18 de Julio de 2018

Yucatán

Vivió tragedias por culpa de una secta

En Historias para no dormir, un capitalino radicado en Mérida relata su experiencia paranormal con 'adoradores' del demonio.

En algunas casas de México se venera la Santa Muerte. (nationalgeographic.de)
En algunas casas de México se venera la Santa Muerte. (nationalgeographic.de)
Compartir en Facebook Vivió tragedias por culpa de una sectaCompartir en Twiiter Vivió tragedias por culpa de una secta

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- El mes pasado tuvimos la oportunidad de entrevistar a una persona que responde al nombre de Luis Ahumada Medarte, quien radica en Mérida desde hace poco más de 20 años, pero nació en la Ciudad de México.

El señor Ahumada, quien actualmente labora en una empresa textil, se comunicó con nosotros para contar su experiencia paranormal, a fin de verla en la sección Historias para no dormir, y la expone también para que sirva como ejemplo de lo que no se debe hacer. A continuación, la entrevista:

¿Qué fue lo que le ocurrió?

"Cuando vivía en el D.F. me porté al principio muy indiferente en cuanto a la educación de mis hijos, pensé que mientras yo checara que no bebieran o no fumaran era suficiente, pero hay otros males igual o peor de terribles".

¿A qué se refiere?

"Uno de mis hijos, en ese entonces de 16 años, se empezó a juntar con otros jóvenes, que aunque es cierto que ni tomaban ni fumaban, eran parte de una secta satánica, una secta que poco a poco fue seduciendo a mi hijo hasta que empezó a formar parte de ella.

"Fue muy difícil, cuando me di cuenta ya tenía como cuatro meses ahí, su comportamiento no varió mucho al principio, son unos profesionales en el DF, pues a través de técnicas psicológicas les lavan el cerebro poco a poco hasta que ellos mismos se creen que hay que adorar al demonio y a la Santa Muerte.

"Al parecer, el objetivo de éstos es reclutar en su mayoría a jóvenes para que realicen adoraciones al demonio y participen en rituales y sacrificios pues, supuestamente, mientras más adoración de más gente haya, más fuerte se hace.

"No sé ni cómo pero cuando mi hijo por alguna razón se quiso salir de la secta empezaron a sucederle muchas cosas extrañas y accidentes, estoy casi seguro que ellos lo provocaron. Fíjese que como a los dos meses de esto mi hijo acabó ahorcándose en el árbol de un parque; fue muy comentado, mi esposa no soportó ver a su hijo muerto y además su foto en varios periódicos, y entró en una depresión que la hizo perder el habla durante seis meses. 

"Casualidad o no, pero en menos de una quincena perdí mi trabajo, al igual que mi otra hija, la mayor, y a mi hijo menor lo expulsaron sin ninguna razón de la secundaria, y dos días después tuvo un accidente de auto (se salió de la carretera) y perdió la pierna.

Silueta macabra

"Por si fuera poco, de pronto empezamos a ver una silueta oscura en el interior de la casa y se escuchaba una risa macabra o diabólica, fue terrible lo que vivimos; la verdad, no se lo deseo a nadie.

"Yo ya no tenía fuerzas para luchar y decidimos venirnos a Mérida, pues tenemos unos amigos aquí y así decidimos empezar de nuevo. Pero eso sí, cuido muy bien a mis hijos y platico mucho con ellos, pues me moriría si les pasara algo.

"He leído que aquí en Yucatán, aunque poco, hay ciertos adoradores de sectas, pero yo le quiero decir a todos los padres de familia que se cuiden y cuiden a sus hijos, que no dejen que se metan en estas cosas. El mal y la brujería sí existen, chequen bien sus amistades".

Agradecemos a don Luis que nos haya confiado lo que vivió hace varios años y esperemos que sirva en algo a los jóvenes y a los padres de familia.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios