21 de Septiembre de 2018

Yucatán

Investigador de la Uady se ríe de descubridor de ciudad maya

Investigadores del INAH señalan que no se puede avalar la existencia de esa ciudad, ni la información presentada por el diario canadiense.

El sueño de William Gadoury es ir a la ciudad perdida, pero sabe que sería una expedición muy peligrosa y costosa. Investigadores de Yucatán desmienten el descubrimiento. (Foto tomada del sitio journaldemontreal.com/Martin Checalier)
El sueño de William Gadoury es ir a la ciudad perdida, pero sabe que sería una expedición muy peligrosa y costosa. Investigadores de Yucatán desmienten el descubrimiento. (Foto tomada del sitio journaldemontreal.com/Martin Checalier)
Compartir en Facebook Investigador de la Uady <i>se ríe</i> de <i>descubridor</i> de ciudad mayaCompartir en Twiiter Investigador de la Uady <i>se ríe</i> de <i>descubridor</i> de ciudad maya

Agencias
CIUDAD DE MÉXICO.- Hace unos días se informó que William Gadoury, de 15 años de edad, realizó un descubrimiento histórico en la península de Yucatán, lo que ha causado revuelo en las redes sociales del mundo.

El joven canadiense, que siempre sintió una fascinación por la civilización maya, se ha especializado en el tema y según él descubrió una nueva ciudad, que hasta ahora era desconocida por científicos e investigadores.

A través del Codex Maya, Gadoury encontró 22 constelaciones utilizadas por los mayas; comparó estas imágenes astronómicas, con fotografías satelitales y notó que las estrellas correspondían a 117 ciudades mayas. Hasta el momento ningún investigador había notado esto.

Después, el adolescente descubrió que la constelación número 23 correspondía a tres estrellas, pero no había ningún emplazamiento registrado en esa zona, por lo que según su teoría ahí debe haber una ciudad maya.

El adolescente llevó sus estudios a la Agencia Espacial de Canadá, que cotejó las imágenes y confirmó que efectivamente en esta zona hay una pirámide y alrededor de 30 edificios.

Formas geométricas, cuadradas o rectangulares, aparecen en estas imágenes, formas que difícilmente pueden ser atribuidas a fenómenos naturales", afirma el especialista en teledetección de la Universidad de Nouveau-Brunswick, Armand LaRocque, a Le Journal de Montreal.

Así es como William Dadoury de 15 años descubrió una ciudad maya y la nombró ‘K'áak' Chi', que en español significa: boca de fuego.

"No comprendía por qué los mayas habían construido sus ciudades lejos de los ríos, en terrenos poco fértiles y en las montañas. Tenía que haber otra razón, y como adoraban a las estrellas, se me ocurrió verificar mi hipótesis. Me vi sorprendido y entusiasmado al darme cuenta de que las estrellas más brillantes de las constelaciones correspondían a las mayores ciudades mayas", indicó Gadoury a Le Journal de Montreal.

La opinión de los expertos mexicanos

Por su parte, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) señaló que no se puede avalar la existencia de esa ciudad, ni la información presentada por el diario canadiense (Le Journal de Montreal).

Agregó que la teoría que plantea que los mayas construían ciudades a partir de constelaciones ha sido descartada por sus arqueólogos, así lo dijo al sitio Verne que es parte del portal de elpais.com

El mismo sitio entrevistó al profesor e investigador responsable del Laboratorio de Zooarqueología de la Facultad de Ciencias Antropológicas de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady) -de quien no menciona el nombre, pero que en la página web de la Uady aparece como Christopher M. Götz- quien mencionó:

“Los mayas no diseñaban ni sus ciudades, ni sus paisajes orientados en las estrellas. Lo hacían con base en factores tan mundanos como fuentes de agua y materias primas y disponibilidad de suelo utilizable para el cultivo ¿De qué iban a vivir, de la mirada al cielo?”.

Agregó “hay una gran cantidad de ciudades prehispánicas aún 'escondidas' en la selva a lo largo de Campeche, Quintana Roo y Yucatán, por lo que no me parece extraño que el niño hubiese encontrado algún sitio con ruinas al aplicar algún patrón al bosque o a ruinas existentes. Esto tiene que ver con la afluencia de contextos prehispánicos, más que con alguna fórmula ancestral o algo parecido”.

Investigadores mexicanos piden cautela y subrayan que el supuesto hallazgo no está comprobado

Héctor Hernández Álvarez, maestro en Ciencias Antropológicas especializado en Arqueología por la Universidad Autónoma de Yucatán, opina que la idea no es descabellada considerando la precisión de las observaciones astronómicas de los mayas.

"Actualmente, las nuevas tecnologías de percepción remota permiten identificar asentamientos o descubrir sitios que fueron ocupados por grupos humanos en el pasado. Lo que habría que comprobar es si esto realmente coincide con la idea de que las ciudades mayas fueron planificadas basándose en un cosmograma".

Otro experto entrevistado por el sitio Verne cree que el lugar donde el adolescente de 15 años encontró la estructura está muy cerca de Calakmul, Uxul y Tortuga, sitios mayas que se encuentran en el sur de Campeche.

“Esta es una zona amplia y extensivamente explorada desde la década de 1930 por numerosos investigadores mexicanos y no mexicanos" dijo el doctor Rafael Cobos Palma, miembro del Sistema Nacional de Investigadores y doctor en Antropología por la Universidad de Tulane en EU.

Agregó que “la peculiar propuesta de explicar la distribución espacial de asentamientos mayas se ha hecho en otras ocasiones y, claro, jugando y moviendo el plano celestial uno puede llegar a encontrar un sin-número de arreglos espaciales que se asemejan a lo humanamente hecho en nuestro planeta".

El doctor Cobos además señala que la ciencia se construye con investigación y si el joven canadiense quiere dar a conocer un hallazgo tan importante, debe ir a campo y comprobarlo.

"Si descubrir la ubicación de sitios arqueológicos, saber la altura de sus edificios y el área de extensión de sus asentamientos fuera una tarea fácil, entonces los arqueólogos no tendríamos que ir a campo e instituciones que apoyan la investigación. El trabajo de investigación científica de un arqueólogo es algo serio, muy serio" finalizó.

Un periódico de Canadá señaló que William Gadoury de 15 años descubrió una ciudad maya a la que nombró 'K'áak' Chi', que en español significa: boca de fuego. (Foto tomada de Le Journal de Montréal.)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios