14 de Diciembre de 2018

Yucatán

Brindan su testimonio en el programa "Salvemos una vida" de Grupo SIPSE

Resaltan importancia de brindar más información sobre este problema.

Invitadas del grupo de ayuda 'Un día a la Vez' brindaron su testimonio durante la transmisión del programa "Salvemos una vida" de Grupo SIPSE.
Invitadas del grupo de ayuda 'Un día a la Vez' brindaron su testimonio durante la transmisión del programa "Salvemos una vida" de Grupo SIPSE.
Compartir en Facebook Brindan su testimonio en el programa "Salvemos una vida" de Grupo SIPSECompartir en Twiiter Brindan su testimonio en el programa "Salvemos una vida" de Grupo SIPSE

Joel González/Milenio Novedades                                                                                              MÉRIDA, YUC.- El juego patológico inicia de manera inocente e inadvertida, pero lentamente se convierte de una actividad que se sale de control y crece de forma progresiva hasta convertirse en una adicción, señaló María José, integrante del grupo de ayuda Un día a la Vez, A.C., que estuvo en la emisión de esta semana de “Salvemos una vida”.                       

En el marco de su primer aniversario, miembros de dicha asociación hablaron sobre el impacto de la ludopatía, una inclinación desmedida por los juegos de azar y las apuestas, así como de las alternativas de apoyo para salir adelante; esto durante el programa de Grupo SIPSE que conduce Alis García y Marilis Escalante. 

La primera de las invitadas, María José, respondió a la pregunta de Alis sobre la manera en que los padres previenen a los hijos en la etapa en la que empiezan a experimentar con ciertas prácticas como el alcohol y las drogas, señalando que el juego es necesario porque forma parte del desarrollo, pero por este motivo nadie se percata de que puede convertirse en una adicción.

Abundó que en su caso llegó al juego y no a las drogas porque la sociedad considera inofensiva esta práctica, mientras que las apuestas le generan adrenalina y esto la atrapó. Con el juego, continuó, ignoraba que podría ser adicta porque no hay una difusión masiva de este problema, así que de forma gradual comencé a disfrutar de asistir a los casinos, donde experimenté la euforia y la emoción que ofrece el jugar. 

“Hay personas que somos propensas a caer en el juego y que recurrimos al autoengaño para justificar el motivo que nos impulsa a asistir a estos sitios, afortunadamente la solución la encontré la primera vez que asistí al grupo de Jugadores Anónimos, que son personas que comparten su experiencia para dejar de jugar y ayudar a otros a recuperarse de su problema con las apuestas”, apuntó. 

En su turno Amyra, otra integrante del grupo de ayuda, destacó la importancia de hablar del por qué de los efectos, pues a todas las edades se puede caer. Desde niño, dijo, se tiene una idea del juego como diversión, luego se descubre que se puede ganar dinero fácil y aumenta el interés porque se busca más emoción basada en las ganancias, hasta llegar a la adicción, pero el juego compulsivo no vislumbra una ganancia que sea límite.

 Especificó que al principio jugaba cartas con la familia y después comenzó a asistir a las casas de juego y fue hasta hace seis años que llegó a Jugadores Compulsivos Anónimos acompañando a una persona, donde abrió los ojos cuando se enteró que padecía ludopatía. 

 Otro testimonio que enriqueció la emisión fue el de Vanesa, una jugadora que dijo que comenzó muy joven a asistir a las casas de apuestas. Descubrir que podría ganar dinero fácil la atrapó en un proceso sencillo que no le permitió darse cuenta cuándo cruza la línea hasta que se quiso olvidar de todo. 

Abundó  que comenzó a sufrir y padecer ansiedad por el juego, pero paradójicamente esta actividad era su refugio y así pasaron siete años. Estar en el casino la hacía sentirse todopoderosa, aunque no fuera verdad,  desatendió su vida, familia y trabajo, incluso en una ocasión perdió todo su aguinaldo. 

 “Perdí mucho dinero y amistades porque no las frecuentaba por estar en el casino; cuando me di cuenta que necesitaba auxilio me acerqué al grupo y descubrí que hay una solución a este sentimiento. Ahora, alejada del juego patológico, me siento plena, feliz, con el control de mi vida y  de mi economía y no tengo deudas”, aseveró. 

La joven añadió que en el grupo se dio cuenta que evitaba los problemas en vez de enfrentarlos; nunca decía que perdía y siempre llegaba con una felicidad que no existía, sufría porque perdía y no lo podía controlar. 

“Pensé que no podría rehabilitarme pero me dio la oportunidad y dejé de ser esclava, superé mis deudas y ya no estoy pensando todo el tiempo en ir a jugar. Disfruto mi vida”, finalizó. 

Con motivo del primer aniversario de Un día a la Vez se llevarán  cabo tres eventos. El 1 de diciembre se ofrecerá una plática sobre ludopatía o juego compulsivo, con la participación del psicólogo Javier R. García Maldonado; al día siguiente se presentará la obra “Casos de la vida de un jugador”, a cargo de la compañía de teatro experimental Proyecto 7. 

El 3 de diciembre se llevará a cabo una mesa panel integrada por Víctor Roa Muñoz, representante de la salud y adicciones; Jackeline Vázquez, representante de Gamanon (grupo de familiares de jugadores) y compañeros de Un día a la vez. La reunión será en el auditorio del Edificio Meridiano Altabrisa (calle 15 No. 267 entre 20 y 23, fraccionamiento Altabrisa). 

Cabe señalar que las instalaciones del grupo de ayuda Un Día a la Vez se encuentran en la calle 38 de la Jesús Carranza de Mérida y para solicitar más informes se puede marcar a los teléfonos 99-94-55-26-39 y 99-95-75-66-04.
Mientras  “La Casita”, de Salvemos una Vida, está ubicada en la calle 56 No. 435 entre 49 y 51 del Centro Histórico. Ahí se ofrece de manera gratuita ayuda psicológica. Los teléfonos son 945-37-77 y 075, que funcionan las 24 horas del día los 365 días del año.

Para cerrar el programa, Alis y Marilis recibieron la visita del Dr. Adrián Novelo, de la Asociación Mexicana de Psiquiatría infantil, quien invitó al público a asistir un congreso de la salud mental, donde se abordarán los estigmas que causan estos padecimientos. 

La conferencia “Prevención del suicidio en niños y adolescentes”, impartida por Sergio Muñoz y Gabriela Cortés, está dirigida a profesionales y padres de familia, será el próximo sábado 24, en el auditorio de la Facultad de Medicina de la UADY. Informes a los teléfonos: 406-02-42 y 99-95-93-39-24 o a través del portal de Facebook: Psiquiatría Integral.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios