19 de Septiembre de 2018

Yucatán

Guardianes celestiales en tumbas de Yucatán

Se cree que poner siete ángeles en una sepultura ayuda al fallecido a pasar al cielo, tras pagar sus pecados en el purgatorio.

Esta es una de las tumbas que tiene 7 ángeles, así como un Cristo, en el panteón de Dzilam González. (Jorge Moreno/SIPSE)
Esta es una de las tumbas que tiene 7 ángeles, así como un Cristo, en el panteón de Dzilam González. (Jorge Moreno/SIPSE)
Compartir en Facebook Guardianes celestiales en tumbas de YucatánCompartir en Twiiter Guardianes celestiales en tumbas de Yucatán

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Cada panteón guarda sus propias leyendas y tradiciones. Recientemente acudí al cementerio del municipio de Dzilam González para hacer un recorrido y corroborar algunos casos que la misma gente de esta localidad me había platicado y descubrí una tumba que me llamó la atención.

Esto, debido a que, encima del sepulcro había siete esculturas de ángeles que rodean una cruz con un Cristo; no sé si los familiares del difunto lo hicieron con intención o sólo se trató de una casualidad, pero esto tiene un significado, al menos para algunos habitantes de Quintana Roo como, por ejemplo, los del municipio de José María Morelos:

De acuerdo con lo que me han platicado, y que también se ha publicado en libros, se dice que a principios del siglo XIX se tenía la costumbre de poner cierta cantidad de ángeles en las tumbas de quienes fallecían, dependiendo de cómo se habían comportado en vida.

Si el difunto había sido una buena persona, no era necesario colocar nada más que la tradicional cruz en la tumba, pero si había sido mala persona, se le ponían encima una, dos, tres o hasta siete esculturas de ángeles, los cuales serían los encargados de ayudarlo a cruzar al cielo, en caso de que tuviera que pagar algunos pecados en el purgatorio.

A mayor cantidad de ángeles, se supone que eran mayores los pecados que hubiera tenido en vida, pero no se podía pasar de siete (si no imagínese la tumba del rico del pueblo, en caso de haberse portado mal le habrían enterrado con toda una legión o ejército de ángeles).

Quiero aclarar que con esto que menciono, no afirmo que la tumba que vi en Dzilam González hubiera sido de una persona mala ni le estoy levantando falsos, a lo mejor, solamente lo hicieron por otros motivos y sin el conocimiento de esta leyenda.

En mis diez años de carrera en la investigación paranormal he visitado más de 170 panteones en todo el sureste del país y son contados los casos donde he visto los siete ángeles, pudiera ser que la tradición ya se esté extinguiendo, que los familiares consideren a sus difuntos buenas personas o de plano, debido a la crisis, no hubieran tenido presupuesto para mandar a hacer o comprar siete esculturas de ángeles.

Aunque en ocasiones el dinero no era pretexto, pues hace algunos años vi una antigua tumba en el cementerio de Tizimín, donde había, en efecto, siete ángeles, pero hechos de cemento de una forma muy rústica y medían si acaso diez centímetros cada uno. Posiblemente, la familia del difunto quería que a como diera lugar éste se “salvara” del “fuego eterno”, o bien, que la gente viera la clase de “fichita” que fue en vida.

No cabe duda que estas tradiciones, muchas de las cuales están a punto de perderse por la falta de difusión, son muy interesantes, más adelante platicaré de otros casos que ocurren en los cementerios yucatecos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios