15 de Noviembre de 2018

Yucatán

El Ilustrador: Anécdotas de las cantinas de Mérida

Los operativos contra las cantinas han sido en todas las épocas y han despertando diversas reacciones de la población yucateca.

Sergio Grosjean en breve publicará su nuevo libro 'Anécdotas de las cantinas de Mérida, versión para que amarre'. (@sergiogrosjean)
Sergio Grosjean en breve publicará su nuevo libro 'Anécdotas de las cantinas de Mérida, versión para que amarre'. (@sergiogrosjean)
Compartir en Facebook El Ilustrador: Anécdotas de las cantinas de MéridaCompartir en Twiiter El Ilustrador: Anécdotas de las cantinas de Mérida

Sergio Grosjean
MÉRIDA, Yuc.- En estas últimas semanas hemos observado que se han realizado diversos operativos en torno a las cantinas, y el resultado de ello es que muchos parroquianos se han quedado sedientos “chiflando en la loma” pues sus abrevaderos han sido clausurados. Esta situación no exclusiva de esta época, ya que a lo largo de la historia en la ciudad de Mérida se ha aplicado una serie de disposiciones gubernamentales con respecto al consumo y venta de alcohol; llámese prohibición, modificación al horario de venta, alza de impuestos o ley seca. 

Dichas normas tuvieron un sinnúmero de repercusiones y objeciones por parte de diversos estratos de la sociedad. Por ejemplo, en el año de 1903, se limitó el horario de apertura y cierre de las cantinas, y ante la situación, no se hicieron esperar las reacciones. 

Por aquellos tiempos, para la decepción de los bebedores el gobierno mandó a clausurar las cantinas a las 10 de la noche en los días ordinarios y a las 12 los domingos. ¡Cuán vivas protestas se provocaron! ¡Qué intensas quejas para el cercenamiento del goce de beber! 

Y es por ello, que aprovechando el relajito, quiero comentarle que en breve publicaré mi nuevo libro “anécdotas de las cantinas de Mérida, versión para que amarre”. Este trabajo complementa la información vertida en el libro del mismo tema que publicamos el año pasado, pero ahora traemos datos y crónicas de campeonato.

Las belitadas

Por ejemplo, nuestro entrañable amigo y maestro en la locución de Yucatán don Chito Cetina nos narró una anécdota inolvidable, que creo que vale la pena recordar, ya que nos habla de las belitadas de don Belito Sosa. 

Hace algunas décadas, por ahí de los años sesenta, el famoso locutor don Belito Sosa hacía publicidad radiofónica en su programa de una manera muy particular, 
ya que esta era en rima. Por ejemplo, al anunciar el bar la prosperidad decía: 
“¡Botana fina!, ¡del cabezón Medina!”; “¡el mesón!, ¡del cabezón!”. 

“Adán no come la manzana, pero sí da una gran botana; véalo en El Dzalbay”. 

Este spot era radiado por el hombre en cuestión en su programa de las 5:30 a.m., y la citada proclama se transmitía muchas veces junto con otra que rezaba: “La Vieja, está abierta las veinticuatro horas”, refiriéndose a la panadería. Y de esa manera anunciaba todo tipo de lugares, lo que hacía muy dinámica la sesión.

Comúnmente, luego de su transmisión -que por cierto era en vivo-, tenía la costumbre de pasar a cobrarle a sus clientes, y esto así lo realizó por años. En cierta ocasión, el dueño de la cantina “La flor del bazar”, luego de haberse anunciado por varias semanas, no le pagaba, y le decía que le liquidaría la siguiente, y luego la siguiente, y así se le juntó el lavado y el planchado. 

Venganza al aire

Finalmente, llegó un buen día en que don Belito se hartó de la situación, y planeó lo siguiente: en su programa había una sección denominada “La belitada”, que consistía en formular una pregunta y el radioescucha que contestara correctamente se llevaba un premio que obsequiaba un patrocinador.

La pregunta que lanzó aquel día don Belito fue la siguiente: ¿Cuál es la flor que más apesta? El tiempo transcurrió y por obviedad nadie respondió, por lo que don Belito tuvo que responderla de la siguiente manera: ¡Señoras y señores radioescuchas, hicimos una pregunta muy interesante pero como observamos que nadie respondió, nadie ganó el premio, y por consiguiente daremos ahora la añorada respuesta: “La flor que más apesta es la flor del bazar”. Obviamente refiriéndose a la cantina que le debía y se negaba a pagarle.

Y ya que estamos hablando de cantinas y deudas, quiero pedir a mis amigos, conocidos y gente afín, que por favor ya no me pidan prestado dinero porque ya me exprimieron mucho. Y los que me deben, si me pueden pagar mucho se los agradeceré, ya que me daría mucha pena-flojera tener que publicar la lista; y por cierto, en twitter ya estamos arriba de los 50,000 seguidores. 

Mi correo es [email protected] y twitter @sergiogrosjean 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios