11 de Diciembre de 2018

Yucatán

Los niños son privilegiados del Señor: Arzobispo Emilio Berlie

La celebración en su honor nos recuerda que debemos cuidarlos y protegerlos, señala Monseñor.

Los niños son impresionantes, cuando rezan lo hacen de una manera que sorprende: Berlie Belaunzarán. (C. Ayala/SIPSE)
Los niños son impresionantes, cuando rezan lo hacen de una manera que sorprende: Berlie Belaunzarán. (C. Ayala/SIPSE)
Compartir en Facebook Los niños son privilegiados del Señor: Arzobispo Emilio BerlieCompartir en Twiiter Los niños son privilegiados del Señor: Arzobispo Emilio Berlie

Milenio Novedades/Mérida
MÉRIDA, Yuc.- El Arzobispo de Yucatán, Monseñor Emilio Carlos Berlie Belaunzarán, envió ayer un mensaje a la sociedad yucateca con motivo de la celebración del Día del Niño, en el que señaló que los pequeños son la alegría de las familias.

Indicó que puesto que la celebración del Día del Niño tiene gran arraigo en la sociedad, “no queremos dejar pasar la oportunidad de anunciar la buena nueva de Jesucristo a los más pequeños para que, sintiéndose atraídos por el don de Dios y guiados por los ejemplos de sus padres y amigos, alcancen la vida plena”.

Queremos, dijo, expresar nuestro agradecimiento al Señor por el don de la vida que ha regalado a los pequeños que son la alegría de nuestras familias, ya que en cada uno de ellos hay un gran potencial para hacer crecer a la comunidad cristiana.

“Descubrimos muchos valores y potencialidades en la infancia y también somos conscientes de los peligros que pueden acechar a la niñez, por eso exhortamos a los padres de familia a fomentar ambientes apropiados que hagan posible un sano crecimiento de los pequeños”.

Esta ha sido una de las grandes preocupaciones de la Iglesia: “Es, pues, obligación de los padres formar un ambiente familiar animado por el amor, por la piedad hacia Dios y hacia los hombres, que favorezca la educación íntegra personal y social de los hijos. 

La familia es, por tanto, la primera escuela de las virtudes sociales, de las que todas las sociedades necesitan. Sobre todo, en la familia cristiana, enriquecida con la gracia del sacramento y los deberes del matrimonio, es necesario que los hijos aprendan desde sus primeros años a conocer la fe recibida en el bautismo.” (Declaración Gravissimum Educationis 3, del Concilio Vaticano II).

Exhortamos a los padres de familia a fomentar ambientes apropiados para el crecimiento de los niños

“Pedimos al Señor que los padres de familia se sientan motivados a acompañar a los niños en su proceso de educación de la fe, acercándose a su comunidad parroquial para iniciarlos desde pequeños a una experiencia de vida comunitaria, en donde la participación en la catequesis y la liturgia los ayude crecer en sabiduría y gracia delante de Dios y los hombres”.

Indicó que los niños son impresionantes, cuando rezan lo hacen de una manera tan sencilla y sincera que muchas veces nos sorprenden; tienen una especial sensibilidad que les permite poder asombrarse ante cosas que para los adultos muchas veces pasan desapercibidas.

Señaló que la celebración del Día del Niño debe recordarnos que los niños son los privilegiados del Señor y que debemos cuidarlos y protegerlos; procurarles el amor y la atención necesarios para su desarrollo armonioso en la comunidad, entusiasmándolos con el ejemplo a orientar su vida al servicio al Señor en los hermanos. 

El Día del Niño, dijo, también invita a recuperar la capacidad de admiración característica de la infancia, que dispone el corazón para acoger la novedad del Evangelio y ayuda a confiar plenamente en Dios, en su bondad y misericordia. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios