25 de Septiembre de 2018

Yucatán

Despachos de cobranza no se aquietan

Las Sofomes se han convertido en sus principales usuarios para cobrar a morosos. Condusef ya registró 22 quejas contra por hostigamiento.

Los despachos de cobranza siguen amenazando a deudores, ahora en el interior del estado. (SIPSE)
Los despachos de cobranza siguen amenazando a deudores, ahora en el interior del estado. (SIPSE)
Compartir en Facebook Despachos de cobranza no se aquietanCompartir en Twiiter Despachos de cobranza no se aquietan

Agencias
MÉRIDA, Yuc.-  Las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Sofomes) se han convertido en los principales usuarios de despachos de cobranza, muchos de los cuales utilizan incluso la amenaza para lograr su fin, afirmó el delegado de la Condusef, René Tun Castillo.

En entrevista con Notimex, el representante de la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) destacó que el embargo es la principal amenaza de muchos despachos para cobrar créditos pendientes de pago, pese a que la ley prohíbe ese tipo de actos.

Explicó que las Sofomes son las que más recurren a estos despachos que incurren en amenazas contra los deudores, en especial para quienes viven en el interior del estado.

Las Sociedades Financieras, abundó, contratan a cualquier persona para el cobro de adeudos, pues carecen de una estructura especializada de cobro como los bancos.

Y es que los trámites para crear una Sofome no son tan engorrosos, pues pueden constituirse con dos personas, con un fondo de 50 mil pesos y su objeto final es otorgar microcréditos, de ahí la razón por la cual carecen de un sistema especializado de cobro, añadió.

Citó como ejemplo que de 22 quejas interpuestas ante la Condusef en Yucatán contra estos despachos, 10 de ellas son provenientes del municipio de Cuzamá contra uno en particular al que acusan de hostigar y amenazar al deudor.

Recordó que el pasado 7 de enero entró en vigor la regulación de despachos dedicados a la recuperación de cartera vencida, y pese al exhorto y estar sujetos a posibles multas de entre los 500 a dos mil 500 salarios mínimos, muchos insisten en hostigar y amenazar al deudor para obligarlo a pagar.

Cuando el despacho insiste en su postura de obligar al deudo a pagar de mala manera, pese a haber sido sancionado, entonces se abre la puerta para que pierda su registro.

Aclaró que no pueden actuar por oficio, por lo que es necesario que la gente acuda a las oficinas de la Condusef o interponga una queja vía electrónica, ya que nos ayudará a evitar la mala actuación de despachos, pero también de bancos cuando cometen irregularidades.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios