12 de Diciembre de 2017

Yucatán

Harán reality de estudios en el cráter de Chicxulub

Explica Ligia Pérez Cruz, doctora en Oceanografía Geológica e investigadora de la UNAM, cómo se integró al equipo de trabajo.

Esperamos que tengamos una producción de artículos científicos a la brevedad posible, resultado de  la misión, declaró Ligia Pérez Cruz, única mujer del equipo de científicos mexicanos de la Misión 364 hacia el centro del cráter de Chicxulub. (Milenio Novedades)
Esperamos que tengamos una producción de artículos científicos a la brevedad posible, resultado de la misión, declaró Ligia Pérez Cruz, única mujer del equipo de científicos mexicanos de la Misión 364 hacia el centro del cráter de Chicxulub. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Harán reality de estudios en el cráter de Chicxulub Compartir en Twiiter Harán reality de estudios en el cráter de Chicxulub

Cecilia Ricárdez/Mérida
MÉRIDA, Yuc.- El  avance de la Misión 364, la cual tiene como objetivo la perforación submarina del cráter de Chicxulub para fines de investigación y conocer, entre otros temas, cómo se dio la recuperación del sistema en el proceso evolutivo tras la extinción causada por el impacto del meteorito, se informará diariamente y hasta con contenido en tiempo real para que medios de comunicación y sociedad conozcan la labor de los científicos involucrados.

La expedición sobre el lecho marino se puede consultar los avances en el sitio www.mision364.com y las cuentas de Facebook y Twitter del Consorcio Europeo de Perforación para la Investigación Oceánica (Ecord, por sus siglas en inglés). 

Lo anterior se dio a conocer en rueda de prensa que ofrecieron Raúl Godoy Montañez, secretario de Investigación, Innovación y Educación Superior (Siies);  Ligia Pérez Cruz, investigadora del departamento de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México, y Zeus Mendoza, enlace entre la misión y la dependencia para difundir los datos y hallazgos de este proyecto.

En el encuentro se anunció el lanzamiento del sitio www.mision364.com, en el cual se precisan detalles técnicos de la plataforma de perforación, los expertos que participarán y datos enfocados para el público en general y niños, para una mejor comprensión. 

La misión abarca operaciones de perforación, recuperación de núcleos de roca y registros de la expedición, penetrando más allá del lecho marino hasta alrededor de mil 500 metros para retroceder en el tiempo, hasta el momento del impacto y formación del cráter. Para ello se utilizará la plataforma de perforación “Myrtle” y barcos de apoyo. En esta cubierta se colocarán distintos contenedores que servirán como laboratorios temporales con equipos e instrumentos especializados para llevar a cabo registros y mediciones.

El fin es profundizar en el conocimiento sobre la formación de cráteres por impacto en la Tierra y en otros planetas, y sobre sus efectos ambientales y ecológicos. También conocer cuáles fueron las condiciones de la vida marina en la zona después del impacto

En la investigación sobre la plataforma, participarán 30 científicos de diferentes países, de los cuales hay tres mexicanos: el geofísico Jaime Urrutia Fucugauchi, de la UNAM,  uno de los líderes del grupo de investigación multidisciplinario internacional, así como Ligia Pérez Cruz  y Mario Rebolledo Vieyra. La participación será en dos grupos: en la primera etapa trabajarán 12 expertos durante 35 días, y el resto en los siguientes 30 días, la misión tendrá una duración total de 65 días, a partir del jueves 14. Un día antes, líderes del proyecto ofrecerán una rueda de prensa.

Divulgación científica y escolar

Raúl Godoy dijo que con este trabajo científico la atención hacia Yucatán se incrementa en materia de divulgación de la ciencia y cultural, porque es una oportunidad para difundir la relevancia de la labor de investigación y a la vez, que la sociedad conozca datos relacionados, como que el anillo de cenotes es producto del proceso evolutivo generado por el meteorito.

Para este fin también se vincularán con escuelas, colocando carteles sobre el proyecto y se está afinando el plan de replicar la exposición sobre el cráter de Chicxulub que se encuentra en la biblioteca del Parque Científico, para que una versión adaptada se presente en las instituciones educativas de manera itinerante.

Ligia Pérez Cruz aclaró que la perforación no tiene fines de exploración petrolera, así que no afectará al ecosistema ni a la pesca.

“Queremos entender que pasó después del impacto y la extinción de los dinosaurios y del 75 por ciento de la biodiversidad y cómo se recuperó… También estamos interesados en saber que sucedió en el Paleoceno Eoceno (la etapa después de la extinción, 10 millones de años), cuando hubo un calentamiento global, esto es análogo con lo que sucede actualmente, propiciado por el efecto invernadero, igual que en esa etapa, pero que ese caso era por metano  y ahora por un agente interno. De esta manera nos ayudaría para hacer modelos predictivo para saber qué se puede esperar”, abundó.

Las muestras extraídas (núcleos) se llevarán  a un repositorio en la Universidad de Bremen, Alemania, en cuyos laboratorios continuarán los análisis, esto en septiembre y  ahí se reunirán los 30 científicos de la misión. El reto es tener el resultado en menos de un año. Parte de las muestras serán llevadas a la Universidad de Texas y se prevé que también se traigan piezas a Yucatán para el Museo del Cráter.

'Es una gran responsabilidad'

Ligia Pérez Cruz, doctora en Oceanografía Geológica e investigadora del Instituto de geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México, es la única mujer en el equipo de científicos mexicanos de la Misión 364 hacia el centro del cráter de Chicxulub. 

En entrevista, dijo que es un honor y una responsabilidad para su género y comunidad científica formar parte de una expedición histórica, que tratará de responder interrogantes sobre lo que pasó tras el impacto del meteorito hace 66 millones de años.

“Es un gran compromiso al nivel de género, científica y mexicana, es una gran responsabilidad. Esperamos que tengamos una producción de artículos científicos a la brevedad posible, resultado de  la misión”, dijo y explicó que su participación fue derivada de una convocatoria en la que envió una carta de interés explicando el por qué quería formar parte del proyecto que desde México lo han impulsado Jaime Urrutia Fucugauchi, de la UNAM y Mario Rebolledo-Vieyra, del Centro de Investigaciones Científicas de Yucatán. 

“Además detrás, de nosotros hay un equipo de científicos de la UNAM, de la Comisión Federal de Electricidad, del Instituto Mexicano del Petróleo, que quieren tener accesibilidad a las muestras y a través de nosotros podrán conocerlo, es decir material para producir conocimiento en diferentes áreas”, abundó.

Ligia es investigadora de la Universidad, desde hace 11 años e imparte clases sobre paleobiología, y taller paleooceanografía y paleoclima. Como parte del equipo de científicos de la misión 364, formará parte de los primeros 12 que subirán a la plataforma de perforación y allí permanecerá 35 días, en los cuales de manera diaria subirá datos y material audiovisual para alimentar la página www.mision364.com para difundir los avances del proyecto.

De igual manera la doctora ha colaborado en iniciativas de difusión de la ciencia con 
con la Secretaría de Investigación, Innovación y Educación Superior de Yucatán y en 2013 participó como asesora científica junto a Jaime Urrutia Fucugauchi y Arcadio Poveda Ricalde, investigador emérito del Instituto de Astronomía para el montaje “Chicxulub: el fin de los dinosaurios. Exposición temporal”, que ganó el Premio “Miguel Covarrubias”, que otorga el INAH por el mejor diseño e instalación de exposición y estudio museográfico.

Ligia Pérez Cruz es investigadora del área de Geomagnetismo y Exploración y actualmente es Jefe del Departamento de Geomagnetismo y Exploración Geofísica.m

  • Inicio de expedición:14 de abril
  • Duración: 65 días
  • Ubicación:perforando un sitio en la plataforma continental de Yucatán (21° 27.009’ N, 89° 56.962’ W) 37 kilómetros mar adentro frente a Progreso
  • Perforación: primera etapa 500 metros y durante todo el periodo alcanzarán a penetrar 1500 m para retroceder en el tiempo hasta el momento del impacto y formación del cráter. 
  • Recursos: Plataforma de perforación Myrtle y los barcos de apoyo.
  • Plataforma: La plataforma Myrtle Clase 245 tiene una cubierta de alrededor de 2000 m2 
  • Soporta una carga de 430,913 kg. 
  • Recurso humano: 30 científicos de diferentes países e instituciones
  • En le primera fase únicamente participarán 13 miembros del grupo científico, divididos en dos grupos. 
  • Misión:Durante la perforación se recobrará la primera muestra completa de las capas de rocas de la región más cercana al centro del cráter.
  • Presupuesto: 10 millones de dólares en todo lo relacionado a la plataforma y otro tanto para la logística de movilidad de los científicos, el trabajo en laboratorios, estudios posteriores y disposición final de los materiales.
  • Difusión: se puede consultar los avances en el sitio www.mision364.com y las cuentas de Facebook y Twitter del Consorcio Europeo de Perforación para la Investigación Oceánica (Ecord, por sus siglas en inglés) 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios