19 de Enero de 2018

Yucatán

Hemodiálisis, un 'salvavidas' para los riñones

Con la Hemodiálisis se rescata los órganos de pacientes con problemas agudos en los riñones y les permite llevar una vida casi normal.

Con la atención oportuna el paciente puede evitar la pérdida del riñón. En la imagen una persona recibe hemodiálisis. (Milenio Novedades)
Con la atención oportuna el paciente puede evitar la pérdida del riñón. En la imagen una persona recibe hemodiálisis. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Hemodiálisis, un 'salvavidas' para los riñonesCompartir en Twiiter Hemodiálisis, un 'salvavidas' para los riñones

Coral Díaz/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- La hemodiálisis no es un tratamiento específico para los pacientes con insuficiencia renal crónica; esta alternativa médica se convierte en una opción para vivir con un riñón sano en lugar de uno en deterioro cuando una persona, por algún accidente, cruza por un episodio de insuficiencia renal aguda.

El término aguda se refiere a la pérdida rápida (menos de dos días) de la capacidad de los riñones para eliminar los residuos y ayudar con el equilibrio de líquidos y electrólitos en el cuerpo.

La diferencia con la crónica es que ésta última consiste en la pérdida lenta de la función renal.

El responsable de la Unidad de Hemodiálisis del Hospital General Regional “Agustín O’Horán”, Reyes Sosa Manzanero, indicó que ocho de cada 10 pacientes cuyo sistema renal tiene una falla aguda puede recuperar su función normal si se realiza el tratamiento a tiempo. 

Por tanto, en las unidades de salud se le da énfasis a atender estos casos y rescatar el riñón; en esta clínica, un 80 por ciento de los servicios es por esta causa.

El 20 por ciento restante es por pacientes que están en diálisis peritoneal y que por alguna razón no pueden continuar en diálisis, ya que agotan su cavidad peritoneal, es decir, son pacientes crónicos.

El especialista en nefrología mencionó que la insuficiencia renal aguda se puede dar en pacientes politraumatizados y en personas que sufren alguna complicación renal después de una cirugía.

También en mujeres durante el embarazo, debido a alguna complicación de preeclampsia o eclampsia que comprometa a la función renal.

El Hospital O’Horán tiene una gran carga de atención de personas con insuficiencia renal aguda

“Generalmente se tiene la idea de que son los pacientes con enfermedad renal crónica los que requerirán una hemodiálisis, y eso no es cierto, una gran carga de atención son de personas con insuficiencia renal aguda, y ésas son a las que tenemos la oportunidad de rescatar”, destacó.

Sosa Manzanero detalló que al no funcionar la cavidad abdominal, ya sea por una cirugía o por un accidente donde no se puede hacer la diálisis, la hemodiálisis funciona como una alternativa trascendental.

De ser esta la situación, de inmediato se baja a los pacientes de terapia intensiva, urgencias o del área de choque al de hemodiálisis, que termina siendo un punto de referencia donde culminan esos enfermos para su mejor recuperación.

“Ahí es cuando la hemodiálisis ofrece una alternativa de vida, porque al brindarla en situaciones críticas existe la oportunidad de que hasta un 80 por ciento de los pacientes recupere la función renal y puedan llevar una vida normal, o cuando menos, no requieran terapias dialíticas o hemodialíticas, únicamente toman algún fármaco”, destacó.

Señaló que la enfermedad renal aguda se da cuando por un evento mórbido, un factor que descompense al organismo, disminuyen los volúmenes urinarios y la creatinina, que es un marcador en la sangre que normalmente está en menos de un miligramo, empieza a incrementarse y el paciente comienza a dejar de orinar.

“A eso se le denomina agudo, porque previamente era un riñón sano y luego empieza a tener deterioro en la función renal, a eso se cataloga como insuficiencia; es el momento para rescatar al riñón, darle lo que llamamos soporte renal, hasta que el organismo se recupera y entonces se deja la hemodiálisis”, aclaró.

El médico recalcó que en una insuficiencia renal aguda, si el tratamiento de hemodiálisis no se otorga, no tiene las mismas posibilidades de recuperación, y pasados dos a tres meses del periodo del evento puede quedar con insuficiencia renal crónica.

“Por eso, en la unidad atendemos a todo paciente en agudo, se le da prioridad, ya que consideramos que son riñones valiosos que hay que rescatar, sólo si el paciente no se recupera entonces se le ofrece la diálisis en casa”, puntualizó. 

Sin salir

Como alternativa para los pacientes con insuficiencia renal crónica, la unidad de hemodiálisis del Hospital General Agustín O’Horán maneja el “Programa de diálisis peritoneal ambulatoria”, modalidad que inició en 2009 y que actualmente concentra a 50 pacientes dializándose en sus hogares, con la ventaja de no tener que acudir a un nosocomio.

En este programa interviene un equipo multidisciplinario (psicólogos, nutriólogos, trabajadora social, nefrólogo y médicos internistas).

El objetivo es integrarlos a su vida cotidiana lo menos traumático posible, como una nueva forma de vivir y de una mejor forma, ya que lo que se busca es sobrevida y calidad con base en el concepto del autocuidado, por lo que parte del proceso involucra cursos y pláticas, tratando de modificar su hábitat para obtener más beneficios.

Cabe señalar que con una buena calidad de vida las personas tienen la oportunidad de sobrevida entre cinco y 10 años, en promedio, en cambio un paciente que no se cuida, en menos de cinco años sufre alguna complicación.

El servicio
  • De enero a la fecha, en la Unidad de hemodiálisis del hospital O’Horán se han brindado 480 servicios de hemodiálisis.
  • Debido al número de derechohabientes que manejan, hospitales como la T1 del IMSS o el Regional de Alta Especialidad realizan este número de servicios en un mes.

Piden acabar mitos de terapias de reemplazo

Por otro lado, la especialista en nefrología Karina Renoirte López señaló que existen muchos mitos acerca de las terapias de reemplazo como la hemodiálisis y lejos de generar miedo es importante referir a la población que a través de esta terapia podrán tener mejor salud y calidad de vida.

“Las personas que iniciarán un tratamiento de este tipo no es porque ya se van a morir o porque están desahuciadas, hay mucha creencia alrededor de esto; al contrario, afortunadamente en nuestro país se cuentan con este tipo de terapias que son ambulatorias y lo que permiten es devolver salud al paciente”, destacó.

La coordinadora médico Fresenius Medical Care México consideró importante desmitificar estas creencias, ya que al menos uno de cada 10 yucatecos podría enfrentar enfermedad renal crónica en alguno de los cinco grados, y de llegar al último estadio podrían requerir de este tipo de terapia de reemplazo.

Si en un estadio cinco no se suplen las funciones de los riñones la persona puede morir

Cabe señalar que el grado uno refiere una modalidad leve en el cual los riñones funcionan más del 90 por ciento, pero pueden tener otro tipo de alteración, por ejemplo un solo órgano de este tipo.

Cuando los riñones funcionan entre el 90 y 60 por ciento se habla del estadio dos de la enfermedad, y cuando funcionan entre el 60 y 30 por ciento, el tres.

Asimismo, si funciona del 30 al 15 por ciento es el cuarto estadio, en donde se empieza a denominar insuficiencia renal crónica y cuando entre ambos riñones funcionan por debajo del 15 por ciento se denomina insuficiencia renal crónica terminal o falla renal crónica, lo cual equivale a la necesidad de una terapia de reemplazo renal, ya sea diálisis peritoneal, hemodiálisis o trasplante.

Renoirte López dijo que las principales causas que pueden desencadenar cualquier grado de enfermedad renal, desde el estadio uno al cinco, son principalmente la diabetes, la hipertensión, el colesterol alto, el sedentarismo, la obesidad, la ingesta de medicamentos libres de prescripción como analgésicos, las personas mayores de 60 años o gente con infecciones de vías urinarias recurrentes.

Red de clínicas
  • Como una alternativa para los pacientes renales crónicos en el país existe una red de clínicas que son ambulatorias, no son hospitales.
  • De tal forma que el paciente solicita su horario, llegan solos y se ponen en manos de personal altamente capacitado, médicos certificados.
  • Los pacientes pueden ver televisión, leer y descansar durante el proceso, porque son tratamientos sin dolor, pero duran hasta cuatro horas por sesión.

Lo que debes saber de la hemodiálisis

¿Qué es?
  • La hemodiálisis es una técnica que sustituye las funciones principales del riñón, pasando la sangre por un filtro donde se realiza su depuración, retornando al paciente nuevamente libre de impurezas.
¿Cómo funciona?
  • Un aparato de hemodiálisis tiene un filtro especial llamado un dializado o riñón artificial, el cual limpia la sangre.
    • Fístula: se realiza uniendo una arteria a una vena cercana, debajo de la piel, para crear un vaso sanguíneo de mayor tamaño. 
    • Injerto: se une una arteria a una vena cercana con un tubo blando y pequeño de material sintético que se coloca debajo de la piel. 
    • Catéter: se inserta en una vena grande del cuello o del tórax. Se utiliza cuando se requiere diálisis por un periodo de tiempo corto.
¿Cuándo iniciar un tratamiento de hemodiálisis?
  1. Cuando la persona presenta insuficiencia renal aguda.
  2. Esta se puede dar en pacientes politraumatizados.
  3. En personas que sufren alguna complicación renal después de una cirugía.
  4. También en mujeres durante el embarazo debido a alguna complicación de preeclampsia o eclampsia que comprometa a la función renal.
  5. Cuando la persona presenta insuficiencia renal crónica en estado cinco.
  6. Cuando entre ambos riñones funcionan por debajo del 15 por ciento se denomina insuficiencia renal crónica terminal o falla renal crónica, lo cual equivale a la necesidad de una terapia de reemplazo renal.
¿De qué manera se limpia la sangre?
  1. El dializador o filtro se compone de 2 partes: una para la sangre y otra para un líquido de lavado denominado dializado.
  2. Una membrana delgada separa las dos partes. Las células sanguíneas, las proteínas y otros elementos importantes permanecen en la sangre.
  3. Los productos de desecho más pequeños como la urea, la creatinina y el líquido en exceso pasan a través de la membrana y son eliminados.
¿Dónde se realiza la hemodiálisis?
  • Puede llevarse a cabo en un hospital que cuente con el equipo necesario o en un centro de hemodiálisis.
¿Cuánto tiempo toma llevar cada tratamiento?
  • La hemodiálisis generalmente se hace tres veces por semana. Cada sesión dura aproximadamente de 3 a 4 horas.
¿Pueden trabajar las personas que reciben tratamiento?
  • Muchos pacientes que están en hemodiálisis siguen trabajando o regresan al trabajo una vez que se acostumbran al tratamiento.

Ponga atención

Ventajas
  • Enfermeras y técnicos realizan el tratamiento.
  • Tiene contacto regular con otros pacientes de hemodiálisis y personal.
  • Usualmente se realizan 3 tratamientos por semana, cuatro días libres.
  • No requiere de equipo o suplementos en casa.
Desventajas
  • Debe viajar al centro 3 veces por semana con un horario fijo.
  • Requiere un acceso permanente, usualmente en su brazo.
  • Requiere la inserción de 2 agujas para cada tratamiento.
  • Requiere de una dieta restringida y toma limitada de fluidos.
  • Posible incomodidad como cefalea, náusea, calambres en las piernas y cansancio.

¿De qué manera se mantiene sano?

Eliminar los desechos, la sal y el agua en exceso para evitar que se acumulen en la sangre.

Mantener una concentración adecuada de ciertas sustancias químicas en la sangre.

Contribuir a regular la presión sanguínea.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios