19 de Agosto de 2018

Yucatán

Magisterio, sin renovación por bajos salarios y tramitología

Maestros no se pensionan ante la baja percepción que recibirán; los espacios de los jubilados no son ocupados rápidamente por falta de plazas.

De acuerdo con la SEE, los nuevos profesores reciben como pago, en promedio, sólo un 30 por ciento de lo que ganan los mentores que están por jubilarse. (SIPSE)
De acuerdo con la SEE, los nuevos profesores reciben como pago, en promedio, sólo un 30 por ciento de lo que ganan los mentores que están por jubilarse. (SIPSE)
Compartir en Facebook Magisterio, sin renovación por bajos salarios y tramitologíaCompartir en Twiiter Magisterio, sin renovación por bajos salarios y tramitología

Iván Duarte/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Escuelas públicas de Yucatán enfrentan el problema de la tramitología para que un maestro de base supla a mentores jubilados, ya que la Secretaría de Educación Estatal (SSE) responde que no hay plazas para solventar esa carencia.

Mientras tanto, padres de familia se han visto en la necesidad de impartir clases, pese a que cientos de profesores hacen fila para jubilarse, aún temiendo los efectos de la nueva reforma educativa.

Además, la jubilación magisterial puede significar un ahorro en las finanzas de la SEE, ya que, abrir plazas para los profesores, se traduce en una reducción en el pago de salarios, pues los nuevos profesores perciben, en promedio, sólo un 30 por ciento de lo que cobran los que están por jubilarse.

La Asociación Estatal de Padres de Familia de Yucatán (Asepafay) señaló que desconoce el número de escuelas que carecen de algún profesor, ya sea porque no hay la plaza o el maestro disponible para cubrir la demanda.

Carencia de maestros

Un ejemplo de este caso se presenta en la primaria “Gregorio Torres Quintero”, ubicada en la colonia López Mateos, al nororiente de Mérida, en la cual, la falta de profesores provocó que dos grupos se unificaran y los maestros tengan que trabajar con más de 60 niños en un salón de clases.

Otro caso se da en la escuela vespertina “Ana María Cuenca”, del fraccionamiento Francisco de Montejo, donde la súbita jubilación de una profesora de primer grado no encuentra una suplencia oficial y, para evitar juntar a los párvulos de primer y segundo grado con un mismo docente, los padres de familia asumen la responsabilidad de la enseñanza.

No quieren dejar el sueldo

Cabe indicar que en la entidad existen, con plaza docente federal o estatal, más de 30 mil profesores, de los cuales casi el 40 por ciento tiene la edad para obtener una pensión, e incluso algunos la jubilación, pero no las solicitan porque el retiro significa una fuerte reducción salarial.

Datos proporcionados por el director del Instituto de Seguridad Social para los Trabajadores del Estado de Yucatán (Isstey), Ulises Carrillo Cabrera, indican que en el Estado existen siete mil 361 profesores con plaza y mil 372 cuentan con algún requisito para pensionarse, pero no lo hacen.

A esta cifra se suman unos 27 mil profesores cuya plaza es federal, de los cuales, más de nueve mil tienen la edad o cumplen algún requisito para pensionarse o jubilarse, pero enfrentan la misma postura.

Por ejemplo, la lista de trabajadores comisionados del último cuatrimestre de 2012 revela salarios docentes con un mínimo de cuatro mil 92 pesos mensuales y máximos de 74 mil 261 pesos.

El retiro permite conservar hasta 10 salarios mínimos en el caso de los profesores federales, y de ocho en el de los estatales, lo que representa una considerable pérdida para los maestros que ganan el salario máximo, pues el tope de percepción por retiro es de 19 mil 428 pesos.

Esto implica para las autoridades educativas dejar de pagar casi 55 mil pesos al mes, cifra que daría para crear casi 15 plazas laborales con el sueldo básico, que es de cuatro mil pesos mensuales.

Pago garantizado

El Instituto de Seguridad Social para los Trabajadores del Estado de Yucatán (Isstey) garantizó, al menos para los próximos 10 años, el pago de jubilaciones y pensiones, ya que se prevé que incremente casi al triple el número de empleados que alcanzarán la edad para obtener esta prestación laboral en los próximos años.

Información oficial de la dependencia indica que existen más de mil millones de pesos que servirán para garantizar el pago de jubilaciones ante el creciente número de personas con posibilidad de solicitar su retiro en los próximos tres años.

La dependencia estatal garantiza el pago a los pensionados y jubilados para la próxima decena, por su base económica; se considera no sólo a los trabajadores de la educación, sino todos los empleados de este instituto que estén próximos al retiro.

En la actualidad, el número de jubilados del Isstey no alcanza los dos mil, pero se espera en dos años supere los cinco mil 500.

Maestros esperan a ajustes en Isstey

Cientos de trabajadores, entre ellos maestros, esperan que en 2015 se lleve a cabo una reforma al sistema del Isstey, con la cual esperan mejorar sus condiciones labores, entre ellas de jubilación y de retiro.

Ese año, 34 mil 354 derechohabientes del Isstey esperan que se dé una reforma en la que, entre otros aspectos, se prevé que en lugar de ocho se otorgue 10 salarios mínimos a un jubilado y pensionado como pago mensual mínimo.

De acuerdo con Ulises Carrillo Cabrera, éste y otros temas serán abordados en su debido momento, pero, posterior a una serie de ajustes por los que atraviesa el instituto estatal.

“El instituto atraviesa por tres etapas importantes, la primera es este 2013, donde el objetivo es que se estabilicen las finanzas de la dependencia, posteriormente y para 2014, el objetivo es modernizar la dependencia, para que en una última etapa se efectúe la reforma en 2015”, señaló el funcionario estatal.

En este sentido, el jefe del Departamento de Jubilaciones y Pensiones en la Sección 57 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) indicó que este año es muy esperado por el magisterio local, ya que se pretende mejorar las condiciones de los trabajadores y con ello el número de maestros que optaría por jubilarse se incrementaría.

Actualmente, hay 153 maestros que de forma voluntaria han accedido a jubilarse o pensionarse, según registros de la Sección 57, esto durante los primeros tres trimestres del año.

En el caso de maestros federales, se considera que al menos unos 500 profesores han hecho la solicitud voluntaria para retirarse de las aulas o de sus cargos directivos, aunque estos no tienen relación con la reforma esperada en el Isstey, ya que son regulados por la filial nacional, que es el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste).

Descartan afectaciones por cambios educativos

Representantes del SNTE, así como de organismos gubernamentales, descartan una posible afectación en el sistema de jubilaciones y pensiones de los maestros yucatecos por la reforma educativa.

Aseguran que la Ley de los trabajadores es ajena a la reforma y, por tanto, no se contraponen estas modificaciones.

Jorge Manuel Montañez Aranda, jefe del Departamento de Jubilaciones y Pensiones de la Sección 57 del SNTE, reconoció que circula una versión sobre la reforma educativa que señala que se afectará a los jubilados y pensionados.

“La reforma educativa no tiene qué ver con la ley de los trabajadores, no trastoca los derechos, que de por sí corresponden. Algunos argumentos empleados, o con dudas de los maestros, es que en lugar de que se les respete los 10 salarios mínimos vigentes en el Distrito Federal para jubilarse, se les reducirá a ocho”, mencionó el profesor.

Detalló que el apartado de los ocho salarios está estipulado para el caso de los maestros con plaza estatal, como lo ha dispuesto desde hace varios años el Isstey.

Esta postura coincide con la versión de los informantes de la Sección 33 del SNTE, los cuales insisten en que la reforma educativa no trastoca los derechos de los docentes próximos a jubilarse o pensionarse.

“Otra confusión es que el último cambio que se observó fue a principios de año, cuando se promovió que la mujer también cumpla con el requisito de 30 años de servicio para jubilarse, como lo hace el varón. Antes, las docentes podían retirarse con sólo 28 años de servicio”, explicó Montañez Aranda.

Según se plantea en la Ley de Seguridad Social para los Servidores Públicos del Estado de Yucatán, de sus municipios y de los organismos públicos coordinados y descentralizados de carácter estatal, no se especifica si hay distinción entre mujer y hombre, es decir, la ley sólo establece que se puede jubilar alcanzando los 30 años de servicio.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios