21 de Septiembre de 2018

Yucatán

'El amor de Cristo transforma'

VI Domingo de Pascua. Hech 10, 25-26; 34-35; 44-48; Sal 97; 1 Jn 4, 7-10; S. Jn 15, 9-17.

San Juan puso al amor como la causa del conocimiento de Dios. (fundacionbancaja.es)
San Juan puso al amor como la causa del conocimiento de Dios. (fundacionbancaja.es)
Compartir en Facebook 'El amor de Cristo transforma'Compartir en Twiiter 'El amor de Cristo transforma'

SIPSE.com
En este domingo se nos presentan dos enseñanzas prevalentes:

a) Descubrir y valorar la catolicidad de la Iglesia como lo presentamos cada domingo en El Credo (I lectura)

b) Y el amor, como distintivo de la Iglesia de Cristo (II y III lecturas)

I.- Hechos 10, 25-25; 34-35; 44-48

Esta lectura nos narra un acontecimiento tan importante para la primitiva Iglesia, pues condicionará toda su estrategia evangelizadora. Los apóstoles recibieron el mandato de llevar el Evangelio a todo el mundo, pero no se atrevían a traspasar el cerco cultural de las prescripciones de la Ley de Moisés. 

Vivía en Cesarea un centurión llamado Cornelio, pagano piadoso, generoso y temeroso de Dios, que tiene una visión en donde se le indica que mande traer a Pedro.

Por otra parte San Pedro, se encontraba en Jaifa,  puerto sobre el mar Mediterráneo, y orando en la terraza de la casa donde se hospedaba tuvo una visión en el cual aparecía un mantel con animales de diversos tipos y una voz que ordenaba: “Pedro, levántate, mata y come”. A la respuesta del apóstol de no hacerlo, la voz insiste dos veces más y él permanece perplejo. 

Al bajar de la terraza encuentra a los enviados por el centurión y acompañado por dos judíos convertidos todos se van a Cesarea. Al encontrarse con Cornelio, comprende el significado de la visión del mantel y los animales: “Dios no hace distinción de personas, sino que acepta al que lo teme y práctica la justicia, sea de la nación que sea”. (Hech 10, 34-35).

San Pedro luego presentó el núcleo del mensaje del Evangelio y todavía estaba hablando cuando descendió el Espíritu Santo sobre todos, y proclamaban las grandezas de Dios.

Los creyentes judíos se sorprendieron de que el Espíritu hubiera bajado también sobre los paganos.

San Pedro los bautiza, y lo que había comprendido de la visión, ahora lo pone en la práctica al otorgarle a aquel pagano la gracia del Sacramento del Bautismo.

Este es un acontecimiento de enorme trascendencia, por sus grandes consecuencias para la evangelización.

Así se vencieron las reticencias e incertidumbres de la comunidad de creyentes de Jerusalén, y la venida de Pablo fortalecerá la apertura del mensaje de salvación a todos los pueblos.

Siempre será una tentación el apreciar la propia elección, más como un privilegio que como un compromiso de servicio.

El amor, que es don de Dios, tiende siempre a romper, sobrepasar y trascender cualquier sistema que quiera encerrarse en sí mismo.

“El Señor ha dado a conocer su victoria y, ha revelado a las naciones su justicia… la tierra entera ha contemplado la victoria de nuestro Dios” (Sal 97, 2-3). Así oramos hoy en el salmo responsorial.

II.- 1 Jn 4, 7-10

San Juan que es el “discípulo amado” sigue reflexionando sobre el tema del amor; realidad de por sí misteriosa, y que es distintivo maravilloso de la persona humana.

En ella intervienen entendimiento y voluntad, hace feliz y hace sufrir, es como decía San Agustín: “Más fácil experimentarlo que definirlo”.

El “amor viene de Dios”, cada persona ha sido creada a “imagen y semejanza de Dios” Dios es Espíritu, por ello es en las facultades espirituales de la persona en donde encontramos esa “imagen y semejanza”: el entendimiento en la búsqueda de la verdad y la voluntad por la que somos capaces de amar.

El amor es propio de la esencia de Dios.

Es significativo que San Juan ponga al amor como la causa del conocimiento de Dios. El que ama a Dios, conoce a Dios. Saint-Exupèry, en su famoso libro “El Principito”, corrobora esta afirmación: “Sólo conocemos, aquellos que amamos”. El amor nos lleva a la experiencia de la filiación: “somos hijos de Dios”.

El conocimiento y el amor, son como gemelos que crecen parejos (simultáneamente). El creyente nacido de Dios, y que se compromete con el amor fraterno, vive la experiencia del Amor. Por ello “el que no ama, no conoce a Dios”.

La creación, como la existencia es el don de ser, y ser alguien, pero misterio de amor más profundo es el de Jesucristo, invitación del Padre al amor, por medio del cual nos podemos hacer “hijos en el Hijo”, y participar de la vida divina por el amor, amor que perdona, que reconcilia, que se compromete, que se hace ofrenda y víctima, y que nos permite con maravillosa paz elevar nuestro corazón orando: “Padre nuestro que estás en los cielos…

III.- S. Jn 15, 9-17

Estamos escuchando el discurso de la Ultima Cena al que San Juan le dedica 5 de los 21 capítulos de su Evangelio.

Jesús se despide de sus discípulos, es un ambiente emotivo, y el Evangelista realiza una síntesis magistral de las enseñanzas del Maestro.

En este “marco de adiós”, Jesús da las últimas y más perentorias recomendaciones.

a) El amor es compromiso de servicio, que el Señor significa en el lavatorio de los pies a sus discípulos. “Ustedes me llaman Maestro y Señor…también ustedes deben lavarse los pies los unos a los otros”.

b) Permanecer en el amor es cumplir los Mandamientos. El amor obediente de Jesús al Padre, le corresponde el amor del Padre por su Hijo que lo glorifica en la Resurrección. Jesús es invitación a entrar en la dinámica de este amor trinitario.

c) El amor cristiano no tiene límites, va hasta la entrega de la vida, como Jesús en la cruz;  así San Maximiliano Kolbe ofreció su vida por otro prisionero en el campo de concentración; ó en el desgaste humilde y silencioso de la ofrenda de la vida  en la propia, vocación, con el sacrificio abnegado del “tremendo cotidiano” al servicio de los hermanos.

d) El título de “amigo” es de lo más honroso que hay en esta vida. Jesús lo opone a siervos, que ejecutan órdenes y por lo mismo se diferencian del amigo que vibra y participa de los mismos ideales y sentimientos.
Los apóstoles son amigos porque “conocen todo lo que le he oído a mi Padre” (Jn 15-14).

e) “Soy yo quien los ha elegido” (S.Jn 15-16). La amistad supone libre   elección mutua. Y aquí Jesús subraya la prioridad por parte de Él. Como lo afirma el mismo Pablo que fue “alcanzado por el amor de Cristo” (Ef 1,5; Ef 2, etc).

IV.- Conclusiones:

1. La semilla del amor de Cristo, debe germinar, florecer y llevar fruto en el corazón de cada persona.

Y ese amor debe traducirse en compromiso y servicio a los hermanos: “No permitas que Tu amor y Tu Palabra Señor, sean en mi vida como una ermita que un muro separa de la casa y de la calle”; escribe el teólogo ruso Evdokirnov en “La edad de la vida espiritual”.

2. El amor es apertura, acogida, bienvenida. El que ama ha sido generado por Dios. El amor es búsqueda, encuentro, diálogo y conquista. El amor es reciprocidad: Don y compromiso.

3. El amor es coherencia. El rabino Akiba murió por su fe en el año 135 d.C. Antes de su martirio exclamó: “Amé a Dios con todo mi corazón, y con todo lo que tuve. No había tenido la oportunidad de amarlo con todo lo que soy ¡El momento ha llegado!” (X. León-Doufour VTB. p. 38).

4. La medida del amor es la totalidad:
Toda la persona, para toda la vida, en totalidad de entrega. “La disposición de uno mismo es exhaustiva y exaltante. Es fuente de equilibrio. Es el secreto de la felicidad”. (S.S. Juan Pablo II Aloc. I-VI-1980).

5. El amor de Cristo es transformante. “Soy trigo de Dios y he de ser molido por los dientes de las fieras, para llegar a ser pan limpio de Cristo” (S. Ignacio de Antioquía. Carta a los Romanos).

6. Concluimos con la oración colecta: Concédenos, Dios todopoderoso, continuar celebrando con amor y alegría la victoria de Cristo Resucitado, y que el misterio de su Pascua transforme nuestra vida y se manifieste en nuestras obras. Amén

Mérida, Yuc., 10 de mayo de 2015

† Emilio Carlos Berlie Belaunzarán
Arzobispo de Yucatán

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios