22 de Octubre de 2018

Yucatán

El cónsul de Estados Unidos que vio un ovni en Mérida

Robert S. Ashford asegura que en 1976 presenció un objeto plateado, sobre el edificio consular, más pequeño que las aves.

El que fuera cónsul de EU en Mérida, Robert Ashford, dijo que divisó durante horas tres objetos extraños en el aire. (SIPSE/Contexto)
El que fuera cónsul de EU en Mérida, Robert Ashford, dijo que divisó durante horas tres objetos extraños en el aire. (SIPSE/Contexto)
Compartir en Facebook El cónsul de Estados Unidos que vio un ovni en MéridaCompartir en Twiiter El cónsul de Estados Unidos que vio un ovni en Mérida

Jorge Moreno/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- En los últimos años ha sido común escuchar que varios gobiernos como los de EU, Inglaterra, Argentina, Brasil, etc. han “desclasificado” miles de archivos relacionados con el tema ovni (objeto volador no identificado), es decir, los han hecho públicos cuando anteriormente eran considerado secretos.

De tal forma, tan sólo en Inglaterra, se dio a conocer que de 1980 al año 2000 se reportaron más de mil casos de reportes de supuestos ovnis que no tuvieron explicación lógica tras las investigaciones correspondientes.

Yucatán no es la excepción, pues hace ya algunos años se desclasificó un caso interesante, dada la fuente oficial de donde provino.

Es un caso que data del año 1976,y aunque no existe una prueba contundente, como una fotografía o un video, la “calidad” del testigo es determinante.

Se trata del cónsul de Estados Unidos en Yucatán en aquel año, Robert S. Ashford, quien envió a la CÍA (Central de Inteligencia de los Estados Unidos) un reporte desclasificado en el año 2004.

Era plateado

Esto es lo que dice el archivo: “Eran las dos de la tarde y observé un disco plateado, brillante que flotaba en el cielo”.

A raíz de este primer reporte, el gobierno estadounidense inició una investigación secreta para tratar de, en primera instancia, buscar una explicación lógica y en caso de no hallarla, encender las alarmas de alerta.

De acuerdo con el documento, Ashford reportó dicho año al departamento de Estados, y éste a la CIA, la aparición de varios ovnis en el cielo de la ciudad, uno de los cuales cayó incluso en el patio del consulado (cuando este se ubicaba a un costado del Monumento a la Patria, en el Paseo de Montejo), causando la alerta de esa representación diplomática.

El reporte del cónsul Ashford forma parte de un conjunto de decenas de documentos recopilados por varios organismos del gobierno norteamericano sobre fenómenos sin explicación científica inmediata.

El informe está ordenado en el apartado de “objetos sin identificación tirados por el viento”.

En su reporte (cuya fecha fue borrada en el documento, pero por otros indicios se infiere que habría sido agosto) el cónsul dice: “eran las dos de la tarde del domingo pasado y observé un objeto con la apariencia de un disco plateado, brillante que flotaba en el cielo claro y azul de ese día. 

¿Espionaje?

“El disco volaba casi directamente arriba de mí, en dirección noreste. Creí que el objeto era un disco volador destinado a espiar el edificio de la representación consular, lo que aumentó mi preocupación”.

“Esta fue mayor cuando observé al disco volar por debajo del nivel de algunos zopilotes que planeaban en ese momento a gran altura. Esto me permitió darme cuenta de que el objeto volador era más pequeño que las aves.”

“Durante el curso de dos horas vi un total de tres de estos objetos, todos volando en la misma dirección, pero ocasionalmente se paraban y permanecían inmóviles.”

“Cuando los discos se desplazaban cerca de los zopilotes, éstos volaban huyendo. Yo pude ver varios discos volando”, dijo el cónsul en su reporte.

“Más tarde, casi al anochecer, encontré uno de esos discos en el jardín delantero de mi casa. Era un capullo encerrado en una masa blanda de apariencia sedosa.

Disco ruso

En 1994 se dio otro caso que para los que lo vieron podrían pensar que se trató de una nave espacial en el cielo de Mérida, pero la CÍA (Central de Inteligencia de los Estados Unidos) tiene un reporte en el cual explica que se trata de “un disco espía mandado por los soviéticos desde su base en Barbados”. 

Ese platillo, al parecer es el mismo que varias personas reportaron ese mismo año en diversos rumbos de la ciudad, ya que sus características físicas coincidían, pero en el caso del ovni reportado por el entonces cónsul, no se buscó ninguna explicación, por lo que fue considerado como un caso real.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios