23 de Octubre de 2018

Yucatán

El policía yucateco que fue hechizado por un nahual

Dejó su trabajo por una terrible experiencia paranormal; estuvo cerca de morir.

El policía pasó una terrible experiencia paranormal. (Imagen de contexto/SIPSE)
El policía pasó una terrible experiencia paranormal. (Imagen de contexto/SIPSE)
Compartir en Facebook El policía yucateco que fue hechizado por un nahualCompartir en Twiiter El policía yucateco que fue hechizado por un nahual

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Hace varios años, un policía de la hoy Secretaría de Seguridad Pública renunció al tener una terrible experiencia paranormal. Todo inició cuando “Juan”, quien era patrullero, de pronto recibió por la radio un llamado para acudir a una casa ubicada en el sur de la ciudad. Al parecer, había un pleito familiar.

Cuando llegó con sus compañeros, una señora estaba en la calle, desesperada les pedía a los policías que entraran a contener a su suegro, quien atacaba a golpes a su propio hijo. No estaba drogado ni tomado, pero tenía una fuerza descomunal a pesar de ser tan delgado.

“Parecía poseído por el demonio”, dijeron algunos de los policías en el reporte. Cuando lo iban a subir a la patrulla, de forma intempestiva el señor miró fijamente al policía protagonista de esta historia y le gritó una especie de maldición, asegurando: “Por mil años te arrepentirás de haberme tocado”.

Luego de este incidente, con el transcurso de las siguientes semanas ya nada fue igual para el policía. Al principio algunos pensaron que se sugestionó, pero lo cierto es que en menos de un mes perdió once kilos, no dormía y por las noches cuando finalmente conciliaba el sueño se levantaba gritando que un perro enorme estaba en el cuarto viéndolo fijamente con sus ojos rojos. El psicólogo sólo le dijo que era estrés postraumático.

A los pocos días se dio de baja, no buscó otro trabajo, permanecía en su casa, pues decía que “él” lo podía ver. Sus papás lo llevaron con tres brujos y todos coincidían en que tenía metido al demonio, que “alguien” lo había maldecido, y que el culpable era aquel señor detenido.

Una noche los familiares escucharon un fuerte ruido en la habitación del expolicía, y al entrar pudieron percatarse que un perro negro se encontraba en el lugar, ¿pero qué era esa extraña presencia?

Dicen que el animal realmente no era el señor detenido, sino su hijo, quien la noche del problema fue descubierto practicando magia negra y por eso llegó a los golpes con su papá.

Esa misma noche, cuando llegaron los policías a tratar de separarlos, por alguna razón (quizás fue al azar), el hijo escogió a Juan para ”absorberle” la energía, por ello a partir de ese momento acudía a su domicilio en forma de perro negro para trabajarlo y lograr su objetivo.

Cuando el señor se enteró de que su hijo era el causante de esto, decidió ayudar al policía, por lo que habló con su vástago (con quien se había reconciliado a pesar de que continuaba practicando la hechicería) y éste le “nulificó” el embrujo de los nahuales, nombre de estos hechiceros veracruzanos.

Ahora lee: En estas carreteras no paran los fenómenos paranormales

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios