21 de Septiembre de 2018

Yucatán

Males cardiacos van al alza sin distinción

Recomiendan llevar una vida saludable y acercarse a las unidades médicas locales.

Las enfermedades cardiovasculares se van consolidando en muchas ocasiones conforme avanza el tiempo. (Milenio Novedades)
Las enfermedades cardiovasculares se van consolidando en muchas ocasiones conforme avanza el tiempo. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Males cardiacos van al alza sin distinciónCompartir en Twiiter Males cardiacos van al alza sin distinción

Coral Díaz/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Las enfermedades cardiacas se presentan comúnmente por el estrechamiento de arterias coronarias que suministran la sangre al corazón. 

Rodolfo Pérez Alayón, cardiólogo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Yucatán, explicó que “los padecimientos de las arterias coronarias se desarrollan lentamente con el transcurso del tiempo, y es una causa importante por la cual las personas sufren infartos”.

Destacó que hombres y mujeres padecen este mal sin distinción, aunque los antecedentes familiares incrementan el riesgo; de igual forma, estas enfermedades se pueden adquirir a medida que avanza la edad, ya que con el paso del tiempo la placa (sustancia grasosa que bloquea o retarda el flujo de la sangre) se va acumulando en las arterias.

“Hay que tomar en cuenta que es más frecuente si existe sobrepeso u obesidad, o si se tiene la presión arterial alta o diabetes. El colesterol elevado también puede detonarlas, además de estilos de vida no saludables, como fumar, llevar una dieta alta en grasas y no realizar actividad física”, dijo.

El especialista señaló que el infarto cardiaco es una de las primeras causas de muerte entre la población general, aunque es una realidad que en los últimos años ha impactado con mayor agresividad a personas menores de 45 años de edad.

“Uno de los factores que han colaborado a la conformación de este nuevo panorama son las cardiopatías congénitas, sin embargo, la causa más relevante es el estilo de vida de la sociedad moderna, que se traduce en malos hábitos alimenticios, tabaquismo y  falta de ejercicio”, reiteró.

Recomendó a la población no fumar, ya que la nicotina eleva la presión arterial, porque el cuerpo produce más adrenalina; además de realizar actividad física, ya que el ejercicio regular fortalece el corazón, ayuda contra el sobrepeso, la obesidad, la diabetes y la hipertensión.

Además, alimentarse sanamente, incorporando a su dieta diaria alimentos bajos en colesterol y grasas saturadas, tomar en cuenta que un buen plan dietético debe incluir cereales, frutas, leguminosas, limitar el consumo de sal y evitar alimentos procesados o  enlatados.

“Acérquese a los módulos de Prevenimss, donde médicos especializados brindarán la información y el tratamiento adecuado para que se evite el desarrollo de enfermedades cardiacas”, expuso.

Papel clave de una enfermera cardiovascular

Karla Carrillo Chan es egresada de la Facultad de enfermería de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady); estudió la especialidad en Cardiología en el Instituto Nacional de Cardiología “Ignacio Chávez”, convirtiéndose desde marzo del año pasado en la primera enfermera cardiovascular de Yucatán con esta formación.

Trabaja en el Hospital Regional de Alta Especialidad de la Península de Yucatán (Hraepy) y se ha convertido en la coordinadora de la especialización de Enfermería Cardiovascular que inicia en agosto.

Indicó que debido a la transición epidemiológica que se vive, en que las enfermedades infecciosas han pasado a segundo plano, debido al incremento de los padecimientos no trasmisibles, una enfermera cardiovascular juega un papel fundamental y eso fue parte de la motivación que tuvo para especializarse en esa importante área.

Expuso que a diferencia de otras áreas médicas, en Cardiología hay que tener mucha habilidad mental para ejecutar la intervención, ya que en la actualidad la enfermería se basa en evidencias para brindar una atención correcta y adecuada con el paciente que está sufriendo de un infarto, lo que puede resultar muy estresante.

 Asimismo, dijo que la personalidad del paciente cardiópata es muy diferente, porque son muy aprehensivos y demandantes, por lo que enfermera debe tener ese equilibrio entre saber lo que está pasando el enfermo y cómo lo puede ayudar a corregir la situación.

Dijo que uno de los momentos que más la ha marcado, y que es parte fundamental de trabajar con estos pacientes, es que independientemente de su tratamiento puedan llevar un buen control con base en un cambio en sus estilos de vida, lo que a veces ya no está en sus manos.

“Durante la formación hay que realizar un estudio de caso clínico y desarrollas planes de enfermería, donde apoyas al enfermo desde tu esfera y llegas a generar tanta conexión, porque lo vas a visitar, hablas por teléfono y cuando acude a sus consultas, acompañarlo, saber cómo va su tratamiento y, desafortunadamente, si no se logra cambiar el estilo de vida, hay pacientes que fallecen, lo que es muy triste, porque eso ya depende de cada quien”, puntualizó.

Sin embargo, para esta enfermera cardiovascular seguir trabajando con estos pacientes, e insistir en que tengan un cambio integral en sus vidas, es fundamental en su trabajo diario.

“Tienen que saber que ni la cirugía, ni la mejor tecnología podrá concretar su recuperación, sino tienen un cambio en sus estilos de vida”, destacó. 
Ahora como formadora de recursos humanos en esta área también pondrá todo su empeño para que los que ingresen a la especialidad se comprometan con sus pacientes.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios