16 de Noviembre de 2018

Opinión

Esa sí es magna obra

El Poder de la Pluma.

Compartir en Facebook Esa sí es magna obraCompartir en Twiiter Esa sí es magna obra

Hoy a las 10 de la mañana atestiguaremos un acontecimiento de la mayor importancia para la cultura: la presentación, en el Palacio de la Música, de los tomos del II al VI, renovada y actualizada, de la Enciclopedia Yucatanense, obra cuya edición fue encargada al cuidado diligente de los maestros Enrique Martín Briceño y Faulo Sánchez Novelo, directores de la Escuela de Artes de Yucatán y la Biblioteca Yucatanense, respectivamente, a quienes, desde ahora, agradezco la invitación que recibí de ambos para asistir a ese acto académico.

El tomo I, nuevo en su totalidad y cuya edición también fue coordinada por los maestros Martín y Sánchez, está dedicado a algunas de las grandes mujeres que ha dado Yucatán en los campos del arte, la ciencia y la cultura en general. Lo tuve en mis manos y pude revisarlo hace unos días –luego por mi conducto llegó a las de la escritora Beatriz Espejo durante grata plática en la residencia de su hermano Antonio en esta ciudad- y puedo dar fe de que se trata de un bello y muy cuidado libro, con una edición de primera. Agradezco a Faulo la distinción que me hizo al obsequiarme ese ejemplar que, seguramente, repondré a la brevedad posible. Está hoy en mejores manos.

El acto que esta mañana se llevará al cabo me permite comparar esta magna obra con el fallido, fracasado y violado libro que el ya casi cesante “maestro” Jorge Esma Bazán presentó en un acto que tuvo lugar en el que hasta mañana domingo será su búnker y que pomposamente –como solía hacer- llamó Gran Museo del Mundo Maya. Las denuncias por sus ataques a la creación intelectual de la maestra Xhaíl Espadas Ancona en esa obra de costo millonario y utilidad deleznable y las de otros autores cuyas ideas mutiló o tergiversó en aras de su ego inconmensurable, la hacen inútil como medio de consulta, todo lo contrario de la magna Enciclopedia Yucatanense.

Celebro asimismo la decisión del gobernador electo Mauricio Vila Dosal de disponer que el engendro llamado Instituto de Historia y Museos de Yucatán cierre su efímero ciclo de existencia porque nunca fue de museos y menos de historia. Ojalá traiga a cuentas a Esma. Tiene muchos agujeros negros en su pobre vida y “goza” del repudio general entre los entes de cultura yucatecos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios