19 de Noviembre de 2018

Opinión

Los popotes y el medio ambiente

En fechas recientes hemos leído, visto y escuchado por diferentes medios...

Compartir en Facebook Los popotes y el medio ambienteCompartir en Twiiter Los popotes y el medio ambiente

En fechas recientes hemos leído, visto y escuchado por diferentes medios que los popotes de plástico dañan a las especies, contaminan y afectan el ecosistema, ¿pero qué pasa realmente con el uso de este popular producto? A continuación trataré de explicarlo. ¿Podemos ser menos contaminantes para el planeta Tierra? Nunca es tarde para comenzar un cambio en nuestra vida, pero si el cambio afecta directamente al medio ambiente quizá sí sea tarde. Algunos científicos afirman que el daño al planeta es irreversible, pero tal vez aún logremos hacer en nuestros últimos años aquí un lugar medianamente habitable. ¿Te has preguntado para qué utilizas un popote? Algunas personas creen que es más higiénico, pero en realidad, en un fácil ejercicio de deducción, te puedes dar cuenta que si el contenedor de tu bebida está contaminado de bacterias la parte superior también lo estará. Otras personas incluso sólo piden utilizar un popote por mero hábito, pero ese pequeño detalle puede tardar hasta 500 años en desintegrarse. Cuestionarnos sobre nuestros hábitos puede darnos un par de respuestas concretas y realizables. Seguro has escuchado hablar sobre el daño que genera el plástico en el mar, su contaminación y el peligro que representa para las especies, concretamente esta vez nos referimos a los popotes. 

El programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) publicó en noviembre del año pasado que cada año van a dar al mar unos 20 millones de toneladas de plásticos, producto de la generación de basura, los rellenos sanitarios mal manejados, las actividades turísticas y la industria pesquera. Quizá una de las situaciones más impactantes fue el video en donde un biólogo extrae un pedazo de popote de la fosa nasal de una tortuga. El acontecimiento fue en los mares de Puerto Rico y el video pronto se viralizó en redes sociales. 

Entonces ¿por qué usar un objeto que no ayuda en absolutamente nada a costa de miles de vidas de animales marinos? Se estima que un restaurante desecha cerca de 45 mil popotes al año y que una persona puede consumir 38 mil popotes durante su vida. Hoy día muchos ciudadanos cuestionan por qué los gobiernos no actúan legislando para la prohibición de la venta de popotes y demás artículos, como los envases de plástico y otros, para evitar la contaminación del medio ambiente. Da la impresión y así debe ser, que hay razones de mucho dinero de por medio, que mantienen la venta de estos artículos a pesar del daño que ocasionan, pero la mejor forma de remediarlo es que nosotros como consumidores no usemos estos productos y evitemos que lleguen a todas partes. No olvidemos que el consumismo lo generamos nosotros y muchas veces sin pensar en las generaciones futuras. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios