20 de Octubre de 2018

Yucatán

Renace de sus cenizas el 'árbitro electoral'

El pasado lunes se cerró un capítulo de tres consejos electorales que se conformaron en los últimos 14 años en Yucatán, los cuales tuvieron graves irregularidades.

Imagen de la nueva sede del organismo autónomo encargado de las elecciones de 2015. (José Acosta/SIPSE)
Imagen de la nueva sede del organismo autónomo encargado de las elecciones de 2015. (José Acosta/SIPSE)
Compartir en Facebook Renace de sus cenizas el 'árbitro electoral'Compartir en Twiiter Renace de sus cenizas el 'árbitro electoral'

Israel Cárdenas/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Con el cambio de siglas, imagen y sede de la autoridad electoral local, el pasado lunes se cerró un capítulo de tres consejos electorales que se conformaron en los últimos 14 años en Yucatán, los cuales tuvieron como común denominador las acusaciones de graves irregularidades que van desde el uso discrecional de los recursos públicos hasta la omisión de imprimir las boletas que derivaron en la destitución de sus funcionarios.

Como se informó oportunamente, el Instituto de Procedimientos Electorales y Participación Ciudadana (Ipepac) desapareció y se convirtió este lunes en Iepac -que opera con los mismos consejeros- por efectos de una reforma federal. 

Fue el final de un “árbitro electoral” que, desde su nacimiento, fue muy cuestionado por la falta de transparencia en el manejo de recursos y sus polémicas decisiones.

Rechazan la propuesta

En 2000 la elección de un consejo a modo del PRI que fue impugnado por el PAN y PRD motivó la intervención del Trife para insacular a los siete nuevos consejeros de 47 propuestas.

Esta elección fue rechazada por el Congreso del Estado que entró en desacato, desconociendo a los integrantes de ese organismo y creando su propio consejo e ignorando la disposición federal. 

Esta postura estatal incluso motivó, después de varios meses, la creación de un “superconsejo” con 14 consejeros para finalmente aceptar la instalación del órgano insaculado por el Trife, que encabezó Ariel Avilés Marín.

Aparece el IEEY

En 2003, un desacuerdo entre las fracciones parlamentarias del Congreso del Estado derivó en una insaculación para elegir a los consejeros del entonces Instituto Electoral del Estado de Yucatán (IEEY), los líderes de las bancadas eran Federico Granja Ricalde, por el PRI; Benito Rosel Isaac, por el PAN, y Eduardo Sobrino Sierra, por el PRD.

Los consejeros electos fueron Landy Lissette Mendoza Fuentes, Carlos Pech Escalante, Gerardo Robigué Herrera Sansores, Mario Ruemer Jesús Leal Guillermo, Sergio Lara Pinto, Pedro Uc Be y Rossana Rivera Palmero, quien fue nombrada presidenta del consejo.

La propuesta fue negociada por el entonces magistrado electoral Diego Pereira, quien ofreció imponer el control en dicho instituto electoral si quedaba su recomendada.

El citado consejo fue disuelto ante la falta de control por parte de la entonces presidenta Rossana Rivera y a los grandes choques de personalidad que tenían los consejeros Mario Leal Guillermo, Pedro Uc Be y Carlos Pech Escalante, quienes encabezaron sus propios grupos, una de las principales quejas fue la diferencia enorme de sueldos.

En 2003, un desacuerdo entre las fracciones parlamentarias del Congreso del Estado derivó en una insaculación para elegir a los consejeros del entonces IEEY

Por ejemplo, Rossana Rivero ganaba más de 50 mil pesos mensuales, equivalentes al salario de un magistrado del Tribunal Superior de Justicia de ese entonces, y los demás ganaban el 50 por ciento de ese sueldo.

Otra situación fue que los consejeros alineados con el PRI pedían que no se ratificara como secretario técnico del instituto a Hernán Vega Burgos, a quien señalaban de haber facilitado las cosas para que el PAN obtuviera el triunfo en las elecciones, y de haber utilizado una fórmula a modo para otorgarle una diputación plurinominal adicional a Acción Nacional.

Por ese motivo se formaron grupos internos para destituir a la presidenta y ocupar su lugar. Carlos Pech Escalante, quien fue sorprendido entrando a moteles con carros oficiales del Instituto Electoral, era identificado con el PRI y en particular Izmael Magaña Mata, quien era asesor jurídico de la bancada tricolor.

Otro grupo fue encabezado por Mario Leal Guillermo, Gerardo Herrera Sansores y Landy Mendoza Fuentes, identificados con el PAN, y en particular por el entonces diputado panista Jorge Manuel Puga Rubio.

Con base en esa disputa, el consejero Mario Leal presentó un escrito ante la Oficina de Partes del IEEY solicitando que se ponga como punto de acuerdo para discutir en la sesión el sometimiento a votación de cambio de presidente del referido instituto, el escrito fue firmado por Gerardo Herrera y Landy Fuentes, situación que al enterarse la consejera presidenta de ese entonces generó discusiones entre ellos.

Ante ello, el Congreso del Estado, tras una investigación, destituyó a todos los consejeros al comprobar que usaron el erario para pagar visitas a antros, renta de vehículos de lujo, cuentas de hotel, anticonceptivos, medicamentos para bajar de peso y paseos turísticos, entre otros, justificados como “atención a visitantes”.

Lo anterior constituyó un fuerte golpe para el secretario técnico del IEEY, Hernán Vega Burgos, conocido como el “poder de facto” en dicho instituto, pues era quien autorizaba las plazas, la mayoría para egresados de una universidad y para su grupo cercano de amigos.

Ipepac

El 24 de mayo de 2006 entró en vigor el Instituto de Procedimientos Electorales y Participación Ciudadana (Ipepac), tras una negociación entre el PRI, PAN y PRD en el Congreso local. 

Los nuevos consejeros fueron Fernando Bolio Vales como presidente, Lissette Guadalupe Cetz Canché, Ariel Francisco Aldecua Kuk, Néstor Santín Velázquez y Sergio Martínez Gamboa; fue nombrado secretario ejecutivo, Marcos Celis Quintal.

El PAN, que era el partido en el Gobierno estatal, pidió la presidencia del Ipepac; el PRI, el cargo de secretario ejecutivo y otras posiciones, en tanto que el PRD, el puesto del consejero Néstor Santín, quien fue en su tiempo presidente estatal del Sol Azteca.

Al PRI se le otorgó la dirección de procedimientos electorales que encabezó Valentín Rivas Miranda, cercano colaborador del priista Jorge Carlos Ramírez Marín; y al PAN se le cedió la dirección de capacitación electoral nombrando a Armando Valdez Morales, cercano colaborador de Fernando Bolio.

Tras los comicios del 20 de mayo de 2007 por el que el PRI recupera la gubernatura, el consejero Ariel Aldecua Kuk tomó el control del Ipepac para generar la “dictadura moderna” de la que MILENIO NOVEDADES informó en su momento. 

Este consejero palomeó los nombramientos de los coordinadores, capacitadores, consejeros locales y distritales, y tejió una red a modo de funcionarios electorales la mayoría egresados de una universidad.

Para el proceso electoral de 2010 el director de procedimientos, Valentín Rivas, omitió mandar a imprimir más de 20 mil boletas lo que generó la destitución de su cargo; en este periodo el consejero presidente Fernando Bolio Vales gozaba de viajes frecuentes a diversos estados a cuenta del Ipepac.

La llegada de Achach Asaf a la presidencia del Ipepac generó cambios drásticos en la plantilla del instituto y varios escándalos políticos

Para ese mismo proceso, los consejeros nombraron a decenas de consejeros municipales que no reunían los requisitos que el propio Consejo General había dispuesto para dichos cargos.

Asimismo, dos coordinadores conocidos como los “hermanos Bonilla” fueron destituidos por irregularidades en el manejo de recursos públicos por alteración de facturas y por incumplir con la comprobación de gastos. 

Este consejo fue señalado por simular la aplicación de exámenes para obtener puestos, pues incluso contrató a reprobados para evitar problemas con los representantes de los partidos, los cuales colocaron a sus parientes en puestos clave.

Por ejemplo, los representantes de partidos políticos, como el PRD, entre ellos Jorge Vallejo Buenfil, colocaron a sus hermanos. 

El consejero electoral, Néstor Santín Velázquez, toleró la irregularidad de la plaza otorgada a Luisa Chay Tun, quien fue candidata a regidora en la planilla por el PRD, situación que creaba un impedimento legal para llegar a ese cargo.

En diciembre de 2012 tres nuevos consejeros ingresaron al Ipepac: María Elena Achach Asaf, Carlos Pavón Durán y Antonio Ignacio Matute González, todos identificados con el PRI.

La llegada de Achach Asaf a la presidencia del Ipepac generó cambios drásticos en la plantilla del instituto al contratar a personas sin experiencia electoral a los cuales colocó en puestos clave, incluso aceptó que ingresó a la nómina a sus amigos.

Achach Asaf exigió la renuncia de todos los funcionarios de primer nivel y degradó de sueldo a varios; uno de sus recientes casos fue la destitución del subdirector de capacitación electoral, Moisés Bates Aguilar, quien en una reunión le hizo ver que los observadores electorales están facultados para estar dentro o fuera de las casillas electorales, lo que ella consideraba que era un impedimento.

Durante este periodo autorizó el aumento del salario de los consejeros; Achach Asaf tiene un salario de 94 mil 287 pesos mensuales más prestaciones; los demás consejeros perciben 81 mil 544.80 pesos al mes, similar al de los secretarios de Estado.

Achach Asaf es la promotora del cambio de sede del organismo autónomo a un edificio en Ciudad Industrial, lo que ha generado polémica entre la clase política, pues se especula es propiedad de sus parientes.

Modificaciones

Los tres principales partidos en el Estado manifestaron sus posturas respecto del relevo del Instituto de Procedimientos Electorales y Participación Ciudadana (Ipepac) por el nuevo Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (Iepac), que quedó firme el pasado lunes.

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) manifestó que las modificaciones al interior del organismo electoral local obedecen a las reformas en materia político-electoral federal a las que el Congreso del Estado recientemente se adecuó.

Expuso que los cambios significan avances importantes en materia democrática en el Estado al establecer disposiciones como la paridad de género, más recursos para la promoción política de las mujeres, las candidaturas ciudadanas y la reglamentación en materia de precampaña, entre otros.

El representante del Partido de la Revolución Democrática (PRD) ante el Ipepac, David Barrera Zavala, afirmó que no olvidarán la parcialidad del Ipepac al arrebatarle sus triunfos en Tekax y Tahdziú en las elecciones de 2012 para favorecer a otro partido.

Los tres principales partidos en el Estado manifestaron sus posturas respecto del relevo del Ipepac por el nuevo Iepac, que quedó firme el pasado lunes

“No olvidaremos el trabajo interesado por parte del entonces consejero presidente del Ipepac, Fernando Bolio Vales, y de su secretario ejecutivo, Alejandro Góngora Méndez, que llevaron los fraudes más claros que hemos visto”, dijo.

El también ex presidente estatal del PRD analizó que con ese hecho “se repitió la historia de los años 90, cuando el órgano electoral, a través de sus operadores inducían los resultados a favor de un partido o de otro. Fue lamentable el robo y el traslado de la paquetería sin ningún acuerdo, eso generó que hoy tengamos dos gobiernos pésimos en Tekax y Tahdziú, no lo digo yo, sino la sociedad”.

David Barrera indicó que de cara a la integración de un nuevo órgano electoral “el PRD exigirá que cumplan con la ley, con los principios básicos para una buena elección y que garanticen que hasta el último voto que llegue a la urna sea computado. No entregaremos cheques en blanco”.

El presidente estatal del Partido Acción Nacional (PAN), Hugo Sánchez Camargo, recordó que el blanquiazul señaló en diversas ocasiones las irregularidades al interior del Ipepac, como los nombramientos de consejeros y la contratación del personal, entre otros.

“Para el PAN es un logro que cierre un triste episodio de Yucatán en manos de un instituto viciado”, dijo. 

Sánchez Camargo exhortó a los ciudadanos a participar en la integración del nuevo consejo general del Iepac.

“Exhortamos a que tengan interés por hacer un trabajo justo y legal dentro de este nuevo instituto, sin tener parentescos, parcialidades o afinidades que turben las acciones durante el proceso electoral. Esperamos un organismo electoral que esté al servicio de los ciudadanos y no de un partido”, afirmó.

En evolución

El “árbitro electoral” en Yucatán ha cambiado de nombre y consejeros en diversas ocasiones en menos de 15 años.

2000

  • Se propone la elección de un consejo considerado a modo para el PRI, el cual  fue impugnado por el PAN y PRD, lo que motivó la intervención del Trife para insacular a los siete nuevos consejeros de 47 propuestas. 
  • Esta elección fue rechazada por el Congreso del Estado que entró en desacato, desconociendo a los integrantes de ese organismo.

2003

  • Un desacuerdo entre las fracciones parlamentarias del Congreso del Estado derivó en una insaculación para elegir a los consejeros del entonces Instituto Electoral del Estado de Yucatán (IEEY).
  • Los consejeros electos fueron: Landy Lissette Mendoza Fuentes, Carlos Pech Escalante, Gerardo Robigué Herrera Sansores, Mario Ruemer Jesús Leal Guillermo, Sergio Lara Pinto y Pedro Uc Be.
  • Rossana Rivera Palmero, fue nombrada presidenta del consejo.
  • El citado consejo fue disuelto ante la falta de control y a los grandes choques de personalidad que tenían los integrantes con la entonces presidenta.

2006

  • El 24 de mayo de 2006 entró en vigor el Instituto de Procedimientos Electorales y Participación Ciudadana (Ipepac), tras una negociación entre el PRI, PAN y PRD en el Congreso local. 
  • Los nuevos consejeros fueron: Lissette Guadalupe Cetz Canché, Ariel Francisco Aldecua Kuk, Néstor Santín Velázquez y Sergio Martínez Gamboa.
  • Fue nombrado secretario ejecutivo, Marcos Celis Quintal.
  • Fernando Bolio Vales fue nombrado consejero presidente.

2014

  • El Consejo General del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Yucatán (Iepac) aprobó, en sesión extraordinaria, las nuevas siglas y el logotipo oficiales del instituto, que representan esta comunidad y orígenes, en forma de una boleta introduciéndose en una urna electoral, con el fin de ajustarse a las reformas aprobadas recientemente por el Congreso del Estado.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios