26 de Septiembre de 2018

Yucatán

San José, una de las cinco iglesias góticas en Yucatán

Situada dentro de un centro escolar cuenta la peculiar historia sobre quienes la tienen a cargo: las Hermanas Josefinas.

La Iglesia de San José cuenta con un estilo gótico poco común en Yucatán. (Jorge Acosta/ Milenio Novedades)
La Iglesia de San José cuenta con un estilo gótico poco común en Yucatán. (Jorge Acosta/ Milenio Novedades)
Compartir en Facebook San José, una de las cinco iglesias góticas en YucatánCompartir en Twiiter San José, una de las cinco iglesias góticas en Yucatán

Ana Hernández/ Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- Ubicada en el interior de la escuela María de Monserrat, en al colonia Chuminópolis, se encuentra una iglesia cuya arquitectura de estilo gótico está dedicada a San José. El inmueble que fue propiedad de don José Rafael de Regil y Peón forma parte de los cinco templos católicos de ese tipo que existen en la entidad.

En varias cuadras a la redonda la altura de sus torres es referencia de ubicación de este plantel educativo que está a cargo de las Hermanas Josefinas, orden que se fundó el 22 de septiembre de 1872 en el Distrito Federal y que llegó a estas tierras del sur del país, a solicitud del Obispo Crescencio Carrillo y Ancona, pero también huyendo de la violencia que las perseguía.

Se dice que las religiosas de este tiempo salieron de Campeche, escapando de una persecución, pues la revuelta amenazaba con tomar el convento en el cual vivían. Al llegar a Mérida las vio la esposa de don Rafael de Regil, quien se extrañó de ver a muchas jóvenes en la estación. Esta familia les ofreció refugió en la hacienda su propiedad que incluía la escuela.

En pago al favor, el sitio fue habilitado como hospital que atendían las alumnas y las hermanas de esta orden. Esta iglesia primero fue conocida como el Sagrado Corazón y luego cambio el nombre a San José.

Considerando que la iglesia tiene el mismo tiempo que las antiguas instalaciones, entonces el recinto religioso tiene al menos una antigüedad de 113 años, y salvó la pintura exterior se conserva en muy buenas condiciones.

Aunque sus paredes interiores no están cubiertas con pinturas, la arquitectura del lugar permite al visitante disfrutar los detalles de la construcción; tiene dos pequeños anexos a los costados de la sacristía, su altar tiene una figura de San José, y sus vitrales aún conservan los dibujos del Sagrado Corazón, nombre original de esta iglesia.

Sin embargo, uno de los ventanales que está sobre la parte superior de la puerta principal presenta algunos daños que causó el huracán “Isidoro”.

La iglesia tiene un atrio de piso antiguo y a los costados de la entrada principal hay dos escaleras de caracol, una lleva al coro y la otra más grande al techo.

La hermana Elena Segovia comentó que la tratan de conservar el lugar como lo recibieron las primeras integrantes de esta orden, incluso las bancas que tendrían más de un siglo. Ahora celebran el 29 de marzo, día de San José.

Un poco de historia 
  • El 22 de septiembre de 1872 se fundó en la ahora Ciudad de México, la orden de la Hermanas Josefinas. En 2002, 130 años después, la fecha no fue de festejo, debido a que Yucatán fue impactado por el huracán “Isidoro”, cuyos vientos dañaron diversas partes del templo. En el caso de la capilla, se llevó la teja francesa que estaba en el techo, la cual fue repuesta con galvateja.
  • La Orden de las Hermanas Josefinas llegó a Yucatán en 1906 y creó cuatro fundaciones en Maxcanú, Mérida, Peto y Valladolid. La de Mérida fue el hospital de la Caridad San José.
  • El 17 de diciembre de 1915 el Gral. Salvador Alvarado ordenó el decomiso del edificio ubicado en la calle 53 entre 34 y 24 de la colonia Chuminópolis y los entrega a  la institución “Leandro León Ayala”, para que el inmueble requisado funcionara como Asilo de Huérfanos, al frente quedó la madre María de Monserrat Flores López.
  • El 12 de noviembre de 1919 la institución de la Beneficencia Privada e Instrucción Popular promueve la invalidez del decreto de Alvarado y solicita la devolución del inmueble para continuar la labor social; las hermanas Josefinas ya tenían 300 niños a su cuidado, por lo que cierran el servicio de salud y comienzan a funcionar como internado de primaria. Al parecer desde el 15 de enero de 1916 tenían 137 internas, 20 medias internas, 70 parvulitos varones de 4 a 7 años externos y 73 internos y externos de 4 a 12 años.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios