11 de Diciembre de 2017

Yucatán

Las amargas lágrimas de 'La Llorona' de Ticul

Juana fue secuestrada y violada por el capataz en venganza por querer escapar con su enamorado.

En Yucatán, 'La Llorona' ha sido escuchada en municipios como Temax y Chicxulub Pueblo. (Captura de pantalla/YouTube)
En Yucatán, 'La Llorona' ha sido escuchada en municipios como Temax y Chicxulub Pueblo. (Captura de pantalla/YouTube)
Compartir en Facebook Las amargas lágrimas de 'La Llorona' de TiculCompartir en Twiiter Las amargas lágrimas de 'La Llorona' de Ticul

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- La leyenda de 'La Llorona', que tiene su origen en la época Colonial, es una de las más populares en nuestro país, prueba de ello es que varios estados bautizan así a sus fantasmas propios y Yucatán no es la excepción. En esta ocasión les hablaré de nuestra 'Llorona', la cual es vista por estos rumbos desde hace más de dos siglos. 

Este caso me lo platicó el conocido h’men (sacerdote maya) Felipe Kumul, quien afirma que sus bisabuelos conocieron y vivieron la historia en carne propia en el municipio de Ticul.

“Ocurrió a mediados del siglo antepasado, cuando todavía había esclavitud y se usaba el ‘derecho de pernada’ (tradición consistente en que si un peón se quería casar, su prometida debía pasar una noche con el patrón o capataz)”.

“Muchos no se resignaban a esto, entonces en una hacienda de Ticul, que se llamaba San Antonio, una joven de nombre Juana se iba a casar con un peón quien no quería que se usara la “pernada” y decidió huir; por desgracia se enteró el capataz y como le traía “ganas” a Juana, decidió secuestrarla por tres días y violarla como “castigo” de querer huir con el novio".

Llanto de ultratumba

“Esta joven no resistió semejante humillación y se suicidó poco después. Enterado el prometido, decidió buscar venganza, pero se le hizo justicia divina antes, ya que el capataz apareció muerto en un cenote”, contó don Felipe.

El joven decidió irse del pueblo, pues era mucho el dolor y recuerdos que sentía por su amada, pero tras irse, muchos vecinos de la casita en donde secuestraron a la muchacha afirmaban escuchar sus lamentos e incluso ver su silueta y empezaron a apodarla como “la Llorona”, ya que en verdad daban pena los alaridos y llantos que se escuchaban, lo que reflejaba el dolor que había sentido en vida al ser ultrajada.

"Pasó el tiempo, se construyeron casas en esa zona, Ticul creció y hasta unos 40 años, mi papá me decía que aún los vecinos escuchaban el llanto y el nombre de “Josué”, el nombre de su amado, por lo que con mayor razón se aseguraba que si era ella la que andaba penando”.

***

Este es el relato más antiguo de una “Llorona” en Yucatán.

En las últimas décadas han surgido casos con nombre similares, siendo uno de los más conocidos el de la “Llorona de Chicxulub Pueblo”, una joven asesinada cerca de la ex terminal de trenes hace más de 30 años y que según los vecinos, aún se escuchan sus lamentos en los alrededores.

Otro caso es el de la “Llorona de Temax”, pero esa es otra historia, que más adelante les daré a conocer.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios