24 de Febrero de 2018

Yucatán

Evalúan el impacto del ecoturismo en la Península de Yucatán

Investigadores de la Uady, los hermanos Pinkus Rendón, iniciaron un proyecto en la Reserva de la Biosfera Ría Celestún.

Las lanchas que son utilizadas gran parte del tiempo durante las visitas turísticas a Yucatán generan también impacto ambiental (Archivo/SIPSE).
Las lanchas que son utilizadas gran parte del tiempo durante las visitas turísticas a Yucatán generan también impacto ambiental (Archivo/SIPSE).
Compartir en Facebook Evalúan el impacto del ecoturismo en la Península de YucatánCompartir en Twiiter Evalúan el impacto del ecoturismo en la Península de Yucatán

José Salazar/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- En los últimos 20 años, el ecoturismo se ha presentado como una alternativa de desarrollo para diversas comunidades de la Península de Yucatán.

Para conocer el impacto que estas actividades generan en términos ecológicos y sociales, los hermanos Miguel Ángel Pinkus Rendón, investigador del Centro Peninsular en Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (Cephcis UNAM), y Manuel Pinkus Rendón, investigador del Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi” de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady), iniciaron un proyecto de investigación en la Reserva de la Biosfera Ría Celestún.

“Comúnmente, en todos los lugares donde hablan de sustentabilidad, mencionan el ecoturismo como una de las actividades de bajo impacto que puede ayudar a desarrollar los lugares que están dentro de las reservas. El problema reside en cómo se lleva a cabo este ecoturismo, pues muchas veces sí genera un alto impacto ambiental”, advirtió Miguel Ángel.

También podría interesarte: Inspeccionan zonas de impacto ambiental en Quintana Roo

Mientras que en la temporada de baja afluencia turística suelen salir entre dos y cinco lanchas al día que generan un bajo impacto ambiental, en épocas de vacaciones existe la posibilidad de que hasta 80 lanchas den los viajes, ya sea por parte de las cooperativas o por parte de la dependencia paraestatal Cultur Yucatán (Patronato de las Unidades de Servicios Culturales y Turísticos.

Sin embargo, agregó el entrevistado, no hay ningún tipo de evaluación del alto impacto que en estas circunstancias pueda generarse. Uno de los aspectos sobresalientes en este sentido es la acumulación de residuos sólidos, que en algunas ocasiones pueden observarse en la ría o en el mar. 

“El ecoturismo se propone como una actividad que debía mejorar la calidad de vida de las personas, pero el problema ha resultado en que el bajo impacto por el que propugnaba no solo era en el ambiente sino también en el limitado número de contrataciones posibles y, por tanto, en las ganancias de los beneficiarios”, indicó.

Miguel Pinkus dijo que no se puede beneficiar a toda la comunidad con una actividad que no es tan redituable, y por eso plantea si esas propuestas son una realidad o una quimera: “¿Se está beneficiando realmente?, ¿se está beneficiando la calidad de vida a raíz de que se implementaron estos proyectos de ecoturismo”, preguntó el investigador.

Recalcó que también existen proyectos ecoturísticos que se quedaron en la fase de infraestructura, pero que nunca se sacaron adelante.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios