22 de Septiembre de 2018

Yucatán

Entra Yucatán a la 'nueva revolución de la industria'

Crece la tendencia de hágalo usted mismo, desde un juguete en tercera dimensión hasta un sistema de riego controlado desde un teléfono móvil.

Personal capacitado asesora a los “makers”. (Milenio Novedades)
Personal capacitado asesora a los “makers”. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Entra Yucatán a la 'nueva revolución de la industria'Compartir en Twiiter Entra Yucatán a la 'nueva revolución de la industria'

Cecilia Ricárdez/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- Que niños diseñen su propio juguete y lo impriman en 3D, que una madre de familia diseñe un sistema de riego que controle por celular, un adolescente arme un dispensador automatizado para darle de comer a su mascota hasta que un emprendedor logre su prototipo de producto mínimo viable ya es posible en Yucatán, con la creciente tendencia de 'hazlo tú mismo', también llamado movimiento '¿Maker' (hacedor).

De esta manera, personas que no son expertas en ingeniería electrónica, en sistemas o diseño industrial, puede crear sus soluciones en vez de comprarlas. Para este fin se suman tres factores: la aparición de herramientas digitales para el diseño y la fabricación en menor escala, medios digitales colaborativos como software libres (programas de computadora), códigos abiertos, las placas de desarrollo y fondeos colectivos por internet, y la accesibilidad a maquinaria que antes era exclusiva de grandes industrias y ahora está por alquiler.

Estos recursos mayormente son explotados por quienes se formaron en la materia y encuentran en estas tendencias mayores posibilidades creativas y a menor costo porque no es necesario comprar el equipo tecnológico sino rentarlo, ideal para emprendedores. Estos nuevos modelos de trabajo, orientado más a la producción que al consumo, se enmarcan en la llamada 'nueva revolución industrial', en la que los usuarios se pueden convertir en proveedores.

En este contexto surgen nuevos modelos de aprendizaje, trabajo y de negocios, como los espacios compartidos de producción y Yucatán se suma con el primer taller de alta especialización reconocido por el Instituto Nacional del Emprendedor y el Hub o centro de innovación que concentra programas de capacitación, investigación y espacios para rentar maquinaria, equipo de impresión en tercera dimensión, cortadoras láser y otros aditamentos para hacer prototipos o productos para autoconsumo. En estos lugares además los participantes pueden aprender a construir su propia impresora 3D.

Se trata de The HubLab, que tiene herramientas  para la fabricación digital de prototipos  para cualquier proyecto para fines comerciales o académicos. Esta propuesta pretende convertirse en un polo creativo para que los interesados puedan pasar de la idea a la materialización de la misma.  Su laboratorio forma parte de una red internacional respaldados por el Instituto Tecnológico de Massachusetts, uno de los más importantes del mundo.

El arquitecto Juan Carlos Contreras, cofundador, lo define como un espacio de experimentación, colaboración, diseño, sustentabilidad y conocimiento compartido, para fomentar la creación de redes colaborativas y la innovación tecnológica.
Este proyecto bajo la dirección de Ileana Cerón Palma, doctora en ciencia y tecnología, cuenta con cinco áreas: Makerspace, un espacio con equipo y herramienta de fabricación, que permite a los usuarios diseñar, crear prototipos y fabricar trabajos manufacturados que no serían posibles crear con los recursos disponibles si las personas trabajaran solas. La segunda es el Eco InnovationHub, un laboratorio de ideas para la investigación de nuevas tendencias de mercado y temas de sustentabilidad, innovación y tecnología para ser aplicadas a cualquier sector de la industria para la mejora de productos, procesos y servicios.

Fablab Yucatán es un espacio de producción de objetos físicos a escala personal y local que agrupa maquinaria controlada por computadora. La cuarta dimensión es el Coworking, un espacio de trabajo que permite que profesionales independientes, emprendedores y Pymes de diferentes sectores compartan el lugar de trabajo, físico y virtual para desarrollar proyectos profesionales por su parte o conjuntos.

Robótica pedagógica

En el marco de los modelos de trabajo colaborativo que ya tienen presencia en Yucatán, jóvenes emprendedores en distintas áreas de la ingeniería crearon el Espacio del inventor Andromie para llevar una idea a la fabricación digital y la organización Makerlab, especializada en el internet de las cosas.

Los fundadores del primer proyecto promueven además robótica pedagógica para niños y con esta iniciativa abarcan desde infantes, jóvenes hasta adultos. En este espacio incluso se asesoran proyectos para el desarrollo de dispositivos para la industria cinematográfica. 

Daniel y David Sansores Peraza detectaron la necesidad de abrir un espacio para los inventores y con base en su experiencia previa en cursos de robótica y eventos relativos a esta materia, decidieron no sólo enseñar sino ofrecer un lugar para quienes ya tienen conocimientos pero necesitan herramienta y asesoría.

En este sitio los usuarios pueden explorar áreas de la innovación y la creatividad tecnológica, y materializarlas a través de herramientas para la fabricación digital más comunes, como la impresión 3D, corte láser y corte CNC (control numérico por computadora), pero a una escala pequeña o de escritorio.

Por otra parte, también los jóvenes ingenieros fundadores de  Makerlab, fomentan el movimiento 'Hazlo tú mismo' o mejor conocido globalmente como 'Maker' con tecnología yucateca, ya que desarrollaron una plataforma con dispositivo para que la gente incluso sin conocimientos sobre programación o ingeniería electrónica pueda automatizar elementos de su hogar (el internet de las cosas).

Desde el aula tuvieron la visión de aprovechar la tecnología a favor de las personas en la vida cotidiana y hoy Mario Javier Hevia Villajuana, Rodrigo Méndez Gamboa  y José Ramón Bracamonte Barahona fortalecen proyectos a través de su empresa.

Los jóvenes usan la tecnología domótica (conjunto de sistemas capaces de automatizar una vivienda) y el llamado 'internet de las cosas' para lograr que los dispositivos de un predio se comuniquen entre sí y funcionen sin activarlos, sino con programación previa. 

Con su propuesta obtuvieron la beca de Incubatics que entrega el Gobierno del Estado de Yucatán, a través del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado (Concytey) con el cual serán beneficiados con 210 mil pesos y asesorías durante 10 meses. Su trabajo se promueve en sus espacios en internet y redes sociales.

Concepto

Los jóvenes ingenieros fundadores de  Makerlab fomentan el movimiento 'Házlo tú mismo' o mejor conocido globalmente como 'Maker', con tecnología yucateca, ya que desarrollaron una plataforma con dispositivo para que la gente incluso sin conocimientos sobre programación o ingeniería electrónica pueda automatizar elementos de su hogar (el internet de las cosas).

Desde el aula tuvieron la visión de aprovechar la tecnología a favor de las personas en la vida cotidiana y hoy Mario Javier Hevia Villajuana, Rodrigo Méndez Gamboa  y José Ramón Bracamonte Barahona fortalecen proyectos a través de su empresa Makerlab.

Los jóvenes usan la tecnología domótica (conjunto de sistemas capaces de automatizar una vivienda) y el llamado 'internet de las cosas' para lograr que los dispositivos de un predio se comuniquen entre sí y funcionen sin activarlos, sino con programación previa. 

Con su propuesta obtuvieron la beca de Incubatics que entrega el Gobierno del Estado de Yucatán, a través del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado (Concytey) con el cual serán beneficiados con 210 mil pesos y asesorías durante 10 meses. Su trabajo se promueve en sus espacios en internet y redes sociales.

Inspirados en herramientas como el Arduino –placa programable diseñada para facilitar la creación de proyectos caseros– y algunos prototipos encontrados en Internet fueron clave para que Hevia, Méndez y Bracamonte desarrollaran todos sus proyectos. Esta es precisamente la idea de los Makers: utilizar la tecnología existente como inspiración y modificarla hasta formar un nuevo dispositivo.

Los jóvenes además fueron los ganadores del quinto lugar del Reto Emprendedor 2014, y obtuvieron un apoyo de 50 mil pesos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios