20 de Junio de 2018

Yucatán

Enseñan a yucatecos a entender el perdón

El error es una herramienta que nos lleva a la libertad y al gozo de la vida, a fortalecer nuestro interior y confianza.

as almas son maestras de todos, “todos se enseñan a cómo ser mejores". (balancesaludybienestar.com)
as almas son maestras de todos, “todos se enseñan a cómo ser mejores". (balancesaludybienestar.com)
Compartir en Facebook Enseñan a yucatecos a entender el perdónCompartir en Twiiter Enseñan a yucatecos a entender el perdón

Coral Díaz/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- El perdón es un conocimiento que libera el alma, una herramienta que todos tienen, con la que se nace, pero que muchas veces se desconoce, indicó la maestra fundadora de aplicación mental Rosy Sandoval Buenrostro.

Por segunda semana consecutiva, la especialista estuvo como invitada en la emisión del programa radiofónico Salvemos una Vida, que se transmite por el 100.1 de Amor, bajo la conducción de Alis García y Esperanza Nieto, para platicar en esta ocasión sobre el perdón.

La terapeuta señaló que esta herramienta vital, que es el perdón, se “desaprende”, se olvida, no se entiende qué es y por lo tanto no se aplica.

“No sabemos que en esta vida, donde todos somos seres que venimos a desarrollarnos, a ser mejores, vamos a tener experiencias equivocadas, porque lo que me enseña es el error; equivocándome, crezco, aprendo, y el de enfrente también”, apuntó.

Entonces, indicó, en esta convivencia diaria se generan heridas y si no sabes aprender de ellas, y liberarlas, se convierten en heridas del alma que después quitan la salud.

“El error es una herramienta valiosísima porque te va a mantener sano, te va a mantener vivo, libre y gozoso en tu vida. Vas a dejar de cargar lo que no es tuyo, de cargar lo que sí fue tuyo, y se te enseñó, y lo vas a soltar. Vas a saber quitarle la intención a lo que el otro hace, ya que no sabe hacerlo de otra manera, así lo aprendió”, manifestó.

Destacó que las almas son maestras de todos, “todos se enseñan a cómo ser mejores, desde el simple hecho de que la persona pueda ver lo feo de sí en otro y le caiga fatal esa persona, entonces no le cae mal el otro, la misma persona se cae mal”.

“Esos defectos míos, que cuando los veo en otro hacen que él me caiga mal, en realidad debo reconocer y aprender que quien debe cambiar soy yo, ya que estás viendo algo que  tú tienes, pero en otra persona”, subrayó.

La ley de la atracción

La especialista indicó que la ley de la atracción está muy relacionada con la mente, que es una computadora muy poderosa, ya que genera 21 pensamientos por segundo, es decir, mil 260 pensamientos por minuto.

“Todo depende de la historia que tú formaste. Dónde te golpearon, dónde te recriminaron, te enseñaron y mal educaron, cuándo te abandonaron; ya traemos ciertas creencias desde los cero a los siete años, programamos creencias en el inconsciente”, refirió.

Frases como: “no mereces que te lleve a la fiesta” o “no mereces que te dé el beso de las buenas noches”,  en la adultez ese “no merezco” va a derivar en un autosabotaje, que debemos reconocer para que no afecte nuestra alma.

“Si tengo una creencia de ‘no merezco’, por minuto generaré mil 260 imágenes negativas en este sentido, que van a guiar mis vivencias, experiencias, mis acciones. Mientras el alma dirá: ‘por qué no logro la abundancia, la paz’, y la respuesta es porque tengo unas programaciones de carencia, de no merecer, originadas desde los cero a los siete años”, puntualizó.

El alma vino a trabajar la fortaleza interior y la confianza, indicó, a partir de ahí el físico empieza a pensar qué merece y genera todo lo que el alma necesita, estas creencias se van al inconsciente hasta que en la vida ocurre esa ley de atracción. Es más fácil de lo que se piensa, nada más hay que saber cómo funcionamos, entendernos. 

El enojo o la agresión

Por su parte, Alis García recordó que actualmente hay mucha agresión de padres a hijos, entre hermanos, y los niños no entienden el por qué de esas peleas, pero se les queda grabado y de repente el pequeño empieza a agredir con la misma fuerza, o a los mismos papás, por lo que preguntó a la invitada qué es lo que está sucediendo.

Al respecto, Sandoval Buenrostro indicó que la raíz del enojo o la agresión siempre es el miedo, “cuando las personas muestran agresión o enojo es porque algo temen. Entonces, es muy importante que, ya sea papá o mamá o ambos agresivos, analicen qué temen tanto que golpean a sus hijos y en el caso de los hermanos, cuáles son sus temores que golpean al otro.

“Esa agresión se esconde detrás de la rabia, un factor negativo del perdón, la ira es ese enojo reprimido que nos enseña y la rabia es esa agresión intrafamiliar que ya hay en las casas disfuncionales, porque todas las casas son disfuncionales, pero en algunas está como mal hábito la agresión”, enfatizó.

Dijo que la rabia se aplica por miedo a la pérdida, por miedo a perder el control sobre algo, por miedo a perder a un hijo, a ser rechazado, por miedo al conflicto, al abandono.

“Entonces tú mami, tú papi, si eres, te comportas agresivo, aquiétate y ve porqué golpeas a tus hijo. Dentro de ti hay un ser enojado que fue golpeado, así aprendió a ser, abrázalo, apapáchalo y enséñale que puede ser de otra manera; si sentiste algún miedo, también apapacha a tu niño interior y dile que no pasa nada, que no lo van a abandonar, que no lo van a traicionar o que no va a perder el control sobre algo, sólo nosotros podemos hablar con nosotros mismos”, sentenció. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios