20 de Septiembre de 2018

Yucatán

Fomentan peculiar devoción de acción de gracias en Monjas

Decenas de familias llegaron al Templo Expiatorio de Nuestra Señora de la Consolación para la bendición de alimentos y agua.

Una fiel devota haciendo oración en el Templo de Monjas. (Milenio Novedades)
Una fiel devota haciendo oración en el Templo de Monjas. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Fomentan peculiar devoción de acción de gracias en MonjasCompartir en Twiiter Fomentan peculiar devoción de acción de gracias en Monjas

Jesús Mejía/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- La bendición de los alimentos fue uno de los actos litúrgicos que formaron parte de la Semana Santa, en la que decenas de familias colmaron el Templo Expiatorio de Nuestra Señora de la Consolación de canastas repletas frijol, harina de maíz, aceite, leche y huevos de Pascua.

Previo a la liturgia alusiva a la Resurrección y la celebración de La Pascua, familias acudieron al céntrica iglesia con sus canastas de mimbre o plástico, cacerola o bandejas, así como bolsas con frutas, verduras y artículos perecederos para recibir la bendición y el agua bendita.

El párroco del Templo las Monjas, Marcin Pavel, promovió la peculiar visita de amas de casa con los alimentos que comparte con su familia, como una acción de gracias a Dios y para recibir la bendición a fin de que nunca falten en el hogar.

En las canastas y recipientes, muchos de ellos adornados con papel crepé o china de diversos colores, llevaron también leche, aceite, paquetes de harina de maíz, frijol, arroz y otros productos básicos.

Muy a la alcurnia yucateca, hubo mestizas que llevaron sus palanganas con chaya, chile habanero, frijol, camote y otros productos propios de estas tierras para recibir el agua bendita.

Más fiel a la tradición de La Pascua hubo quien llevó los huevos de chocolate o dulce, otros forrados con papel de vistosos colores y figuras, así como figuras de cordero de dulce en alusión al Cordero de Dios.

El padre del Templo de las Monjas recibió a los feligreses con sus canastas de alimentos, ofreció una oración y roció todas con agua bendita, en un acto singular dentro de las conmemoraciones de la Semana Mayor.

Entre los católicos se acostumbra bendecir la mesa con la siguiente oración: “Padre, ahora que vamos a disfrutar estos alimentos, llénanos con el espíritu de la gratitud”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios