18 de Noviembre de 2018

Yucatán

'Maestra, los Globetrotters no saben hablar'

Flip y Hacksaw conviven con internos del albergue meridano y hacen del basquetbol el lenguaje común.

Flip y Hacksaw, de los Harlem Globetrotters llegan al Caimede, donde causaron asombro de los niños. (Notimex)
Flip y Hacksaw, de los Harlem Globetrotters llegan al Caimede, donde causaron asombro de los niños. (Notimex)
Compartir en Facebook 'Maestra, los Globetrotters no saben hablar'Compartir en Twiiter 'Maestra, los Globetrotters no saben hablar'

Agencias
MÉRIDA, Yuc.- Las figuras de los Harlem Globetrotters, Flip y Hacksaw hicieron felices este miércoles a decenas de niños en desamparo, con quienes convivieron e hicieron del basquetbol el lenguaje común entre ellos.

Desde su llegada al Centro de Atención Integral al Menor en Desamparo (Caimede), donde viven 271 niñas, niños y adolescentes, los jugadores provocaron admiración por su altura y su habilidad de girar el balón sobre un dedo mientras caminaban.

“¿Vamos a jugar cinco contra sólo dos?”, se preguntaba Martín, uno de los adolescentes que autoridades locales habían elegido para el "desequilibrado encuentro", que al final no se llevó a cabo porque la rutina de los basquetbolistas estadounidenses sería otra.

La potente voz de Hacksaw irrumpió en la pequeña cancha del inmueble, y fue Miguel, un joven en sillas de ruedas y con diversas limitaciones cognoscitivas el primer elegido para convertirse en un “globetrotters”.

Cada uno de los jugadores hizo girar el respectivo balón que llevaban y lo pusieron sobre los dedos índices de sus manos, logrando gran equilibrio que provocó el aplauso y un "wow" colectivo de los presentes.

Ahora, dijo Hacksaw en inglés, quiero que vengan cuatro niños, sin una respuesta inmediata por parte de los menores, quienes luego de unas señas pudieron saber que la invitación era a cuatro niños para un juego.

"Maestra, esos señores no saben hablar", expresó uno de los niños espectadores, mientras la profesora que los cuidaba le hacía la aclaración de que sí sabían hablar pero en inglés, de inmediato vino la traducción y con ello los niños se levantaron con el deseo de participar.

"Yo maestro, yo. A mi, maestro, yo quiero pasar", solicitaban los niños, aunque "Pablito" de unos 3 años, fue el primero en ser elegido, seguido de otros dos varones e "Isabel", quienes demostraron sus habilidades "innatas con la pelota", pasándosela por la espalda y bajo los pies.

Las niñas demostraron que también son poseedoras de habilidades, por lo que lograron por un tiempo sostener los balones sobre un dedo índice de la mano, ante el aplauso de sus compañeros deseosos de ser los siguientes elegidos.

Sin embargo, "Pedro" tuvo ese honor y luego de unas clases básicas para tiros de corta distancia y un tiro fallido, logró encestar y con ello el aplauso, que poco interesó replicar a "Lupita", una niña con síndrome Down y en su lugar prefirió abrazar y besar a los invitados, a los que llamaba papá o mamá, según el caso.

El anuncio de una foto colectiva fue el llamado para que niñas y niños invadieran la cancha y corrieran a ubicarse en el piso para salir en la foto junto a las estrellas del legendario equipo de estrellas-jugadores.

Los abrazos a las piernas y cuando mucho a la cintura de Flip y Hacksaw cesaron cuando una voz anunció que las estrellas darían autógrafos.

Los menores de inmediato ofrecieron lo único que tenían a mano: su calzado, pues las ropas "se cuidan y no se pintan", advirtió una de las maestras.

Poco importó esto a "Javier" quien pidió a señas a Flip que le plasmara su firma en la playera que llevaba el adolescente, pero la propuesta le fue negada porque ésta era de color negro, igual que el plumón con el que se estampaba los autógrafos.

"Adiós papá", gritó "Lupita" a Hacksaw cuando éste se retiraba, sin que en apariencia lo entendiera y oyera, en medio del bullicio de los niñas, niños y adolescentes que trataron de seguir a las estrellas, pero al mismo tiempo recordaron que existe una puerta que no se cruza, a menos que sea con los nuevos papás.

"Estoy muy feliz, muy feliz, muy feliz", expresa "Miguelito", mientras asegura que "a mi me gusta mucho este juego, y al rato voy a hablar con la directora, al rato la voy a ir a ver para que yo vaya con ellos a verlos jugar".

Y es que éste día, solo 100 niñas, niños y adolescentes del Caimede -los más grandes- podrán ver jugar al equipo completo de los Harlem Globetrotters, en una de las dos presentaciones de este equipo de fantasía con que cerrarán una gira de dos días por Yucatán.

Al finalizar se estima que unas 20 mil personas los habrán visto jugar de manera gratuita, bajo el auspicio del gobierno del estado y como parte de las actividades para celebrar la reinauguración del Poliforum Zamná y de diversas áreas del complejo deportivo Kukulcán.

(Con información de Notimex)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios