que todo cuanto hubiere en la tierra ceñida por el mar inmenso y el Mar de las Turquesas (Pacífico y Golfo de México) sería destruido y nuevas doctrinas y nuevas costumbres y muchas cosas malas, entre ellas la esclavitud.

Décadas después, la llegada de los conquistadores españoles con su inaudita rapiña y la destrucción de la cultura maya y azteca le dieron la razón a la adivina. Dijo también que llegaría el tiempo en que el hombre no tendría necesidad de caminar, porque extraños animales de movimiento propio lo trasladarían a largas distancias y que llegarían grandes pájaros para llevarlos de un reino a otro sin el menor esfuerzo. Se entiende que esta profecía de la Xunci-Maní se refiere al automóvil y al avión.

Cuentan los viejos (así está escrito en sus códices y en los templos), que también la Xunci -Maní dijo que el hombre podría hablar con el hombre a larga distancia, sin que nadie impidiera el que fuese oído. Esto se relaciona con el teléfono y demás medios de comunicación inalámbrica.

Vaticinio de guerras

Asimismo, vaticinó que en pueblos lejanos a los que con el paso de los años el hombre del Mayab conocería, se desatarían cruentas guerras y habría pestes y hambres y sed y muchas necesidades. Las guerras mundiales están relacionadas con esta profecía.

Pero hay algo más y esto llenó de terror a sacerdotes, j´menes y grandes señores del Mayab, porque dijo la Xunci-Maní que llegaría el día en que el mundo entero (tal vez se refirió al universo) o solamente a nuestra tierra, desaparecería y quedaría muerto para siempre, quieto y flotando entre los cielos infinitos, porque siglos antes había ocurrido una catástrofe en que pereció el mundo al ser cubierto por las aguas y sólo quedaron las semillas, así de las plantas, animales y del hombre con lo cual volvió a renacer la vida (¿el diluvio?) pero esta vez el mundo verá su fin por medio de una sequía espantosa.

Poco a poco se irán secando las aguas, así las dulces como las amargas, las saladas y cristalinas como las rebotadas y turbulentas. Todos los hombres caminarán sedientos sobre la faz de la tierra y no hallarán agua para calmar su sed ni para sobrevivir, hombres mujeres y niños hallarán la muerte más espantosa y los dramas más terribles tendrán lugar a la orilla de las fuentes, de los que antes eran dulces manantiales, en los cenotes y en las sartenejas.

Y tanta sed, tanta sequía agobiará al mundo, que todo se incendiará, se secará y esta vez no podrán sobrevivir ni las semillas ni los recuerdos.
Terminadas las profecías, la Xunci-Maní entraba a su choza y entonces el cielo volvía a ponerse azul, volaba el pájaro E-Pip y la luz volvía a brillar sobre el cielo del Mayab.

Pero nadie osaba preguntarle a la vieja adivina y hechicera cómo debían contarse los tiempos de su profecía, nadie trataba de interrogarla porque todo lo dicho por la Xunci- Maní los llenaba de terror, los sobrecogía esos horrendos vaticinios, ese profetizar entonces inexplicable. Porque en ese entonces aún no llegaba a la Gran Maní, en huída y buscando refugio, la raza Tutul- Xiu.

Nunca se supo cómo murió

Pasaron los años y nadie supo cuándo ni cómo murió la vieja hechicera de Maní. A la llegada de los españoles cuentan que se halló a la vieja petrificada sentada bajo la ceiba en donde estuvo su choza y otros aseguran que no era el cuerpo de la vieja sino una escultura en piedra que alguien labró para perpetuar su memoria.

El caso es que un día, cierta mañana, el sol sorprendió a la Tunkuluchú (lechuza) graznando todavía entre el follaje cercano al sitio donde estuviera la choza de la bruja alguien que pasó descubrió que la estatua de la mujer había sido decapitada y en el lugar donde estaba la cabeza o sea el cuello, brotaba aún la sangre.

Entonces, se escuchó de entre la selva, una voz siniestra, cascada, que decía que el día en que la cabeza de la Xunci-Maní volviera a su sitio, la última de las profecías sería cumplida.

Y como todo lo que se cuenta en esta leyenda ha resultado, todos los hombres del Mayab y del mundo esperan con terror el otro, el verdadero final del mundo que predijo en forma tan horrible la Xunci-Maní o vieja de Maní.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios