19 de Octubre de 2018

Yucatán

Necesidad de fortaleza en el vínculo familiar

Investigador de la UNAM destaca que estudios en diferentes países revelan que la ausencia de alguno de los padres desemboca en problemas sociales.

El investigador Fernando Pliego Carrasco en Salvemos una Vida. (Juan Albornoz/SIPSE)
El investigador Fernando Pliego Carrasco en Salvemos una Vida. (Juan Albornoz/SIPSE)
Compartir en Facebook Necesidad de fortaleza en el vínculo familiarCompartir en Twiiter Necesidad de fortaleza en el vínculo familiar

Coral Díaz/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Bajo la conducción de Alis García y Esperanza Nieto, el programa radiofónico Salvemos una Vida recibió al titular del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Fernando Pliego Carrasco, para abordar el tema de la familia y cómo mantenerla sólida frente a los problemas que se suscitan a su alrededor y provocan la desintegración.

Cabe señalar que el experto realiza un estudio sobre la familia en México, que busca dar una explicación a lo que pasa con la unidad tradicional de México y los cambios que está sufriendo.

El investigador, egresado del Colegio de México A.C, quien visitó Mérida para ofrecer una conferencia, señala que la investigación se basa en recopilar los estudios que se han realizado sobre la importancia de la familia, para resolver muchos problemas sociales en 13 países.

Son estudios realizados en Canadá, Estados Unidos, México, Perú, Colombia, Chile, Brasil, España, Gran Bretaña, Holanda, Noruega, Japón y Australia, los cuales están basados en encuestas y se encontró que había relaciones muy estrechas entre los problemas de la familia y el aumento de temas como la delincuencia juvenil, el consumo de drogas, los embarazos adolescentes y la deserción escolar.

“En concreto uno de los resultados del estudio señala que cuando los niños y las niñas no viven con papá y mamá aumenta el doble la deserción escolar; hay un estudio en México muy importante realizado por la Universidad Iberoamericana donde se hizo el seguimiento de 8 mil hogares y se encontró que cuando se separaba el papá y la mamá aumentaba a más del doble la deserción escolar”, puntualizó.

Respecto a la violencia familiar, en las unidades con papá y mamá casados que se separan, aumentan también los actos de violencia hacia los hijos

Mencionó que en Noruega hay una investigación donde hicieron un seguimiento de todos los muchachos que habían nacido en 1982, unos 50 mil, qué actos delictivos habían cometido y encontraron que cuando vivieron con papá y mamá un nueve por ciento habían cometido delitos.

Cuando vivían sólo con la mamá o su familia se había reconstituido, es decir había un padrastro o una madrastra, aumentaba a 21 por ciento, más del doble de los muchachos que cometían delitos.

“Y estamos hablando de Noruega, una sociedad con mayor nivel de bienestar en el mundo, buenas escuelas, buenos centros culturales, deportivos, la pobreza es muy baja, aumentaban más del doble los actos delincuenciales de los jóvenes, robo en viviendas, asaltos en la calle, venta de drogas”, refirió.

De esta manera, dijo que esto refleja que los muchachos y las muchachas necesitan de papá y mamá, pero cuando no están los problemas se incrementan, porque el cuidado de los hijos se vuelve más difícil.
“Cuando la mamá está sola, cuidar a los hijos es notoriamente más difícil porque aparte de cuidarlos hay que proveer y la educación es más difícil, no quiere decir que haya mamás que no lo resuelven, sí hay, pero muchas otras no lo logran”, comentó.

Dijo que hay familias con papá y mamá con problemas de consumo de drogas, delincuencia, deserción escolar, pero cuando no viven con papá o mamá aumenta más, una constante, sea la cultura que sea, el idioma que sea y el nivel económico que sea.

Pliego Carrasco destacó que respecto a la violencia familiar, en las unidades con papá y mamá casados que se separan, aumentan también los actos de violencia hacia los hijos.

No necesariamente hechas por los papás, pero están inmersos; como ejemplo la Encuesta Nacional de la Juventud que se aplicó la última vez en el 2010 en el país, muestra que la experiencia de abuso sexual crece cinco veces en casos de niños que no viven con papá y mamá.

Alis García mencionó que cuando una pareja está pasando por una problemática tan fuerte como llega a ser un divorcio o una separación emocionalmente, tanto la mujer como el hombre están tan afectados que no piensan prepararse para sacar adelante a sus hijos y por un lado se vuelven egoístas por lo que ellos están pasando y si no llegan a acuerdos es peor, pero no se dan cuenta de cómo eso impacta a los hijos.

Mencionó el caso de una jovencita, guapa, excelente estudiante a nivel preparatoria y que acabó suicidándose debido a estas circunstancias.

En este sentido, el especialista subrayó que entre los estudios de suicidios de menores de edad hay una asociación entre problemas entre papá y mamá, y es que lo que muestran las investigaciones es que la principal fuente del apoyo emocional, la principal terapeuta de la familia es la mamá, pero esa terapia la mamá la hace mejor cuando tiene a un esposo estable.

“Porque al tener un matrimonio estable y cooperativo de justo y equitativo se puede organizar mejor el tiempo de ser papá y mamá y entonces hay mucha mayor capacidad para transmitir bienestar”, recalcó.

Esperanza Nieto pidió al invitado realizar algunas recomendaciones al auditorio para que esta situación cambie y las familias crezcan con la suficiente madurez tanto emocional, física y mental y la sociedad funcione otra vez con equilibrio.

En este tenor, Pliego Carrasco dijo que los niños y las niñas, los adolescentes, necesitan el querer de un papá, de un hombre ,y el querer de una mujer, de una mamá.

“Porque es esa forma particular de las emociones de la mujer y del hombre que al relacionarse de una manera cooperativa, en términos generales, porque eso no quiere decir que hayan conflictos, desavenencias se refleja en un enriquecimiento de la experiencia y de la educación de los hijos”, enfatizó.

Expuso que los jovencitos necesitan aprender a manejar su tendencia fácil a resolver las cosas, porque el ciclo emocional de los hombres es muy diferente al de las mujeres, tienden a resolver sus problemas de una manera más puntual, en cambio las mujeres el interior es mucho más fuerte y es una inteligencia más subjetiva de las palabras, de las sensaciones.

“Ese complemento de esas dos inteligencias emocionales es lo que da la riqueza de la personalidad seamos hombre o mujer”, manifestó.

Asimismo dijo que cuando surge una separación es importante buscar el apoyo para superarlo, también los que son papá y mamá y están casados siempre es mejor prepararse buscando los recursos, el apoyo, la terapia para sobreponerse ante los riesgos que se corren.

Alis García recordó que en Salvemos una Vida se cuenta con un taller de manejo de emociones, donde se ha visto que la gran problemática del ser humano, sea hombre o mujer es que no maneja sus emociones, se deja manejar por sus emociones.

El analista comentó que es muy famoso el libro de inteligencia emocional de Daniel Goleman y que lo que le falta es señalar que hay una inteligencia emocional de la mujer y una del hombre y que tienen una dinámica diferentes que requiere aprender a interrelacionarse.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios