20 de Mayo de 2018

Yucatán

'Juan el Bautista precursor y testigo, maestro en el adviento de la vida'

Lecturas: Is 40, 1-5. 8-11; Sal 84; S. Pe 3; 8-14; S. Mc 1, 1-8

San Juan Bautista es un ejemplo de equilibrio y ubicación, pues tiene muy clara su vocación-misión: prepara el camino para la llegada del Señor. Ilustración tomada de obrerofiel.com.
San Juan Bautista es un ejemplo de equilibrio y ubicación, pues tiene muy clara su vocación-misión: prepara el camino para la llegada del Señor. Ilustración tomada de obrerofiel.com.
Compartir en Facebook 'Juan el Bautista precursor y testigo, maestro en el adviento de la vida'Compartir en Twiiter 'Juan el Bautista precursor y testigo, maestro en el adviento de la vida'

SIPSE.com
MÉRIDA, Yuc.- Muy querido padre Arturo Soberanes Pérez, Superior de los Padres Paulinos en Mérida:

I.- Is 40, 1-5. 9-11

Hoy ingresamos a la segunda semana de preparación del Adviento.

Estamos seguros de que Él vendrá pero a esta seguridad debe corresponder nuestra actitud de espera y acogida.

La actitud primordial es la fe, que nos permite ver la mano Providente de Dios en todos los acontecimientos de nuestras vidas, encontrándonos con Él en su Palabra y Eucaristía.

Lo que caracteriza este párrafo del profeta Isaías es el tono de júbilo y alegría anunciando:

  • el fin del exilio;
  • al presentar el papel de Juan el Bautista en el desierto
  • y la presencia del Mesías en medio de su pueblo.

La preparación de la llegada del Mesías, se compara a la preparación requerida ante la inminente visita del Rey. Arreglar y facilitar su camino, para alivianar y favorecer su venida.

Así también debemos arreglar nuestra alma, prepararnos a la venida del Señor. El pecado, el desorden en la vida, la excesiva preocupación por los negocios y los bienes son obstáculos para su llegada a nuestro corazón, es una invitación a la reconciliación sacramental, y a pedir y otorgar el perdón en la reciprocidad de nuestras relaciones humanas.

II.- 2 Pe 3, 9-14

La segunda lectura tomada de la segunda carta de San Pedro.

El mensaje es que el cristiano no debe vivir en el “miedo” a éste final. “El día del Señor” indica el acontecimiento último y definitivo, en el que se establecerá “el reino definitivo de justicia y de paz”.

El hecho de que el final del tiempo y del mundo en una mirada mundana sea catastrófico, no turba ni el plan de Dios, ni la confianza de los cristianos.

Termina esta lectura con una recomendación a vivir en estado de gracia es decir “sin mancha ni reproche”, que es como debemos irnos preparando en la vida y en este tiempo litúrgico de Adviento.

III.- Mc 1, 1-8

Estamos iniciando la lectura de San Marcos. Inicia narrando la predicación del Bautista es muy escueto en su estilo y por lo mismo el más corto de los Evangelios. Y se puede decir que lo que transcribe es la predicación de San Pedro; ya que el pueblo de Dios ansiaba conocer más elementos de la vida y predicación de Jesús.

Empieza su narración “Este es el principio del Evangelio… Que en griego significa La Buena Noticia”.
La Buena Nueva es la presencia de Cristo, el Mesías prometido pero que sobrepasando las expectativas se hace “Dios con nosotros”.

San Juan Bautista es un ejemplo de equilibrio y ubicación, pues tiene muy clara su vocación-misión: no soy el Mesías:

“Preparo en camino al que viene después de mí”, con grande humildad: “no soy digno de desatarle la correa de sus sandalias”; y en la dimensión de su misión: “Conviene que el crezca y que yo disminuya” (S. Jn 3, 30).

Todo esto se realiza en el desierto lugar de lo esencial, de la tentación y la decisión.

El Bautista es palabra (predica), es signo (bautiza), es testimonio (vive un estilo de vida), es síntesis (de la espera de Israel), es vínculo (entre los dos testamentos), es heraldo de esperanza, figura y tipo del adviento.
Cien años de la fundación de la Familia Paulina.

Pero, hermanos, hoy nos acompañan los Padres Paulinos que pertenecen a la llamada “Familia Paulina”. La Familia Paulina fue fundada por el beato Santiago Alberione, que nació el 4 de Abril 1884, en San Lorenzo di Fossano y murió en Roma el 26 de noviembre 1971, a la edad de 87 años. Su lema fue: “Todo y únicamente por la gracia de Dios y el bien de las almas”.

El Beato Santiago Alberione fundó lo que hoy se conoce con el nombre de “Familia Paulina”, y está compuesta por diez grupos: 

Cinco congregaciones religiosas:

1.La Sociedad de san Pablo
2.Las Hijas de san Pablo
3.Las Pías Discípulas del Divino Maestro
4.Las Hermanas de Jesús, Buen Pastor
5.Las Hermanas de María, Reina de los Apóstoles

Cuatro institutos seculares:

1.El Instituto Jesús Sacerdote
2.El Instituto Anunciación de María
3.El Instituto San Miguel Arcángel
4.El Instituto Santa Familia

Una asociación apostólica:

1.La Asociación de cooperadores paulinos

Este año, esta Familia Religiosa, celebra el centenario de su fundación y recordando ese aniversario el pasado 28 de noviembre el Papa Francisco les invitó a ''renovar el compromiso de vivir la fe y comunicarla'', en particular a través de las herramientas editoriales y multimedia que forman parte de su carisma.

El Beato Papa Paulo VI expresó un bellísimo elogio del Beato Santiago Alberione, y dijo que él “siempre está atento a escudriñar los signos de los tiempos, es decir, las formas más geniales para llegar a las almas, ha dado a la Iglesia nuevos instrumentos para expresarse, nuevos medios para dar fuerza y amplitud a su apostolado, nueva capacidad y nueva conciencia a la validez y la posibilidad de su misión en el mundo moderno y con medios modernos”.

Como el Papa Francisco, yo también les invito esta noche a "renovar el compromiso de vivir la fe y comunicarla", en particular a través de las herramientas editoriales y multimedia que forman parte de su carisma.

Y les animoa proseguir el camino que su fundador abrió y que la Familia ha recorrido hasta ahora "siempre con la mirada puesta en vastos horizontes". 

Además, les pido "no olvidar nunca que la evangelización está estrechamente unida con la proclamación del Evangelio a los que no conocen a Jesucristo o lo han rechazado siempre". Y es que, "todos tienen el derecho de recibir el Evangelio".

Y "los cristianos tienen el deber de anunciarlo sin excluir a ninguno". Les recuerdo que "este impulso es también hacia las periferias existenciales, este empuje católico lo llevan en la sangre, diríamos -si me lo permiten- en el ADN, por el hecho mismo de que el fundador de ustedes se inspiró en la figura y en la misión de san Pablo".

Como les dijo el Papa Francisco: que todo su trabajo y su celo apostólico esté lleno del amor por la unidad de la Iglesia. "Nunca favorecer los conflictos, nunca parodiar esos medios de comunicación que buscan sólo el espectáculo de los conflictos y provocan el escándalo en las almas. Favorezcan siempre la unidad de la Iglesia".

Como el padre Alberione "también ustedes están llamados a servir a la gente de hoy según les indique el Espíritu, con creatividad y fidelidad dinámica a su carisma, individuando las formas más idóneas para que Jesús sea anunciado".

Y así, como afirmó recientemente el Papa Francisco, "la fantasía de la caridad no tiene límites y sabe abrir caminos siempre nuevos para llevar el hálito del Evangelio a las culturas y los ambientes sociales más dispares".

Hermanos: conservemos nuestra actitud vigilante de pensamiento, vida y actuación; guiados por la personalidad del Bautista para identificar a Cristo, seguirlo e imitarlo, con un corazón humilde de quien quiere tan solo que “Él crezca”en todo y en todos. Amén

Mérida, Yuc., 7 de diciembre de 2014.

† Emilio Carlos BerlieBelaunzarán
Arzobispo de Yucatán

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios