19 de Septiembre de 2018

Yucatán

Haciendas yucatecas, un patrimonio en deterioro

El Estado cuenta con el mayor número de predios de este tipo en el país, muchas de ellas en el completo abandono resultado de la modernización.

Las haciendas son parte del tesoro cultural de Yucatán, por lo que su rescate es de suma importancia. En la imagen la escalinata de una hacienda de exquisita hechura. (Milenio Novedades)
Las haciendas son parte del tesoro cultural de Yucatán, por lo que su rescate es de suma importancia. En la imagen la escalinata de una hacienda de exquisita hechura. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Haciendas yucatecas, un patrimonio en deterioroCompartir en Twiiter Haciendas yucatecas, un patrimonio en deterioro

Jesús Mejía/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- En Yucatán existen más de 800 haciendas edificadas en tres siglos, la mayoría en situación de deterioro y abandono, lo que constituye una reserva patrimonial histórica y cultural, la más grande de su tipo en el país, consideró la experta en el tema, Blanca Paredes Guerrero.

Con doctorado en el tema de las haciendas de Yucatán, la investigadora lamentó la suerte de la mayoría de esas unidades económicas, que condensan y reflejan la historia y la cultura del Estado, por lo que tienen carácter de patrimonio cultural.

Reconoció que no existe inventario exacto de las haciendas, salvo uno que inició en el que identificó unas 320, las cuales están registradas en el Atlas de Procesos Territoriales de 1999, editado por la Facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady).

Con el tiempo, instalaciones como desfibradoras, talleres, áreas de cultivo y otros asentamientos se desarticularon y se crearon otras unidades económicas, de tal forma que se multiplicaron las haciendas hasta alcanzar menos de 800, explicó.

Investigadora de la Uady lamenta la suerte de la mayoría de las antiguas edificaciones que reflejan la historia de Yucatán

En entrevista, destacó que ese tipo de inmuebles en Yucatán es el más numeroso del país, ya que las haciendas del norte son menor en número, pero de grandes extensiones, que abarcaban prácticamente un estado.

Explicó que las haciendas son en sentido estricto unidades económicas edificadas desde finales del siglo XVIII como centros maiceros-ganaderos que en muchos casos se transformaron en henequeneros entre el siglo XIX y principios del XX.

Dichos asentamientos fueron abandonados durante el siglo XX como resultado de la migración a las ciudades y la época de la “modernización”, pero a partir de los noventa se inició un proceso de intervención y rescate con fines empresariales, que a la fecha ha abarcado menos de un centenar de haciendas.

Su importancia radica en que algunas están colocadas en basamentos mayas, ostentan arquitectura colonial y de los últimos tres siglos con asentamientos humanos que reflejan un mosaico de estilos arquitectónicos y una forma de vida propia de gran valor cultural, puntualizó. 

La declaración a 20
  • De las 56 haciendas existentes en el municipio de Mérida, 20 fueron declaradas en 1996 y 1997 Zonas de Patrimonio Cultural para ser intervenidas y conservadas.

Concentra Mérida joyas culturales de tres siglos

Por otro lado, Mérida concentra 56 haciendas o unidades económicas, las cuales representaron en tres siglos el eje económico de la región peninsular, y hoy forman el patrimonio cultural de su tipo más grande del Estado, pero requieren de la intervención y el rescate de sus propietarios.

La subdirectora de Patrimonio Cultural de la Dirección de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Mérida, Laura Sáenz, expuso lo anterior y recalcó la importancia histórica de ese acervo, que permitió al Cabildo de Mérida considerar en 1996 y 1997 a 20 haciendas como Zonas de Patrimonio Cultural.

Autoridades no descartan saqueos y traslado de piedras o partes para la edificación de bardas

La funcionaria reconoció que la mayoría están abandonadas y deterioradas por el paso del tiempo, e incluso no descartó saqueos y el traslado de piedras o partes para la edificación de albarradas o edificaciones aledañas.

Laura Saénz, experta en patrimonio cultural, aceptó que no existe un plan de rescate oficial, por lo que planteó la necesidad de trabajar en una estrategia de rescate similar al programa de fachadas, en la que los propietarios pagan los materiales y el ayuntamiento pone la mano de obra.

Respecto de las 20 elegidas como Zonas de Patrimonio Cultural, se indicó en la iniciativa que “la mayoría conserva sus características arquitectónicas y constructivas, que el 50 por ciento de dichos sitios patrimoniales necesita restauración y reconstrucción por manifestar deterioro físico y el restante sólo requiere mantenimiento”.

Mérida tiene un pasado memorable en las haciendas, dijo la entrevistada, quien resaltó el valor histórico y cultural de dichos inmuebles que deben protegerse y preservarse porque son parte del patrimonio de los meridanos.

Signo de dólares a tesoros inmobiliarios

Menos de cien haciendas yucatecas han sido rescatadas del proceso de deterioro y abandono, y hoy forman parte del mercado inmobiliario internacional con precios que oscilan entre los 260 mil dólares (3.3 millones de pesos), “los más económicos” y los que rondan los 10 millones de dólares (casi 130 mdp).

Con la arquitectura y el entorno rural que los caracteriza, las haciendas que reúnen en su forma y contenido la herencia de más de tres siglos como espacios, primero del desarrollo maicero y luego del henequenero, hoy se ofertan como empresas o negocios del sector servicios.

Una de las haciendas con mayor valor comercial es el de Katanchel o “Palacio de la Selva”, de 299.7 hectáreas, restaurada y “de prístina selva tropical repleta de exótica vida silvestre”, ubicada en la carretera Chichén Itzá-Uxmal, que se ofrece en 10 millones de dólares, o sea, en 129.6 millones de pesos.

Precios de edificios rescatados alcanzan entre los 3.3 y los 130 millones de pesos

Con sus estancias, recámaras, baños, piscinas, cavas y capilla, que constituyen el núcleo principal de sus construcciones, las haciendas son ofertadas con grandes extensiones de montes, huertos, cenotes y áreas de caballería y cultivos con sistemas de riego.

De “sofisticado equilibrio entre tradición y modernidad, que combina con el lujo y el confort de las comodidades modernas, un paraíso estructural en medio de la naturaleza”, la Hacienda Chuntuac, al sur de Mérida, de 82 hectáreas, se ofrece en 3.9 millones de dólares (51.1 millones de pesos).

Ofertados como “edificios majestuosos y espaciosos pabellones privados instalados en jardines tropicales”, la Hacienda San José Poniente, entre Tahmek y Hoctún, de 40 ha, con 400 árboles de limón y naranjas, siete pozos y mil metros de tubería de riesgo se vende en 3.2 millones de dólares (42.1 mdp).

También se ofrecen haciendas “económicas” como la Henequenera (km 4 de la carretera Cacalchén-Hoctún) de 10 hectáreas con capilla, chimenea, bodegas, dos norias y ocho pozos a 260 mil dólares (3.3 mdp) o la de “San José” de 218 ha ubicada entre Mérida y Villa de Campeche, a 295 mil dólares (3.8 mdp). 

Una hacienda “semiderruida” como la de San José Kiba, de dos hectáreas, en Cholul, con noria, canales de riego, tres pozos, “ideal para hotel boutique o complejo privado residencial” también tiene alto valor en el mercado: 750 mil dólares (9.7 millones de pesos).

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios