23 de Julio de 2018

Yucatán

El monte se ha 'llevado' a varias personas

Hay casos de gente que regresó en unas horas o días, y hay otros que nunca más volvieron.

El monte ha hecho que varias personas desaparezcan para siempre. (SIPSE)
El monte ha hecho que varias personas desaparezcan para siempre. (SIPSE)
Compartir en Facebook El monte se ha 'llevado' a varias personasCompartir en Twiiter El monte se ha 'llevado' a varias personas

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Hoy les presentamos una carta que nos mandó la lectora Elvia Domínguez, quien vive actualmente el municipio de Conkal, y platica la experiencia que vivió cuando era una niña y estuvo a punto de perderse en el monte:

“Tengo actualmente 46 años, pero cuando tenía 12 viví una fuerte experiencia al extraviarme por casi ocho horas en el monte de mi pueblo natal Sinanché; de hecho recuerdo muy bien todo lo sucedido y aún no salgo de mi asombro.

“En aquel entonces vivía en casa de mis abuelos, salí al patio a buscar unas mandarinas, pero nuestro patio era muy extenso -más de 200 metros-; de hecho, era una quinta y colindaba directo con el monte.

“Recuerdo que al bajar las mandarinas de la mata, vi una especie de señor en miniatura, como si fuera un viejito, que me llamó y yo, como hipnotizada fui hacia él. No me dio miedo, sólo me sentía como relajada; entonces, escuché que empezó a hablar en un idioma extraño, era como maya antiguo con un acento medio raro.

“Dijo cosas que yo, la verdad, no entendía, y poco después ya me encaminé de regreso a mi casa. En eso, apenas llego a lo que era la mata de mandarina, veo como a 10 personas. Eran mis abuelos, mis tíos, mis primos y unos vecinos que al verme de inmediato me abrazaron asustados.

Estuvo ausente ocho horas

“Yo no entendía lo que pasaba y me preguntaron dónde rayos estaba, que me andaban buscando por todos lados, pero se me hacía absurdo lo que decían, pues según yo no llevaba ni 20 minutos en el patio, pero para mi gran sorpresa me dijeron que ya habían pasado ocho horas desde que me había salido al patio y estaban desesperados.

“Me mostraron la hora y yo me asusté mucho, eran las cuatro de la tarde en ese momento y yo me había ido a las ocho de la mañana. Les expliqué que yo sentí que sólo me fui unos 20 minutos y que vi a un señor pequeño que me llamó, y creo que no me creyeron; de hecho, me regañaron por haberme ido tantas horas sin avisar, pero esto no fue así.

“Con el paso de los años me fui dando cuenta realmente de lo que ocurrió, y estoy casi segura de que eran los señores del monte los que me llevaron y por alguna razón me devolvieron de inmediato, ha habido varios casos así, el más famoso el que ustedes publicaron del niño Alex de Tetiz que a 10 años aún no aparece, pero me siento afortunada de haber podido regresar”, finalizó.

Cabe destacar que tenemos en nuestros archivos más de 20 casos de personas de Yucatán que afirman haber “desaparecido” horas o semanas en el monte, y que han visto a personas de un tamaño muy pequeño hablando al parecer en lengua maya; se cuenta que es así como buscan a los futuros hmen o sacerdotes mayas.

De hecho, el año pasado publicamos en esta sección el caso de la joven Hillary Escalante del municipio de Chicxulub, quien hace unos cuantos años vivió una experiencia similar al caso de “Alex”, pero a diferencia de este último si pudieron sobrevivir a pesar de haberse perdido en el monte por casi cuatro horas.

Hillary comentó que hace unos años, cuando estaba estudiando la secundaria, decidió junto con ocho de sus compañeros emprender una aventura internándose en el monte.

Empezaron a avanzar y meter relajo, y en un momento dado uno de ellos empezó a burlarse de los aluxes y el mal viento, invocándolos y al mismo tiempo diciendo que eso no existe, etc. Sin embargo, momentos después, todos sintieron como si los caminos y senderos por donde caminaban se cerraron, como si todo les diera vueltas y se desubicaron. Ya no sabían hacia dónde caminar, incluso en ese momento se nubló el cielo y ya no podían ver la dirección del sol para ubicarse.

Se les aparecieron aluxes

Poco después vieron a dos pequeños seres o criaturas que pasaron por ahí en ese sitio y después desaparecieron, algunos de ellos aseguran que eran los aluxes.

“Pasamos por momentos de angustia y desesperación, no sabíamos qué hacer; en eso una de mis compañeras empezó a hacer unos rezos extraños, oraba pero de forma diferente y después nos dijo que la siguiéramos. Estaba rara como si fuera otra persona, pero así pudimos encontrar el camino”, recuerda Hillary con cierto nerviosismo.

Nuestra entrevistada comentó que pasaron casi cuatro horas perdidos en el monte, iniciaron su recorrido a las 12 del día (justo a la hora en que se dice que no se debe estar en el monte ya que es la hora en la que sale el “mal viento”) y concluyeron a las cuatro de la tarde; de hecho, para ese entonces hasta los bomberos ya los estaban buscando ante su desaparición.

“Aparecimos en el pueblo por la calle 27, y eso que entramos al monte por la parte de atrás de la secundaria, es decir, a más o menos un kilómetro de distancia”, dijo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios