15 de Noviembre de 2018

Yucatán

Falta de dinero causa depresión en viejos

Señalan que este mal afecta a alrededor de un 18 por ciento de la población general.

Abuelitos con depresión, la han sufrido toda la vida, la edad solo acrecienta los síntomas. (Milenio Novedades)
Abuelitos con depresión, la han sufrido toda la vida, la edad solo acrecienta los síntomas. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Falta de dinero causa depresión en viejosCompartir en Twiiter Falta de dinero causa depresión en viejos

Coral Díaz/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- El especialista en cardiología, del Instituto Nacional de Geriatría, Armando Pichardo Fuster, indicó que existen graves problemas con la depresión; es una enfermedad congénita, pero no se le da el valor real, sobre todo al llegar a la vejez, cuando incrementa el número de casos, considerablemente.

“Aunque no se conoce la cifra real de afectación, en general, la depresión afecta a alrededor de un 18 por ciento de la población general, pero aumenta cuando se llega a la vejez, hasta en un 40 por ciento”, apuntó.

Explicó que generalmente los adultos mayores que tienen depresión, la han sufrido toda la vida. La edad solo acrecienta los síntomas. Algunas de las causas son recibir poco dinero, la viudez, no poder salir solo, enfermedades y abandono familiar.

“La economía precaria afecta mucho a los hombres adultos, pues antes de llegar a la vejez eran proveedores y hoy no les alcanza ni para las medicinas, por lo que la situación los vuelve hostiles”, mencionó. 

El especialista agregó que otra de las razones para explicar la depresión en abuelitos está relacionada con la toma de medicamentos por diabetes e hipertensión.

Destacó que tiene varias formas de manifestarse, pues algunos ancianos lo hacen a través del insomnio, anorexia y a veces, los médicos en lugar de darles tratamiento para esto, les recetan medicamentos para dormir, lo que les genera más confusión y en algunos casos los lleba al suicidio. 

“Es fácil detectar este tipo de mal. Cuando les preguntas si están deprimidos, responden que no, pero si les cuestionas sus ganas de llorar algo que no han externado, lo hacen y de inmediato es claro lo que tienen”, destacó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios