17 de Diciembre de 2017

Yucatán

El suelo de Yucatán provocó la extinción de los dinosaurios

La poca profundidad del suelo en la zona habría causado la magnitud de la catástrofe hace 66 millones de años.

_96067874__89050728_drillsite
_96067874__89050728_drillsite
Compartir en Facebook El suelo de Yucatán provocó la extinción de los dinosauriosCompartir en Twiiter El suelo de Yucatán provocó la extinción de los dinosaurios

Agencias
MÉRIDA, Yuc.- El suelo de Yucatán prácticamente habría sido el causante de la extinción de los dinosaurios hace 66 millones de años, lo anterior debido a la poca profundidad que tenía la zona donde impactó el famoso cráter de Chicxulub, así se revela en el documental "El día que los dinosaurios murieron", trabajo del cual la BBC realizó una interesante nota que se presenta a continuación:

No podría haber golpeado 'en un lugar peor' en la Tierra, esa es la conclusión fundamental a la que llegaron los científicos que perforaron el cráter del impacto del asteroide asociado con la desaparición de los dinosaurios.

Los investigadores recuperaron rocas en el cráter Chicxulub, Yucatán, que fueron golpeadas por el asteroide de 15 km de ancho que impactó en nuestro planeta hace 66 millones de años.

Gracias a esto, llegaron a la conclusión que el mar poco profundo que cubría el sitio donde el asteroide golpeó, provocó que volúmenes colosales de azufre (proveniente del mineral yeso) fueran inyectados en la atmósfera, extendiendo el período de "invierno global" que siguió al impacto. Si el asteroide hubiera caído en un lugar diferente, el resultado podría haber sido muy distinto.

"Aquí es donde llegamos a la gran ironía de la historia: porque al final no fue el tamaño del asteroide, la escala de la explosión, ni su alcance global. Lo que hizo que los dinosaurios se extinguieran fue el lugar donde ocurrió el impacto", dijo el biólogo evolutivo Ben Garrod, quien presentó en la BBC el documental "El día que los dinosaurios murieron" junto a la paleontóloga Alice Roberts.

 

"Si el asteroide hubiese caído unos momentos antes o después, podría haber golpeado el océano, en lugar de haberlo hecho en aguas costeras poco profundas. Un impacto en los océanos Atlántico o Pacífico cercanos habría significado una cantidad inferior de roca vaporizada en la atmósfera, incluyendo el mortal yeso. La nube habría sido menos densa y la luz solar podría haber alcanzado la superficie del planeta, evitando lo que sucedió después. En este frío y oscuro mundo, la comida del océano se acabó en una semana y poco después en la tierra no había qué comer".

Descrubrimientos en la investigación

Ben Garrod pasó un tiempo en abril y mayo del año pasado con el equipo de perforación a 30 kilómetros de la Península de Yucatán, para entender mejor los objetivos del proyecto.

En éste los investigadores recuperaron núcleos de roca de hasta mil 300 metros bajo el fondo del mar yucateco.

 

Al analizar sus propiedades, el equipo del proyecto de perforación -dirigido por los científicos Jo Morgan y Sean Gulick- esperan reconstruir la forma en que se produjo el impacto y los cambios ambientales que causó.

Ellos descubrieron que la energía que se produjo con el impacto del asteroide de 15 kilómetros es equivalente a diez mil millones de bombas atómicas de Hiroshima.

Además, el equipo obtuvo detalles sobre el retorno de la vida en los años posteriores al impacto.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios