16 de Agosto de 2018

Yucatán

Jóvenes digitalizan la vida cotidiana

Proponen la aplicación de la tecnología para casas inteligentes, que los dispositivos se conectan entre sí, sin la necesidad activar órdenes.

Mario Javier Hevia Villajuana, Rodrigo Méndez Gamboa  y José Ramón Bracamonte Barahona fortalecen proyectos a través de su empresa Makerlab. (Milenio Novedades)
Mario Javier Hevia Villajuana, Rodrigo Méndez Gamboa y José Ramón Bracamonte Barahona fortalecen proyectos a través de su empresa Makerlab. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Jóvenes digitalizan la vida cotidianaCompartir en Twiiter Jóvenes digitalizan la vida cotidiana

Cecilia Ricárdes/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- Desde el aula tuvieron la visión de aprovechar la tecnología a favor de las personas en la vida cotidiana y hoy Mario Javier Hevia Villajuana, Rodrigo Méndez Gamboa  y José Ramón Bracamonte Barahona fortalecen proyectos a través de su empresa Makerlab.

Los jóvenes usan la tecnología domótica (conjunto de sistemas capaces de automatizar una vivienda) y el llamado “internet de las cosas” para lograr que los dispositivos de un predio se comuniquen entre sí y funcionen sin activarlos, sino con programación previa. 

Con su propuesta obtuvieron la beca de Incubatics que entrega el Gobierno del Estado de Yucatán, a través del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado (Concytey) con el cual serán beneficiados con 210 mil pesos y asesorías durante 10 meses. Su trabajo se promueve en sus espacios en internet y redes sociales.

¿Cómo fueron sus inicios? 

Cuando estudiabamos Ingeniería en Computación en la Facultad de Matemáticas, de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady), uno de los primeros objetivos fue encender y apagar un foco al enviar una señal desde una computadora, pero era muy difícil.

En la investigación para encontrar herramientas que ayudaran a ser más eficiente el proceso, identificamos una oportunidad de negocio porque esta área no estaba explotada.

Por eso proponemos la creación de tecnología, aplicaciones para casas inteligentes y el llamado “internet de las cosas”, que establece que los dispositivos se conectan entre sí, sin la necesidad activar órdenes.  

Desde la escuela, comenzamos a desarrollarlo como parte de un trabajo final de una materia, pero al principio sólo era activar un foco desde internet, entonces nos preguntamos y si queremos conectar ese foco con otros dispositivos, por ejemplo, que cuando entres a tu cuarto haya un sensor, que al detectar tu presencia mande una señal al foco y se encienda, eso no lo podíamos hacer y de manera paralela a la escuela probamos diferentes tecnologías hasta llegar a lo que hacemos ahora.

¿Cómo operan?

Estamos en la etapa de educación (cursos), enseñamos a la gente a utilizar nuestra plataforma Aquila, que funciona con un hardware (una placa electrónica) y software, (programa) que facilita la utilización; nosotros le enseñamos a las personas cómo pueden usar esa placa para conectarles sensores y actuadores (dispositivos para encender otros), de manera que los hardwares se comuniquen unos con otros.

Esto es lo más sencillo, estamos vendiendo los kits, que incluyen dos placas, te damos un curso para programarlas, cómo conectar los sensores, y desde el celular, computadora o tablet, manejarlo.

Incluso pueden funcionar como despertador para que a la hora programada, además de que suene el tradicional despertador, se prendan las luces y se abran las cortinas.

Otro uso, lo mostró un cliente que trabaja con música y audífonos, entonces  cada vez que ordenaba comida no escuchaba al repartidor cuando tocaba el timbre, entonces utilizó el kit de tal forma que con sus elementos logró que cuando tocara el timbre enviara una notificación a su celular y a su computadora. 

Te enseñamos a cómo instalarlo tú mismo, pero además tenemos un foro de usuarios en internet, con el fin de consolidar una comunidad de usuarios, y se pueden comunicar entre ellos. 

¿Cómo resolvieron el tema del dinero para emprender?

En un principio con nuestros ahorros, de los trabajos que teníamos alternos al proyecto, pero aplicamos este año a la convocatoria de Incubatics, estamos en proceso de fortalecer lo que ya tenemos para que en octubre comience a llegar el recurso; es una beca mensual por emprendedor de 7 mil pesos durante 10 meses, es decir, al final del proceso habremos recibido 210 mil pesos para el apoyo.  

Queremos crecer en dispositivos finales para que se consigan en sitios como Home Depot, sistema de detección, en fin para que no tengan que comprar los kits para armarlos sino que ya se vendan listos. 

Como parte de la beca nos darán couching empresarial y vamos a visitar a representantes del Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual para que nos enseñen las maneras de proteger nuestras ideas. Makerlab es la empresa y Alquila es nuestro primer proyecto que se posiciona. El negocio ya está dado de alta en Hacienda.

¿Cuál es la ventaja competitiva de su propuesta?

Actualmente no hay tanta oferta de herramientas de lo que se llama “internet de las cosas”, se trata que las cosas se comuniquen entre sí para que trabajen para ti y no tengas que preocuparte por ello, ya existen empresas de domótica (conjunto de sistemas capaces de automatizar una vivienda), que se dedican a esto con productos hechos, pero su gama de artículos está limitada y debes recurrir a otra marca, pero ésta no es compatible con la otra y la tendencia es que todo sea compatible a través de internet.

Eso es lo que nosotros logramos con la tecnología que desarrollamos.

¿Cómo promueven su estilo de trabajo entre sus contemporáneos?

Nuestro trabajo y metodología fue desarrollado por nosotros, mediante la experiencia y de estar inspirado por el movimiento Maker (hacer, fabricar), en el cual una comunidad de profesionales hacen equipo, el cual ya está posicionado en Estados Unidos y Europa. Queremos potenciarlo en Mérida.

Para validar y medir qué tanto interés hay por acciones como las del movimiento Maker, organizamos el evento Arduino Day, basada en Arduido plataforma de electrónica abierta para la creación de prototipos basada en software y hardware flexibles y fáciles de usar parecida a la de nosotros, pero enfocada sólo para electrónica no sólo a comunicación, sin embargo, de ellos tomamos inspiración para lo que hacemos y enseñar a partir de la práctica, el por qué del funcionamiento de las cosas.  

El evento se hizo en la Facultad de Matemáticas, esperábamos 30 personas y llegaron más de 50 participantes, es un buen indicador.

¿Qué lecciones y consejos han enriquecido su proceso?

Hay que ser constantes, no darse por vencido. No tener miedo a formar una sociedad, tener al socio incómodo, como es Hacienda, tener miedo a las acciones administrativas que eventualmente se deben hacer; tener un sólido equipo de trabajo, iniciativa de formarse de manera autodidacta. 

Tuvimos asesorías, en cuanto emprendedores, un espacio de networking Closer MID, donde nos ayudaron con plan de negocios.

Sobre las ideas da miedo a que nos copien, pero hablando con gente que sabe, aprendimos que lo valioso no es tanto la idea, sino el desarrollo de la misma porque la sola idea no es nada, y no se puede llegar a ningún lado.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios