21 de Octubre de 2018

Yucatán

No llegó al entierro de su madre, fue condenado a vagar en el cementerio

Un sacerdote viajó de Veracruz a Temax para despedirse de su mamá, pero no logró llegar y murió al día siguiente; dicen que lo ven en el panteón.

Dicen que ese sacerdote aparece con una túnica en el panteón y quien lo ve se convierte en piedra... (Jorge Moreno/SIPSE)
Dicen que ese sacerdote aparece con una túnica en el panteón y quien lo ve se convierte en piedra... (Jorge Moreno/SIPSE)
Compartir en Facebook No llegó al entierro de su madre, fue condenado a vagar en el cementerioCompartir en Twiiter No llegó al entierro de su madre, fue condenado a vagar en el cementerio

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Para algunos puede sonar sorprendente el hecho de que un sacerdote, después de muerto, vague como alma en pena, pero si partimos de que todos los humanos tienen alma, entonces no podría sonar tan descabellado.

La investigación que a continuación presento fue hecha en el municipio de Chemax, al oriente del estado de Yucatán. De acuerdo con lo que se cuenta, un ser fantasmal, de quien en vida fuera sacerdote, vaga en el cementerio de esta población para ver a su difunta madre.

Según los datos que pude recabar, a principios de los años 80 falleció tras larga dolencia una señora que radicaba en ese poblado desde hacía muchos años; tenía ocho hijos, cinco de los cuales vivían en otros estados del país.

No llegó al velorio 

Uno de ellos era párroco de una iglesia en Jalapa, Veracruz, pero por cuestiones de la distancia no pudo llegar a tiempo al velorio. En ese entonces no eran tan fáciles los traslados y para llegar a Chemax primero tenía que llegar a Mérida y de ahí un viaje de poco más de dos horas.

Llegó por la noche, pero el entierro en el panteón había sido a las 5 de la tarde. Llorando con sus hermanos en la casa materna pidió que lo llevaran al camposanto, a lo que sus hermanos le dijeron que no sería posible, ya que estaba cerrado, pero al día siguiente a primera hora podrían acudir.

Por lo tanto cenaron, platicaron un buen rato en la sala de la casa y se fueron a descansar. Vieron que el sacerdote tenía la mirada perdida y no paraba de llorar, parecía no escuchar a sus hermanos, pero éstos lo atribuyeron al dolor normal de haber perdido a su madre y sobre todo el no haberse podido despedir.

Al día siguiente, se levantaron a las 8 de la mañana, y al golpear en su habitación se dieron cuenta de que nadie salía ni se escuchaba nada, esperaron un buen rato y decidieron entrar; al abrir la puerta notaron con horror que el sacerdote estaba inconsciente.

De inmediato llamaron a un doctor que les dijo que estaba muerto, había sufrido un infarto; fue un shock para el resto de la familia, pues aunque no era tan mayor (tenía 51 años) jamás imaginaron que el dolor por haber perdido a su madre propiciara su muerte.

Sorpresiva noticia

Los hermanos prepararon los actos propios del velorio y entierro, y lo impactante y sin explicación vino en la tarde, cuando llevaron a enterrar al occiso, pues el velador aseguraba que ese día, a eso de las 9 de la mañana (acababa de abrir el panteón) había visto al padre con unas flores en la mano y le preguntó cuál era la tumba de su madre.

El veterano velador lo había conocido desde la infancia y estaba seguro de que se trataba del sacerdote. “¡No puede ser!”, dijeron todos los hermanos, ya que habían encontrado su cuerpo inerte en la cama de su casa a las 7:45 de la mañana, por lo tanto era imposible que después de las 9 hubiera ido al cementerio.

Todos se persignaron ante esa extraña situación que había acontecido, el velador era una persona que no tomaba y que se llevaba con la familia desde hacía muchos años, por lo tanto era difícil pensar que se hubiera confundido, o bien, que les estuviera jugando una broma pesada.

Lo que sí apareció en ese momento fueron las flores que el sacerdote había dejado en la tumba de su madre. ¿Qué fue lo que pasó realmente? La lógica no parece darnos una respuesta, pero si vemos más allá, podría ser simple: el dolido hijo se fue a despedir de su madre.

En los siguientes años varias personas han comentado ver el alma en pena del sacerdote junto a la tumba de su madre en el panteón de Chemax, a donde viajaré para entrevistar a unas personas que aseguran haber captado una foto de este ser fantasmal… Les mantendré informados.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios