18 de Septiembre de 2018

Yucatán

'Me dijo que había matado al maestro, pero no le creí'

Durante la audiencia Eduardo Enrique L. D. habló sobre su participación en el asesinato.

Imagen de archivo del lugar donde fue encontrado el cuerpo del músico Luis Luna Guarneros. (Archivo/SIPSE)
Imagen de archivo del lugar donde fue encontrado el cuerpo del músico Luis Luna Guarneros. (Archivo/SIPSE)
Compartir en Facebook 'Me dijo que había matado al maestro, pero no le creí'Compartir en Twiiter 'Me dijo que había matado al maestro, pero no le creí'

Luis Fuente/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Eduardo Enrique L. D. , el tercer acusado de encubrimiento del caso del asesinato del músico Luis Luna Guarneros, al igual que Wilberth Moisés C.C. y Eufracio de Jesús C.E.,  llegó también a un acuerdo con la Fiscalía General del Estado para pasar de inculpado a ser testigo de cargo, y declarar en contra de Rafael de Marco C.P. , vinculado como el autor material del homicidio.

En audiencia realizada este martes, Eduardo Enrique hizo un relato sobre su participación en los hechos, ocurridos el 2 de noviembre del año pasado, en el que solamente fue contratado, por la cantidad de 50 mil pesos, para manejar la camioneta de la víctima.

El declarantes llegó a un acuerdo con la FGE para que, con base en el principio de oportunidad, pasara de acusado a testigo de cargo, Eduardo Enrique aceptó declarar en contra de Rafael de Marco. De esta manera los fiscales desestimarán la acusación de encubrimiento.

El acusado indicó que el 2 de noviembre de 2014, aproximadamente a las 03:30 horas, estaba en el centro nocturno “Foxxy’s” cuando comenzó a recibir llamadas de un número desconocido y al tercer intento contestó y reconoció que era Rafael de Marco, quien le dijo que había matado al músico Luis Luna Guarneros, pero que no le creyó.

Eduardo Enrique declaró sobre su participación en los hechos y cómo Rafael de Marco C.P. asesinó al músico

Unos 30 minutos después, el vinculado por homicidio llegó al establecimiento y le repitió: “Maté al maestro, necesito que me ayudes a esconder el cuerpo”, pero que de nueva cuenta no le hizo caso.

Recordó que su amigo le contó cómo había cometido el asesinato, que le había dado unas pastillas en una bebida y forcejearon, pero como el músico empezaba a perder el conocimiento, cayó en la cama y ahí lo ahogó con una almohada.

En la noche de esa misma fecha, como a las 20:00 horas, fue a ver a Rafael y uno de sus coacusados de encubrimiento, y su amigo le entregó un celular y unas llaves para que manejara una camioneta negra.

Señaló que fueron a buscar al tercer implicado de encubrimiento y luego se dirigieron a casa de la víctima, donde Rafael le indicó que se estacionara a dos cuadras y que le llamaría para que regresara.

Al regresar por ellos, se dio cuenta por el retrovisor de que las tres personas subían un bulto, del cual pudo ver que sobresalía un pie, por lo que se alteró, quería escaparse y pidió explicaciones, pero su amigo le dijo que ya no podía salir, que ya era cómplice.

Dijo que los cuatro fueron a un terreno baldío, donde él se quedó en la camioneta, mientras que los otros tres excavaran y enterraran el cadáver de Lunas Guarneros. 

Añadió que se desesperó, salió del terreno, estacionó la camioneta a dos calles y se dirigió a su domicilio a donde, alrededor de  las 05:00 horas, el acusado fue a buscar las llaves del vehículo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios