26 de Septiembre de 2018

Yucatán

Colocan un pilar de vida

"Apostamos por un proyecto de desarrollo urbano sustentable, que permita una armonía entre la infraestructura y naturaleza" dijo Alan Contreras.

Alan Javier Contreras es el director administrativo y cofundador de una empresa constructora llamada Calvet. (Milenio Novedades)
Alan Javier Contreras es el director administrativo y cofundador de una empresa constructora llamada Calvet. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Colocan un pilar de vidaCompartir en Twiiter Colocan un pilar de vida

Cecilia Ricárdez/Milenio
MÉRIDA, Yucatán.- A sus 20 años, Alan Javier Contreras es el director administrativo y cofundador de una empresa constructora que apuesta a la calidad, no a la cantidad, y que poco a poco se abre paso en un terreno de competidores con prestigio y experiencia en el mercado.

Asociado con el arquitecto Guillermo Apan Alfaro, la empresa de Alan combina creatividad con el orden en los procesos. 

Estos emprendedores se inspiraron en la Casa Calvet, un edificio diseñado por Antoni Gaudí, en Barcelona, España, y bautizaron a su grupo como Calvet para laborar bajo el espíritu de diseños innovadores y funcionales.

Con admiración por el trabajo de Oscar Niemeyer, arquitecto que dio forma a la ciudad de Brasilia, y teniéndolo como modelo, estos jóvenes participan sin miedo en la industria de la construcción. 

¿Cuál es el origen del grupo?

Venimos de diferentes perfiles. Yo estudio Ciencias Políticas y Administración Pública y Guillermo es graduado de Arquitectura de la Universidad Anáhuac Mayab. Nos conocemos desde hace años, cuando competíamos en un equipo deportivo y cada vez que teníamos oportunidad hablábamos de negocios. A pesar de que Guillermo se fue a Oaxaca seguimos en comunicación, por lo que cuando regresó decidimos fundar la constructora.

¿Cuáles fueron los primeros retos como emprendedores?

El financiero. El acuerdo fue no pedir dinero a nuestros papás ni familiares, sino que fuera capital propio. Costearíamos todo, con el fin de crecer con nuestros ahorros.

Cada uno tenía trabajo y queríamos juntar el dinero, fruto de nuestro esfuerzo, dedicación y disciplina, para no endeudarnos, porque estábamos conscientes de que en el triunfo sin que te cueste no hay gloria. Antes estuve en una empresa de marketing, organización de eventos, y Guillermo en un despacho. Grupo Consultor Calvet es inspirado en la obra de Gaudí. Recuerdo que cuando tramitamos nuestra acta constitutiva en la Secretaría de Economía fueron rechazadas varias ternas por un error en el sistema, hasta que quedó el nombre que hoy tenemos.

Equipo equilibrado

Guillermo es creativo e imaginativo, yo consigo las obras, hago relaciones públicas y veo todo el tema administrativo, aunque también opino sobre los diseños, pero las propuestas son de él, su fin es crear la obra de arte.

Si se asocian con alguien se deben conocer las fortalezas de las partes y tener una excelente comunicación, si no conocen y reconocen sus potencialidades y no hay orden en sus funciones creo será una empresa destinada al fracaso. 

¿Qué panorama identificaron para decidirse a impulsar una constructora?

Mérida es tierra de ingenieros importantes, de arquitectos y de empresas de mucha trayectoria, con una presencia importante en proyectos de gobierno y la iniciativa privada. Por ello analizamos su trabajo, es muy bueno y con gran impacto. Tomamos en cuenta que Guillermo también tiene muy buenas ideas como arquitecto y se pueden aplicar a proyectos de la sociedad, no sólo de manera estética sino funcional. Observamos que el desarrollo urbano del Estado está yendo hacia arriba y él, desde hace muchos años, tenía diseños de vivienda vertical, pero con unas formas orgánicas, curvas, porque lo común es la línea recta. Entonces pensamos que podemos aportar algo en ese sentido.

¿Cómo ha sido su camino por ser jóvenes?

Ha sido difícil, yo tengo 20 y él 24 años, somos jóvenes, por eso quisimos empezar lo más temprano posible, para aprender lo más que se pueda, conocer nuestras debilidades y fortalezas. Para que una empresa se estabilice, cada miembro debe conocer y determinar esos puntos para saber qué decisiones tomar.

¿Qué lecciones han aprendido en este proceso?

Hemos aprendido a tener mucha seriedad ante los clientes, porque nos ven muy jóvenes, a veces te dicen: tienes 20 años, qué puedes saber de esto, qué me puedes ofrecer; en ese momento es cuando demostramos profesionalismo y presentamos proyectos completos, con sus resultados, el precio y la garantía de la calidad del trabajo. Eso ofrecemos, más que cantidad, buscamos calidad. Nos preocupa mucho ese rubro, ya que está en juego nuestra reputación. Preferimos tener un grupo reducido de clientes, pero que podamos atender y resolver sus necesidades.

¿Cómo manejan el tema legal?

Con contratos muy específicos. Ahora trabajamos por particulares, todavía no tenemos planes de entrar a proyectos de gobierno. Queremos crecer como iniciativa privada y posteriormente aspirar en las adjudicaciones, y cuando entremos a ese terreno, luego consideraríamos licitaciones de proyectos, para ese punto ya conoceríamos el camino y los requisitos para aprovechar las oportunidades.

¿Cuál es el perfil de su negocio?

Somos una constructora que apuesta por un proyecto de desarrollo urbano sustentable, que permita y exista una armonía entre la población e infraestructura, con espacios amplios, verdes y armoniosos, que conjugue la naturaleza con la parte material creada por el hombre. No queremos enfrascarnos en un estilo, porque también contamos con un equipo de arquitectos creativos que aportan interesantes propuestas. 

¿Qué consejos comparten a sus contemporáneos emprendedores?

La vida está para quien quiera disfrutarla y los sueños para quienes quieren alcanzarlos. Parte importante de esto es no tener miedo, con miedo no se ha ganado ninguna guerra, nosotros lo sabemos, no sirve de nada. Hay que tener disciplina en lo que se hace, amor por el trabajo y constancia. Si no tienes esos elementos no sirves para esto, porque la motivación ayuda mucho, pero no es suficiente, y cuando viene un fracaso no se puede manejar. 

¿Y en cuestión financiera?

Hay que hacer sacrificios. Como joven y emprendedor, quieres gastar, salir, comprarte cosas con lo primero que ganas, pero hay que priorizar tanto en dinero como en tiempo. Si no se pone en la balanza y se identifica qué te ayudará a crecer a ti y a tu negocio, se pueden perder importantes oportunidades.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios