23 de Septiembre de 2018

Yucatán

Letras chiquitas, dolor de cabeza de tarjetahabientes

En Yucatán, La Condusef recibe un cúmulo de quejas por compras no realizadas y abuso de algunos bancos.

Se recomienda ingresar al portal de la Condusef, en donde existe un simulador que permitirá a usuarios conocer cada una de las tarjetas de crédito existentes en el mercado y sobre todo, el costo que tiene utilizarlas. (Milenio Novedades)
Se recomienda ingresar al portal de la Condusef, en donde existe un simulador que permitirá a usuarios conocer cada una de las tarjetas de crédito existentes en el mercado y sobre todo, el costo que tiene utilizarlas. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Letras chiquitas, dolor de cabeza de tarjetahabientes Compartir en Twiiter Letras chiquitas, dolor de cabeza de tarjetahabientes

Jaime Tetzpa/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) cerró el primer semestre del año con un promedio de 10 quejas diarias por el uso de tarjetas de crédito con cobros no autorizados o compras no reconocidas por los titulares del plástico, informó el delegado René Tun Castillo.

Lo anterior equivale a mil 233 quejas durante el periodo enero-junio, lo que significa 205 por mes, las cuales tienen su origen en el abuso de algunas instituciones financieras o el mal uso de los tarjetahabientes, ya que uno de los principales problemas de los portadores de una mica es que no leen el contrato (cláusulas en letras chiquitas) que firman con la institución bancaria que les expide el crédito.

Uno de los aspectos más importantes para el buen uso de la tarjeta de crédito, dijo, es estar consciente de que se trata de una herramienta de pago, más no de una extensión del salario, ya que es un financiamiento que resulta demasiado caro, sobre todo, cuando no se paga el adeudo total antes del corte de fecha. 

Recomendó estar atento a los “ganchos promocionales” que algunas instituciones financieras ofrecen, como son los pagos chiquitos a plazos muy largos, ya que el monto de los intereses tiende a crecer ante la morosidad de los clientes, en algunos casos y, en otros, cuando el deudor salda únicamente el importe que le marcan como mínimo.

Entre las quejas presentadas en la dependencia a su cargo, el funcionario señaló que varias tienen un común denominador: los titulares del plástico desconocen las cláusulas del contrato que firmaron con la institución o tienda departamental que se las expidió, por tanto, utilizan el crédito sin saber bajo qué intereses deben pagar su deuda y esto provoca que al caer en morosidad su cuenta comience a crecer desorbitadamente.

El delegado precisó que muchas personas llegan a la Condusef para solucionar su caso y así sucede cuando les asiste la razón, pero en ocasiones sólo se les ratifica el problema porque no tuvieron cuidado de leer el contrato del bien adquirido. 

Sugerencias

Para evitar eso, sugirió no realizar compras por impulso y tener el tiempo disponible para leer el contrato, incluso, solicitar al vendedor que explique las cláusulas que no hayan comprendido para saber cuáles son las ventajas o desventajas de adquirir un compromiso, pero sobre todo, conocer su propia capacidad de pago para no generarse problemas económicos.

Consideró importante conocer el Costo Anual Total (CAT) de las tarjetas de crédito para determinar qué tan caro será el crédito adquirido si se liquida a determinados plazos.

En ese sentido, recomendó ingresar al portal de la Condusef, en donde existe un simulador que les permitirá conocer cada una de las tarjetas de crédito existentes en el mercado y sobre todo, el costo que tiene utilizarlas, ya que en algunos casos llega a ser hasta del 50 y el 100 por ciento.

Tun Castillo indicó que en los contratos se debe tener cuidado de las cláusulas abusivas o condicionadas. El primer caso es cuando la institución expide las dos tarjetas, crédito y débito y está facultada para “tomar” dinero de la cuenta de débito para pagar de manera automática la de crédito. 

Las cláusulas condicionadas son aquellas en las que el banco otorga un crédito pero le vende un servicio adicional, por ejemplo, le da crédito para que compre un automóvil, pero ellos le venden el seguro, comentó. 

Alerta sobre deudas interminables

Un grave error que puede cometerse al tener varias tarjetas de crédito es disponer de efectivo en una mica para pagar su deuda en otra, ya que esto genera intereses que pueden convertir un adeudo pequeño en un problema económico que ponga en riesgo hasta su patrimonio, señaló José Luis Mugarte Sánchez, asesor de créditos Bancomer.

Precisó que muchas personas se equivocan en la forma de utilizar la tarjeta de crédito, ya que se trata de un medio de pago que ofrece la facilidad de adquirir productos o servicios sin llevar dinero en efectivo. 

“Las tarjetas de crédito tienen el interés más caro que una persona debe pagar cuando las utiliza como un medio de financiamiento. Incluso, muchas amas de casa acostumbran acudir al súper y realizar sus compras con ésta y el problema no consiste en eso, sino en pagar toda su deuda antes de la fecha de corte, para evitar que le genere intereses”, indicó.

Dijo que muchas personas desconocen cuándo es la fecha de corte, por tanto, esperan a que les llegue el estado de cuenta indicándoles el pago mínimo de su deuda, y ahí comienza el problema.

Ejemplificó que si al mes realizan compras por mil pesos y el pago mínimo determina cien pesos, seguramente pagará los intereses y quizá una parte mínima de la deuda, o tal vez nada. 

“Muchos tarjetahabientes piensan que si ya pagaron cien, les restan 900 pesos, lo cual es un error, ya que no consideran que se trataba de los intereses de haber dispuesto mil pesos en su tarjeta de crédito. El problema es que al siguiente mes vuelven a apagar el mínimo y la dinámica se repite: cubren los intereses que genera la deuda, más no el capital que le deben a la institución bancaria o financiera, cuando se trata de las micas expedidas por tiendas departamentales”, detalló.

Por otra parte, abundó que las líneas de crédito que otorgan las instituciones financieras deben ser adecuadas a los ingresos del interesado, para que tenga la capacidad de cubrir sus gastos sin endeudarse. 

Señaló que la competencia entre las instituciones bancarias es muy reñida y es por eso que en muchas plazas comerciales hay promotores que “literalmente” regalan las tarjetas de crédito, incluso, con montos que resultan muy atractivos. 

“Las mujeres son el principal objetivo, por lo que deben tener cuidado en no aceptar todas las tarjetas que les ofrecen, ya que al obtenerlas comienzan a realizar compras por tener crédito disponible pero al fin de mes, en algunos casos, se dan cuenta de que no tienen la capacidad de pago”, comentó. 

Contra tentaciones

Los préstamos de nómina y las promociones que ofrecen los cajeros automáticos pueden resultar créditos caros, por lo que es recomendable analizar la situación y no tomar decisiones bajo presiones económicas; sobre todo, en el caso de las mujeres, evitar las tentaciones de las ofertas a plazos y sin enganche, informó el asesor en economía familiar Felipe Alonzo Solís. 

Manifestó que el 28 por ciento de los adultos utiliza un mecanismo de crédito formal, siendo las mujeres las que más recurren a éste. 

No obstante, adquirir un crédito sin planeación puede resultar caro, de manera que es necesario analizar cuál será el uso de ese dinero, ya que se podría considerar que hay “deudas buenas y malas”.

En el primer caso, señala que se le considera buena cuando permite hacer crecer el patrimonio, ya que los beneficios del crédito se reflejan a mayor plazo, como cuando se trata de hacer crecer un negocio, crear un patrimonio comprando una casa o haciendo mejoras en la misma, o adquiriendo bienes duraderos, como podrían ser refrigeradores, estufas y automóviles, entre otros.

Se le considera deuda mala cuando sólo sirve para adquirir bienes y servicios que no son duraderos o se deprecian rápidamente, como la despensa, ropa y calzado, entre otros.

El principal error, dijo, es pedir un préstamo y no tener la certeza de que se puede pagar, por tanto, es importante restar al ingreso mensual los gastos, incluyendo los que se les destinan a pagar las deudas existentes, así como un porcentaje para ahorro. La cantidad que obtenga será su capacidad de pago.

Al momento de comprar, sugirió comparar al menos tres opciones para identificar la que mejor se adapte a sus necesidades y capacidad de pago.

Los aspectos que se deben considerar al momento de realizar una compra son el Costo Anual Total (CAT), que resume en un número todos los gastos que involucró un crédito, como las comisiones y los intereses. m

 Si una institución financiera ofrece un crédito con una tasa del diez por ciento anual, quiere decir que deberá pagar la suma de dinero que le prestaron más el diez por ciento del dinero prestado por cada año que dure su deuda”. 

Otro de los factores son las comisiones, ya que se trata de cobros distintos a la tasa de interés que le carga la institución financiera por el préstamo que le está otorgando, y tienen el propósito de cubrir los costos directos y los gastos administrativos relacionados con el crédito. 

Algunos pueden ser por apertura de crédito, disposición, pagos extemporáneos, entre otros.

Precisó tener cuidado con las promociones y no ceder ante la tentación de comprar algo a crédito sólo porque está en promoción a plazos y sin enganche, ya que lo más probable es que al no existir enganche, las mensualidades sean más altas y por lo tanto más difíciles de pagar.

Otra de las recomendaciones, dijo, es tener cuidado con los pagos chiquitos, pues aunque el monto de sus pagos “sea poquito” seguramente será durante más tiempo y en consecuencia terminaría pagando mucho más.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios