15 de Noviembre de 2018

Yucatán

Pasan apuros para garantizar las jubilaciones

Reconoce el Ayuntamiento de Mérida que de activar el sistema sólo alcanzaría para pagar pensiones en los próximos 20 años.

Los trabajadores confían en que no se pongan en riesgo las pensiones. (Milenio Novedades)
Los trabajadores confían en que no se pongan en riesgo las pensiones. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Pasan apuros para garantizar las jubilaciones Compartir en Twiiter Pasan apuros para garantizar las jubilaciones

Ana Hernández/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- A más de 11 años de haber creado un fondo para cubrir las pensiones de sus trabajadores, el Ayuntamiento de Mérida aún no tiene la capacidad para activarlo y garantizar el pago de este beneficio a largo plazo, ya que el monto que está en el Sistema Individual de Retiro y Jubilación Municipal (Sirjum) sólo alcanza para las jubilaciones en los próximos 20 años.

Al margen de los partidos en el poder, el dinero de ese fondo ha estado en el ojo del huracán porque no se ha manejado con transparencia.

Los trabajadores municipales han externado abiertamente sus sospechas de una administración con fines políticos y personales de sus aportaciones.

Por ejemplo, en el trienio de Manuel Fuentes Alcocer, en reiteradas ocasiones se acusó a la entonces directora de Relaciones Públicas, y considerada el “poder tras el trono” de la Comuna meridana, Cecilia Patrón Laviada, del uso discrecional del fondo.

El municipio tiene actualmente cinco mil 574 trabajadores activos, de los cuales 320 son funcionarios de alto nivel

Tan sólo el año pasado, una revisión de las finanzas del Sirjum arrojó anomalías en el segundo semestre de 2011, cuando era alcaldesa Angélica Araujo Lara, porque no ingresaron las cuotas de los trabajadores de julio a diciembre de ese año, que sumaron 11 millones 684 mil pesos.

Según algunos líderes sindicales, esto fue porque se tenía la intención de desbaratar el fondo y depositar los recursos en el Isstey, pero ante el escándalo de desfalco ahí, no se dio ese paso.

No obstante, el pago extemporáneo de los intereses generados en ese lapso, aunque se depositaron en dos emisiones, en enero y febrero de ese año, la Tesorería a cargo de Carlos Bastarrachea Lara nunca explicó la fórmula que aplicó y las tasas de interés utilizadas.

El municipio tiene actualmente cinco mil 574 trabajadores activos, de los cuales 320 son funcionarios de alto nivel, desde el Alcalde, los regidores, directores, subdirectores y jefes de departamento. El grueso de la estructura, lo que es el municipio, son cinco mil 254, que representan el 93 por ciento.

En entrevista, el director general de Administración, Jorge Gamboa Wong, recordó que el sistema de jubilación municipal se constituyó en el trienio de Ana Rosa Payán Cervera, en 2002, cuando se estableció un plazo de capitalización de 10 años para crear el monto que permitiera otorgar jubilaciones y pensiones de al menos un salario mínimo para los empleados.

También se estableció que en 2012 se revisara la situación del fideicomiso para proponer una estrategia que permita incrementar el monto del fondo, pero la administración pasada no lo hizo.

“Cuando entramos en septiembre de ese año vimos que no se atendió la cuestión del vencimiento, y además hubo un desfase en el pago de las retenciones de los trabajadores de al menos un semestre, aunque al final se resolvió todo”, detalló.

Otro de los factores que considera afectó el crecimiento de este fondo fueron la disminución de las tasas de interés, lo que ahora se paga por esos recursos es cuatro y hasta cinco veces menos a lo que se ofrecía cuando comenzó a operar el fideicomiso. Incluso, analizan la transferencia del fondo a una Afore.

Por esa razón solicitaron al Cabildo que les diera un plazo adicional para ampliar el periodo de capitalización, “hemos hecho estudios actuariales y hay que reforzar el sistema de retiro del Ayuntamiento, como todos los sistemas de retiro en el mundo, tiene problemas, y aunque el dinero de los trabajadores está hoy seguro, según los estudios actuariales en 20 años ya no sería suficiente y habría que tomar nuevas medidas para reforzarlo, en eso estamos trabajando”. Consideran que en 2040 ese fondo estaría extinto.

Gamboa Wong indicó que es un problema generalizado para todos los sistemas de pensiones, hay alternativas qué consensuar con el sindicato mayoritario, como modificar las tarifas, las tasas de aportación que realiza el municipio y los trabajadores; otra opción sería cambiar otras condiciones, como establecer aportaciones periódicas del Ayuntamiento, e incluso ampliar el tiempo para la jubilación, “que no tenga que ser necesariamente a los 30 años de trabajo”.

Soluciones a corto y largo plazos

El secretario general del Sindicato de Trabajadores del Ayuntamiento de Mérida, Jorge Camelo Escalante, reveló hace unos días que ese gremio, el más numeroso de los que agrupan a los trabajadores municipales sindicalizados, acordó con el Ayuntamiento una revisión intensa del manejo del Sistema Individual de Retiro y Jubilación Municipal, a fin “blindar” el fondo y garantizar el pago de las pensiones y jubilaciones.

Comentó que están en la mejor disposición de revisar con las autoridades todo lo referente al tema, ya que se trata del pago de las jubilaciones y pensiones que deben recibir los trabajadores al cumplir el tiempo que marca la ley para obtener el beneficio.

Indicó que si bien algunas personas se han jubilado a pronta edad, otras no, por lo que se trata de hacer una revisión que favorezca a los trabajadores.

“Mientras se define el plazo para que el Sirjum comience a funcionar, hay que ir construyendo las nuevas condiciones para que no se vulneren las garantías de los trabajadores actuales, de los activos, y que tampoco se pongan en riesgo las pensiones de los nuevos”, expresó.

Admitió que han revisado algunos estudios actuariales sobre ese fondo de retiro que ha encargado el municipio, y se buscan soluciones en todos los plazos posibles, a mediano y a largo tiempo, pues no se trata de resolverlo ahora y dejar un problema para los que siguen.

“No es un tema sencillo, pero se revisa, ya que el sistema de pensiones es complejo, incluso con el IMSS, porque cada año que transcurre incrementa el número de trabajadores que se jubila y poco a poco es mayor”, declaró.

Jorge Camelo admitió que hasta el momento no han encontrado algún sistema que pueda garantizar el pago al 100 por ciento de los salarios, ya que incluso el esquema del Seguro Social tiene un margen de pago en las pensiones.

En el caso de este fondo, aunque el municipio ha realizado aportaciones, no han sido suficientes para tener la viabilidad financiera para ponerlo en marcha, así que tienen que seguir buscando para evitar afectaciones futuras a los empleados municipales.

Unen sus fuerzas por respaldo

El Sistema de Retiro y Jubilación Municipal (Sirjum), se constituyó como un alternativa legal para garantizar las pensiones y jubilaciones de los trabajadores del Ayuntamiento de Mérida, a través de un fideicomiso cuyo funcionamiento es validado, además de la autoridad municipal, por el sindicato mayoritario.

El objetivo es procurar recursos económicos para financiar las obligaciones laborales del Ayuntamiento tiene con los trabajadores, por el retiro, la jubilación, la incapacidad y la muerte.

Su creación comenzó el 17 de noviembre de 2000, durante la administración de Xavier Abreu Sierra (1998-2001). El 28 de diciembre de ese año, ya en la administración de Ana Rosa Payán Cervera (2001-2004), se formalizó el contrato de fideicomiso transitorio de Inversión y Administración número 160648-2 entre el Ayuntamiento con Banamex y el Sindicato de Trabajadores al Servicio del Municipio de Mérida.

El 15 de julio de ese año el Ayuntamiento y el sindicato suscribieron las reglas de operación que crean el Sirjum. El municipio formalizó el 17 de octubre de 2002 el contrato de fideicomiso con el banco con un saldo invertido por 44 millones 510 mil 400.18 pesos.

Este fideicomiso se integra con las cuotas aportadas por los trabajadores y el Ayuntamiento a los conceptos de fondo estabilizador, entre otros, los empleados dan el 1.1 por ciento de la base de cotización; de riesgo de trabajo, el municipio aporta el .5 por ciento de la base de cotización de cada trabajador.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios