19 de Diciembre de 2018

Yucatán

Guardan universidades y empresas de Yucatán "secretos" tecnológicos

Institutos educativos buscan reforzar la vinculación de ideas convertidas en negocio, o bien, impulsar a las empresas-universidades.

Los conocimientos adquiridos en las aulas son aplicados por los alumnos de diversas universidades para impulsar a las empresas de la localidad y generar mayor desarrollo económico. (Milenio Novedades)
Los conocimientos adquiridos en las aulas son aplicados por los alumnos de diversas universidades para impulsar a las empresas de la localidad y generar mayor desarrollo económico. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Guardan universidades y empresas de Yucatán "secretos" tecnológicosCompartir en Twiiter Guardan universidades y empresas de Yucatán "secretos" tecnológicos

Iván Duarte/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Mediante acuerdos en secreto o pactos públicos con empresas, las universidades de la entidad entran poco a poco a una nueva era: de transferencia tecnológica.

Con ello, estos institutos educativos buscan reforzar la vinculación de ideas convertidas en negocio, o bien, impulsar a las empresas-universidades.

Este tipo de convenios favorece el desarrollo empresarial y afianza el aprendizaje de alumnos, ya que la transferencia del conocimiento, a través de medios tecnológicos físicos o de sistemas de procesos, se aplica en las compañías para mejorar sus procedimientos internos o para impulsar una nueva idea de negocio.

Las universidades Autónoma de Yucatán (Uady), Tecnológica Metropolitana (UTM) y Anáhuac Mayab, e instituciones como el Centro de Investigaciones Científicas de Yucatán (CICY), desde hace algunos años aplican estrategias para consolidar este nuevo esquema de servicio.

Para ello, estos organismos han optado por estrechar lazos con las empresas de manera pública, pero también en secreto.

De acuerdo con el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) existe gran interés de las instituciones de educación superior o de investigación por generar marcas y patentes, pero también por acuerdos de confidencialidad con empresarios.

Jesús Vega Herrera, delegado del IMPI en el sureste, reveló que existe transferencia de conocimientos que es manejada como secreto industrial, por lo cual no es registrada.

“Los únicos que saben de su existencia son los firmantes, es decir, la empresa y la institución de educación o el centro de investigación; esto se da mediante la firma de pactos de no revelación o de confidencialidad”, detalló.

El funcionario indicó que el CICY y la Uady tienen alta actividad con el sector empresarial en cuanto a patentes, mientras que en el caso de innovaciones, como procesos, destacan los acuerdos de universidades como la Anáhuac Mayab y la UTM.

Pero el sector empresarial de Yucatán tiene otra opción de hacer negocios, aunque continúa sin hacer “clic”, ya que algunos temen experimentar e invertir en nuevas tecnologías, como reconoció la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Aunque el término transferencia tecnológica parece nuevo, tiene al menos cinco años que existe en la legislación, pero apenas hace dos años que empezó a ser conocido en la región.

Mientras tanto, las universidades aún trabajan en abrir ventanillas u oficinas de transferencia, y en convertirse en la que mejor propuesta tecnológica ofrezca, que sean sucesoras de las incubadoras de negocios.

En este transitar hacia la era del negocio del conocimiento, tanto empresas como universidades protegen ante el IMPI sus inventivas cuando no saben si la idea puede ser víctima de plagio, ilícito lo que las hace recurrir a pactos de no revelación y confidencialidad.

Sistemas de cómputo, desarrollo de software, artículos, procesos de tecnología aplicada para energías renovables y sistemas de cálculos automatizados son los principales objetivos de desarrollo de universidades para hacer negocio.

La UTM impulsará a las panificadoras del Estado

Alumnos de la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTM) asistirán técnica, administrativa y financieramente a 25 empresas de la industria panificadora con miras a impulsar la competitividad de las micro y pequeñas empresas (MiPymes).

Estas empresas son el espacio generador de mayores volúmenes de empleo, por lo que consideró prioritario apoyarlas e incentivarlas para incrementar su eficiencia y competitividad, de modo que ese plan representa una oportunidad para las panificadoras para que, mediante el acompañamiento universitario, mejoren su posición en el mercado local.

Se trata de un plan piloto, que luego se extenderá a otras ramas de la producción y de los negocios familiares, en un esquema que apunta hacia el futuro y que le dará grandes espacios de solidez al modelo de innovación, de transferencia tecnológica y de fortalecimiento en su eficiencia a las MiPymes de la entidad.

El subsecretario de Fomento Económico, Joaquín Mier y Terán Puerto, dijo que son 25 empresas de la industria de la panificación que recibirán asistencia tecnológica y asesoría para el mejoramiento de sus procesos producción, administración y comercialización.

El convenio se firmó en días pasados entre el rector de la UTM, Ricardo Bello Bolio, y la delegación local de la Cámara Nacional de la Industria de la Panificación (Canainpa).

Detalló que el plan desarrollado en el marco del Sistema de Investigación, Innovación y Desarrollo Tecnológico (Siidetey) recibe de financiamiento cuatro millones de pesos, producto de aportaciones del Gobierno estatal y Conacyt, y se trabaja en colaboración con la Facultad de Contaduría y Administración de la Uady y el Inifap.

Dijo que entre los productos que se obtendrán del proyecto se encuentran una plataforma informática para conocer la oferta tecnológica transferible por las instituciones pertenecientes al Siidetey.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios