13 de Diciembre de 2017

Yucatán

Homilía: Bienaventurados los que trabajan por la Paz

El Evangelio nos narra los acontecimientos de la Navidad, remarcando la imposición del nombre, dado por el ángel antes de la Concepción.

 Arzobispo de Yucatán, Mons. Emilio Carlos Berlie Belaunzarán. (Milenio Novedades)
Arzobispo de Yucatán, Mons. Emilio Carlos Berlie Belaunzarán. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Homilía: Bienaventurados los que trabajan por  la PazCompartir en Twiiter Homilía: Bienaventurados los que trabajan por  la Paz

Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- En la víspera de la Solemnidad de Santa María Madre de Dios y de la 46a Jornada Mundial de la Paz, el Arzobispo de Yucatán, Mons. Emilio Carlos Berlie Belaunzarán , dirigió un mensaje a los fieles de la Arquidiócesis de Yucatán:

Hoy celebramos una fiesta que hace referencia al título más sorprendente que puede tener una criatura humana: Madre de Dios, lo cual significa que el Salvador del mundo no sólo nació “en” ella, sino “de” ella. El Hijo formado de sus entrañas es el mismísimo Hijo de Dios, nacido en la carne.

El Evangelio nos narra los acontecimientos de la Navidad, remarcando la imposición del nombre, dado por el ángel antes de la Concepción: JESÚS (que significa YHWH [nombre sagrado e inefable de Dios en el A.T.] salva); nombre puesto por orden divina, misterioso, cargado de significado salvífico [con todo y por todo lo que significa el “nombre” para los semitas].

La invocación de ese nombre trae la salvación (semejante lo que ocurre en la primera lectura con el nombre de YHWH, pronunciado una sola vez al año). Nosotros tenemos el nombre del Señor sobre nosotros: somos cristianos. Así, se abre el año con esa fórmula que pide la bendición y el favor de Dios. Él nunca se la ha negado la humanidad; pero con Cristo esta Bendición es irrevocable.

Comienza el año civil; y se lo celebra de diversos modos: Pensemos cómo vivimos interiormente las fiestas. Sin interioridad, todo lo otro es vacío.

¿Cuál es el motivo para alegramos por las fiestas? El Amor de Dios, experimentado en estos días como una fuerza que quiere renovarnos incesantemente. Navidad es el comienzo de una nueva creación (Dios ha hecho con el hombre una Alianza Eterna: Cristo).

Todo comienzo de algo (también el Iº de año) debe remitirnos a este comienzo: al de la Alianza Nueva y Eterna (la que no pasará jamás, y por ende radicalmente diversa de lo que no permanece, lo que es pasajero, transitorio (tiempo; apariencias; exterioridades). Este es el fundamento de nuestra Paz, cuya Jornada mundial cada año celebramos precisamente hoy.

Al respecto el Santo Padre Benedicto XVI nos dice en su mensaje de este año que lleva por título: “Bienaventurados los que trabajan por la Paz”:

“La bienaventuranza consiste más bien en el cumplimiento de una promesa dirigida a todos los que se dejan guiar por las exigencias de la verdad, la justicia y el amor. Quienes se encomiendan a Dios y a sus promesas son considerados frecuentemente por el mundo como ingenuos o alejados de la realidad. Sin embargo, Jesús les declara que, no sólo en la otra vida sino ya en ésta, descubrirán que son hijos de Dios, y que, desde siempre y para siempre, Dios es totalmente solidario con ellos. Comprenderán que no están solos, porque él está a favor de los que se comprometen con la verdad, la justicia y el amor. Jesús, revelación del amor del Padre, no duda en ofrecerse con el sacrificio de sí mismo. Cuando se acoge a Jesucristo, Hombre y Dios, se vive la experiencia gozosa de un don inmenso: compartir la vida misma de Dios, es decir, la vida de la gracia, prenda de una existencia plenamente bienaventurada. En particular, Jesucristo nos da la verdadera paz que nace del encuentro confiado del hombre con Dios”. (Mensaje Jornada mundial por la Paz n.2)
Volvamos a mirar las cosas que nos rodean, pero con esta perspectiva: pensemos en las cosas que se fueron con el año y los años que pasaron... y pongámoslas en manos Dios. Pero sepamos que todo lo que hayamos hecho con amor, y por amor tiene un valor que permanece, y está “eternizado” en la presencia del Señor.

Todo lo hecho por amor, aunque pequeño, aunque los demás no lo noten, ha sido tomado en cuenta por Dios, y lo encontraremos renovado en Él.  También las personas que se han ido... Y así, nuestros lazos de amor, lejos de perderse, serán renovados y glorificados en la Resurrección. “Nada se pierde, todo se transforma”,  también en el orden espiritual.

Frente al año viejo y al nuevo, tengamos una mirada de Fe: evaluemos desde el amor que hemos puesto y hemos de poner para hacer las cosas.

El tiempo pasa, pero el amor permanece; y allí debemos encontrar el motivo de nuestra alegría: en el amor vivido y en el “por vivir”.

Pongamos hoy nuevamente nuestra vida en manos de María Santísima: Ella pondrá el año que termina en manos del Padre Misericordioso, y en el que comienza en manos del Hijo Providente...
Santa María Madre de Dios y Madre nuestra ruega por nosotros. Así sea

† Emilio Carlos Berlie Belaunzarán
Arzobispo de Yucatán

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios